Lunes, 18.11.2019 - 21:33 h
La segunda vez que lo vemos en público 

Primer acto oficial para Archie, el bebé de Harry y Meghan, en el viaje a Sudáfrica

Los duques de Sussex no han dudado en llevar a su bebé a uno de sus actos, algo que todavía no han hecho en Reino Unido.

Meghan Markle
Harry y Meghan han llevado a Archie a uno de sus actos en Sudáfrica / EFE

Que Harry y Meghan se sienten en Sudáfrica como en casa -o mejor- ha quedado todavía más claro este miércoles. Porque los duques de Sussex han hecho algo que en Reino Unido siguen esperando: mostrar en público a su bebé de cuatro meses, el pequeño Archie. Y ha sido con ocasión del encuentro más especial de la gira que están haciendo por el país africano, su cita con el arzobispo Desmond Tutu, uno de los héroes del movimiento contra el 'apartheid'.

El ganador de un Nobel de la Paz declaró sentirse "un privilegiado" por reunirse con miembros de la realeza y, además, conocer al pequeño Archie, que en su país todavía no ha tenido su estreno ante el público, solo en su breve presentación unos días después de nacer. El arzobispo, al que curiosamente apodan 'The Arch', besó al bebé y le hizo multitud de carantoñas. Igual se mostró con sus padres, especialmente con Meghan, con quien intercambió besos y abrazos.

Meghan Markle
Desmond Tutu se mostró muy cariñoso con Archie y Meghan / EFE
Meghan Markle
Para Meghan también fue muy especial el encuentro con el Premio Nobel de la Paz / EFE

Los Sussex y su hijo estuvieron una media hora con el arzobispo y su hija, Thandeka Tutu Gxash, en la sede de su fundación, 'Legacy Foundation', en Ciudad del Cabo. Si bien el príncipe Harry ya lo conocía, pues en 2015 la Reina Isabel lo nombró miembro honorario de La Orden de los Compañeros de Honor en reconocimiento a su labor en Sudáfrica por lograr la paz. Aunque desde 1990 está retirado de la vida pública, sigue adelante con su activismo por la paz y la integración racial en todo el mundo, algo que lo convirtió en una de las figuras más importantes del 'apartheid'.

Por ello, para Harry y Meghan esta visita era muy especial, sobre todo para que Tutu pudiera conocer a su bebé. El pequeño Archie se portó muy bien durante toda la reunión y dejó claro que es un niño muy simpático y agradable, pues no paró de sonreír y permitió que le hicieran carantoñas y gestos de cariño sin extrañar al estar con desconocidos. Estuvo todo el tiempo en brazos de su madre, que en esta ocasión eligió un bonito vestido estampado de corte midi en colores azul y blanco de la marca Club Mónaco, cuyo precio es de unos 370 euros.

Con la aparición de Archie, los Sussex dejan patente lo bien que se sienten en Sudáfrica, sin la presión constante que tienen en Reino Unido, donde reciben críticas a cada paso que dan. Por ello, ya han manifestado que les gustaría pasar una temporada viviendo en África, continente que ambos aman. En esta gira de 10 días, Harry tendrá que dejar un tiempo a su mujer y su hijo, pues viajará en solitario a Botswana, Angola y Malawi, Se reunirá con ellos en Johanesburgo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING