Tres muertes y el aumento de los casos alimentan el avance del dengue en Argentina

  • Buenos Aires, 31 mar (EFE).- El dengue se ha cobrado ya tres víctimas mortales en provincias del norte de Argentina vecinas a Bolivia y Paraguay en medio de polémicas sobre las cifras oficiales, que hablan de más de 4.000 enfermos, menos de la mitad de lo que denuncian organizaciones no gubernamentales.

Tres muertes y el aumento de los casos alimentan el avance del dengue en Argentina

Tres muertes y el aumento de los casos alimentan el avance del dengue en Argentina

Buenos Aires, 31 mar (EFE).- El dengue se ha cobrado ya tres víctimas mortales en provincias del norte de Argentina vecinas a Bolivia y Paraguay en medio de polémicas sobre las cifras oficiales, que hablan de más de 4.000 enfermos, menos de la mitad de lo que denuncian organizaciones no gubernamentales.

La alerta fue alimentada anoche con la muerte de una mujer de la ciudad de Charata, en la provincia de Chaco, donde la situación "es seria y grave", admitió hoy la ministra argentina de Salud, Graciela Ocaña, quien viajó esta mañana hacia esa región junto con un grupo de funcionarios.

El alarmante panorama fue condimentado en las últimas horas por la confusión en torno a las cifras oficiales, ya que el gobierno chaqueño desmintió hoy la muerte de otra mujer que anoche el Ejecutivo nacional había confirmado.

"Está viva y estamos tratando salvarla", sostuvo el director del hospital de la ciudad chaqueña de Roque Saenz Peña, Luis Lita, sobre el estado de salud de Susana Jiménez, que anoche había sido dada por fallecida.

El fallecimiento de Nélida Jiménez, que no posee ningún vínculo con Susana, se agregó a las dos víctimas registradas en el país desde el inicio de 2009 por este brote y se sospecha que otra joven de 18 años murió hace 15 días en Chaco a causa del dengue.

También despierta confusión el número de casos detectados de dengue, enfermedad transmitida por el mosquito "aedes aegypti".

El director nacional de Prevención de Enfermedades y Riesgos, Hugo Fernández, indicó hoy a Efe que en el país existen unos 4.300 afectados por la enfermedad, pero varias ONG's y funcionarios del interior del país denuncian una cifra sustancialmente más elevada.

La organización humanitaria Centro Nelson Mandela, de Chaco, sostiene que solo en esa provincia, vecina a Paraguay, hay más de 11.000 enfermos.

A tono, la subsecretaria de Medicina Preventiva de Catamarca, Mirella Orellana, sostuvo que en lo que va de 2009 se han detectado 4.000 casos de dengue en esa provincia del norte del país, donde la pobreza estructural y la epidemia en la cercana Bolivia influyeron en la expansión de la enfermedad.

Incluso, Fernández admitió que "se estima que por cada caso reportado podría haber entre cinco y diez casos no reportados", tal como se infiere de una regla de proyección estadística elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para países emergentes.

Además de afectar a provincias del norte del país fronterizas con Bolivia y Paraguay, la enfermedad llegó a Buenos Aires y su populosa periferia, donde se registraron unos 60 casos.

"Todos tenemos algún familiar, algún amigo, personal de mi gabinete, esposas de mis funcionarios, con dengue", se lamentó Miguel Tejedor, alcalde de Charata, cuyo hospital se encuentra abarrotado desde hace días de personas que llegan a consultar por síntomas típicos de la enfermedad.

La misma situación se repite en otras provincias del empobrecido norte de Argentina, donde las malas condiciones de vivienda, la falta de agua potable y el clima parecen confabularse contra el estado de salud de sus pobladores.

En este contexto, los gobiernos del centro y el norte del país han intensificado las fumigaciones y las acciones de prevención para intentar detener la expansión del dengue, cuyos síntomas son fiebres altas, dolor de cabeza, vómitos y erupciones en la piel.

En su variante más grave, el dengue puede causar la muerte por hemorragias.

Pese a que varios expertos advierten que la falta de políticas oficiales facilitó la propagación del dengue, fuentes oficiales insisten en que Argentina no es ajena a la expansión que se produce en países vecinos.

Mientras que en Bolivia se han registrado en 2009 unas 22 muertes por dengue y más de 50.000 infectados, en Paraguay admiten que hay una transmisión activa del virus y solo en el estado brasileño de Bahía se detectaron más de 21.000 enfermos y al menos 25 fallecidos.

Jorge Gorodner, especialista en enfermedades tropicales, aseveró hoy que "el cambio climático es determinante" para la propagación de la enfermedad, pero "a nadie sorprende el brote epidémico, porque desde hace tres años se advirtió sobre la situación" y "se pudo haber previsto con tiempo".