Domingo, 05.04.2020 - 11:33 h
First Dates

Un padre que arregle el vibrador y alertas de iPhone: nuevas artimañas para ligar

Gaby y Laura llegaban al programa de Sobera con una misma intención: salir de allí con el que pudiera ser el amor de sus vidas.

First Date
Un padre que arregle el vibrador y alertas: nuevas artimañas para ligar. / Mediaset

Gaby, de 23 años, y Laura, de 31, llegaban al programa de Carlos Sobera con una misma intención: salir de allí con el que pudiera ser el amor de sus vidas. Y para conseguirlo lo tenían bien claro, ambas esperaban juntarse con otra persona sincera, con la que no aburrirse y con ganas hacer lo imposible.

Las dos últimas peticiones no sabemos si las conseguirán o no con el paso del tiempo, pero la de la sinceridad, sin duda alguna, la tenían tanto una como la otra bien interiorizada y presente, y por eso compartieron sus mayores secretos con la audiencia.

Tras unos cuantos minutos dedicándose piropos y hablando sobre cómo se veían un futuro, Gaby le pedía a Laura que le hablara de sus aficiones. "A ver, es que yo, siendo sincera, tengo que apuntarlo todo. Por eso las cosas que me gustan y las cosas que te quiero preguntar las tengo apuntadas en el iPhone." , respondía Laura con toda sinceridad. Una respuesta que provocaba las carcajadas de Gaby, que, por supuesto, no se la esperaba, y que hacía que quisiera comprobar en primera persona si era verdad. Laura, que presumía de no tener secretos, le permitía ver las notas de su móvil a cambio de que Gaby le contestara a una pregunta sincera.

“En el sexo me gusta todo, vamos, que soy una guarra. Muy cochina.”, aseguraba Laura. “¿Y a ti?”, preguntaba a Gaby, que, tal y como había prometido, respondía: “A mí también me gusta todo.”. “Pero no serás como yo, ¿no?, que le he dado mi vibrador a mi padre para que me lo arregle…” Le espetaba Laura dejándola, una vez, sin palabras.

La cena transcurría entre confesiones tales como: “Quiero tener las tetas como las negras.”, “Solo me gusta la gente que no se anda con hostias”… Y, a pesar de que había cosas que podrían separarlas, eran muchas más las que las unían, por eso… llegaba el momento de la decisión final y, por supuesto, ambas aseguraban que estarían dispuestas a tener una segunda cita la una con la otra ya que, tanto Gaby como Laura, habían cumplido las expectativas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING