Relata cómo pasó todo

Jorge Javier Vázquez entra en directo en 'Sálvame': "Todavía existe peligro"

El presentador de Telecinco relata que "ha sido todo muy grave y las consecuencias también han podido ser muy graves . Solo puedo dar las gracias".

Jorge Javier
Jorge Javier ha confesado su situación en su blog / EP

Jorge Javier Vázquez, recién operado por un ictus,  ha entrado en directo en el programa Sálvame para contar cómo se encuentra. Ha confesado que está tranquilo, aunque es muy consciente de la gravedad de la situación.  "Ha sido todo muy grave y las consecuencias también han podido ser muy graves y lo único que puedo hacer es dar las gracias", asegura.  Ahora está muy tranquilo, pero llegado el momento de bajar a quirófano confiesa que pensó que ha tenido "y tengo una vida muy afortunada, no tengo ninguna queja de nada y pensé que si hemos llegado hasta aquí... que le vamos a hacer". Relata que ahora toca reposo absoluto y que va a hacer mucho caso a los médicos pero asegura que quiere vivir la vida sin miedo: "No quiero vivir con miedo". 

Al entrar en el programa en directo lo primero que ha dicho es que "ha sido un episodio del que podría haber salido francamente mal". Y continúa: "No he conocido la gravedad del asunto hasta ayer martes". El presentador de Telecinco cuenta que llegó el sábado al hospital universitario La Zarzuela en Madrid con un fuerte dolor de cabeza que ya había empezado al miércoles.  Cuenta que tuvo un antecedente y es que el fin de semana anterior se desmayó y estuvo inconsciente como dos o tres minutos. "No le di importancia". Pero anteriormente tuvo mareos en un plató presentando una gala de 'GH Dúo' "que achaqué a estar mucho tiempo de pie".

Cuenta en su intervención vía telefónica con Paz Padilla y el resto de colaboradores del programa que el sábado los dolores eran terribles y al llegar al hospital detectaron una manchita "en una parte del cerebro". Cuenta que le recomendaron hacerle una resonancia y una vez empezó a ser medicado "el dolor se fue totalmente". Así ha pasado un fin de semana "con total tranquilidad".

Quiere aclarar que no ha querido tapar "ningún signo de lo que me pasaba porque yo solo tenía un dolor de cabeza". Ya con el resultado de la resonancia que le realizaron el lunes a primera hora de la mañana "vieron algo". Ese mismo día le hicieron un cateterismo. Al acabar la prueba en la sala de quirófano "escuché al doctor decir que había algo muy grave". 

"Al principio hay un momento en que no quieres darte cuenta", confiesa. Pero tras colocarle dos stent ya los médicos le concretan que "el fin de semana me había dado un ictus y las consecuencias podían haber sido muy muy muy graves". Continúa diciendo que no ha querido saber la gravedad porque podían haber sido "nefastas". "No quiero recrearme en lo que pudo haber sido pero estoy todavía en planta en observación y todavía hay peligro. Es muy importante que ahora siga muy controlado y muy importante también el postoperatorio".

Jorge Javier dice que supone que no va a pasar nada. Ahora el reposo absoluto es "reposo absoluto y en un mes me vuelven a hacer la prueba". Concreta que "el ictus me dio en Marrakech y tuve después tuve que subirme a un avión. Lo que podía haber sucedido...". 

El presentador ha agradecido también a sus compañeros de plató el cariño que ha recibido, especialmente a Belén Esteban, que no ha podido contener las lágrimas. La colaboradora le envió una imagen encendiendo una vela: "Tengo la estampa que me diste en la mesita". Se trata de una imagen de San Judas Tadeo.

Ahora en Portada 

Comentarios