Jueves, 21.03.2019 - 11:09 h
Su marca no logra salir de pérdidas

La poco rentable carrera en la moda de Lourdes Montes, esposa de Fran Rivera

El último desfile de su firma ha levantado las suspicacias acerca de una posible mala relación entre Lourdes y su cuñada Eva González.

Lourdes Montes
Lourdes Montes puso en marcha la firma Analilen con su hermana Sibi

Lourdes Montes dejó su carrera como brillante abogada en Sevilla para cumplir su sueño de ser diseñadora de moda, algo que sucedió justo después de conocer al diestro Fran Rivera en la Feria de Sevilla hace ya ocho años. La pareja se casó en 2013 y fue en ese año cuando Lourdes puso en marcha su propia marca de moda, Analilen, junto a su hermana menor Sibi. La faceta como diseñadora de Montes está ahora de nuevo en boca de todos esta semana tras el desfile que celebró el pasado fin de semana en Almonte (Huelva) para presentar su nueva colección de trajes de flamenca, un show que ha originado numerosas especulaciones acerca de una supuesta mala relación entre Lourdes y su cuñada, Eva González, la mujer de Cayetano Rivera. Pero más allá de dimes y diretes, lo cierto es que Analilen, cinco años después, está prácticamente en coma.

Las hermanas Montes fundaron esta marca con la intención de diseñar trajes de flamenca en un primer momento, aunque después también se abrieron a la moda nupcial. De hecho, el traje que Lourdes lució en su boda religiosa con Fran estaba diseñado por ella. Si bien esta faceta la tiene ahora más aparcada y vuelve a estar centrada en los trajes de flamenca, como pudo verse el pasado fin de semana en Almonte, pero bajo una nueva enseña, Miabril, puesta en marcha con su amiga Rocío Terry. A pesar de la expectación que causó Analilen en un principio, a día de hoy la empresa apenas tiene actividad, pues cinco años después de iniciar su andadura solo ha logrado cosechar pérdidas.

Francisco Rivera y Lourdes Montes sellan su amor ante la Iglesia en Sevilla
Lourdes Montes diseñó su propio traje de novia para su boda religiosa con Fran Rivera

Según consta en el Registro Mercantil, las últimas cuentas depositadas, que corresponden al ejercicio 2017, muestran unas pérdidas de 255 euros y una caída de las ventas de cerca del 70%, pues si en 2016 ganaron 51.151 euros, en 2017 los ingresos bajaron a 16.482 euros. Si bien los números rojos son menores, ya que un año antes perdió 5.166 euros.

La memoria de Analilen muestra que solo en su primer ejercicio completo, el de 2014, logró ser rentable. Ese año tuvo una facturación de casi 80.000 euros y consiguió unas ganancias de cerca de 28.000 euros. Pero en 2015, a pesar de que las ventas ascendieron a más de 100.000 euros, ya comenzó a dar pérdidas, en ese caso de tan solo 104 euros. Es normal que las firmas y empresas de nuevo cuño tarden en ser rentables, el problema es que Analilen no ha encontrado su rumbo en este tiempo y por ello está a punto de desaparecer.

Unos diseños que no consiguen enamorar

Aunque las hermanas Montes fundaron su firma con todas las ganas y mucha ilusión, pronto se dieron cuenta de que iba a ser muy complicado sacarla adelante. Sobre todo teniendo en cuenta que la moda nupcial y flamenca es bastante cara en cuanto a los materiales y tejidos a utilizar. Por ello, dos años después y tras comprobar que Analilen no arrancaba, Sibi decidió dejar la empresa y seguir con su profesión origial, la de psicóloga.

Por su parte, Lourdes decidió cerrar la página web por la que vendía sus trajes de novia y centrarse en hacer solo diseños por encargo. Si bien no renunció a la moda flamenca y se asoció con Rocío Terry, con la que presentó la pasada semana la colección de este año de Miabril. En este caso, esta marca tampoco tiene tienda online o web para ver su catálogo, aunque tiene tienda propia en Sevilla

Con el apoyo de Terry, esta vez parece que la aventura empresarial de Lourdes va avanzando, pues Miabril va abriéndose paso entre la alta sociedad sevillana y sus trajes cada vez se ven más en las distintas ferias que pueblan Andalucía en la primavera. Si bien es un sector en el que existe una elevada competitividad, pues luchan contra enseñas tan famosas como Roció Peralta, Aurora Gaviño o Pilar Vera, nombres ya consagrados en esta industria.

Por el momento, mientras Miabril avanza, Analilen se mantiene con vida pero en situación de 'stand by', a pesar de que podría tomar impulso gracias a la marca que ha sacado Fran Rivera bajo el paraguas de ésta. Se trata de Kukawa, una marca de pañuelos que se vende de forma online por encargo. El diestro la presentó hace tan solo un mes admitiendo que se trataban de telas que a él le gustaban para ir al campo, al Rocío o a la playa, con las que creía que se conseguían bonitos pañuelos. Su precio es de 25 euros.

Una nueva aventura empresarial para un hombre que tiene negocios en diferentes frentes. Tras dejar los toros, el diestro se ha dedicado a invertir en diferentes sectores, desde el ocio al desarrollo inmobiliario o la chatarra, aunque alguno le ha dado un buen disgusto. Recordemos que su exsocio le acusó de apropiación indebida en un negocio de chatarra en El Congo que ha llegado hasta los tribunales por las irregularidades que habría en torno a él.

Ahora en Portada 

Comentarios