Viernes, 17.01.2020 - 23:13 h

Activistas mexicanos y coraje materno ante la violencia argentina en Venecia

Venecia (Italia).- El terrorismo kamikaze frustrado de unos activistas mexicanos y el coraje de una madre que recorre Argentina en busca del asesino de su hijo y su esposo salieron hoy a escena en el 68 Festival Internacional de Cine de Venecia, dentro de sus secciones paralelas.

Activistas mexicanos y coraje materno ante la violencia argentina en Venecia

Venecia (Italia).- El terrorismo kamikaze frustrado de unos activistas mexicanos y el coraje de una madre que recorre Argentina en busca del asesino de su hijo y su esposo salieron hoy a escena en el 68 Festival Internacional de Cine de Venecia, dentro de sus secciones paralelas.

El certamen cinematográfico italiano acogió la presentación de la película mexicana "El lenguaje de los machetes", de Kyzza Terrazas, obra que participa en "la Mostra" dentro de la sección "Semana Internacional de la Crítica" y protagonizada por Andrés Almeida y Jessy Bulbo.

La cinta, acogida con grandes aplausos por crítica y público en Venecia, cuenta la historia de una pareja de jóvenes activistas del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), quienes lucharon a principios de la década pasada por evitar la construcción de un nuevo aeropuerto cerca de México DF.

En medio de su carácter combativo, estos jóvenes, que se mueven a la vez en la escena nocturna y artística alternativa de México, se cuestionan si tener un hijo o cometer un acto terrorista de tipo kamikaze en la Basílica de la Virgen de Guadalupe.

"La película trata de retratar un poco algunas de las contradicciones que se viven en la sociedad mexicana, como el clasismo, el racismo, cosas que nos separan dentro de México", indicó Terrazas, al término de la proyección oficial de su película.

"Son cosas que no solo pueden llegar a atormentarnos, a afectarnos. Creo que, incluso, el momento que se vive hoy en México es producto de algunas de esas contradicciones", agregó.

El cineasta explicó que fue su intención además jugar con los conceptos de suicidio y acto terrorista, una manifestación violenta esta última "completamente artificial", pues no está muy presente en la realidad de México.

"Por un lado traté de evidenciar a través de los personajes asuntos que me preocupan como cómo se puede ser al mismo tiempo un activista o alguien socialmente consciente y llevar una vida de excesos, fiesta, en un país como México. Es una autocrítica también al país", comentó Terrazas.

El cineasta debuta con esta película como director, después de haber sido el guionista de "Déficit", filme dirigido por su amigo y actor Gael García Bernal, quien ha colaborado junto a Terazzas también en este ultimo proyecto.

En este sentido, el cineasta mexicano, quien presentó hoy en Venecia un proyecto de reducido presupuesto que ha tardado siete años en concluir, no cree que haya tanta distancia entre quien hace "cine marginal" en México y los artífices de súper producciones como Alfonso Cuarón o Alejandro González Iñárritu.

Por su parte, el cineasta argentino Santiago Amigorena presentó hoy dentro de la sección de las "Jornadas de Autor" del Festival de Venecia su filme "Another Silence", una coproducción de Argentina, Brasil, Canadá y Francia protagonizada por Marie-Josée Croze, Benz Antoine e Ignacio Rogers.

La cinta cuenta la historia de Marie, una policía canadiense con un complicado pasado que tiene que hacer frente al asesinato de su esposo e hijo a manos de unos sicarios de origen latinoamericano, a quienes se les ha encomendado la venganza de una de las detenciones efectuadas por la protagonista a una banda de narcotráfico.

Desde Toronto (Canadá), Marie viajará hasta Argentina para localizar en una agónica persecución por recónditos parajes en la frontera con Bolivia a quien apretó el gatillo para asesinar a su familia, un joven argentino que necesitaba el dinero para enviárselo a su mujer e hijo.

"Creo que hacer una especie de filme de género hoy es intentar un poco como buscar el límite. Puede llamarse 'western' o 'thriller'. Para mí no era eso lo más importante del filme, sino ver qué pasaba con el personaje de Marie-Jozée en ese lugar", comentó Amigorena al término de la proyección oficial del filme.

"El filme nació en un viaje que hice hace casi diez años. Al principio no sabía si hacer la película en Estados Unidos. Cuando decidimos hacerlo en Canadá, me pareció perfecto hacer el filme con una actriz canadiense, sobre todo con Marie-Jozée, que vive en París", agregó.

En toda la violencia desplegada en torno a la historia de esta policía canadiense, emerge el concepto ya no solo de la búsqueda de la verdad por parte de una madre, sino además la prevalencia del perdón ante la venganza.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING