OFRECIDO POR BANCO SABADELL
Como consecuencia de la pandemia, las imágenes de playas abarrotadas, seguramente no se vuelvan a repetir o tardarán mucho en hacerlo.
Como consecuencia de la pandemia, las imágenes de playas abarrotadas, seguramente no se vuelvan a repetir o tardarán mucho en hacerlo.
ARCHIVO

¿Es el fin del turismo de masas?

El sector turístico, especialmente el español, con gran peso del turismo de masas, ha sufrido pérdidas históricas y se prepara para una transformación que marque su futuro y el camino hacia la recuperación.

Las vacaciones, los puentes, los festivos y los fines de semana ya no son lo mismo dentro del sector turístico. La pandemia del coronavirus ha afectado de lleno a una industria de la que España depende en gran medida. La crisis sanitaria ha transformado la forma de viajar en todo el mundo, con el cierre de fronteras en algunos casos y la necesidad de presentar test negativos para descartar contagios por COVID-19 al entrar en determinados países.

Como consecuencia de la pandemia, las imágenes de playas abarrotadas, seguramente no se vuelvan a repetir o tardarán mucho en hacerlo. Ahora, la sociedad demanda un turismo asequible (debido a la reducción de ingresos, la pérdida de empleo y la incertidumbre), de proximidad y no masificado para minimizar el riesgo de contagio y respetar las medidas de seguridad de contención del virus.

Una caída global con especial incidencia en España

A nivel global, la pandemia ha puesto en juego “decenas de millones de empleos turísticos directos que se ven amenazados, la merma de oportunidades para las poblaciones y las comunidades vulnerables que más se benefician del turismo y el riesgo real de perder recursos vitales que contribuyen a la preservación del patrimonio natural y cultural en todo el mundo”, tal y como se recoge en el informe COVID-19 y la transformación del turismo de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

De hecho, la OMT ha definido el año 2020 como el peor de la historia para el sector, una declaración que da cuenta de la gravedad del asunto, si se tiene presente que el turismo supone el 7% del comercio mundial y da empleo a una de cada 10 personas.

Puede interesarte: ¿Cómo está cambiando el turismo con la COVID-19?

España ha sido uno de los países más afectados por la crisis sanitaria, ya que el turismo era, hasta la llegada de la COVID-19, el sector que más riqueza aportaba a la economía nacional. España era la segunda potencia turística del mundo, lo que se traducía en un 12,4% del producto interior bruto (PIB) en 2019, es decir, 154.487 millones de euros, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero en 2020 la industria sufrió caídas superiores al 75% y llegaron al país menos de 20 millones de turistas extranjeros (frente a los 83,5 millones de 2019). Unos datos históricos facilitados por los registros oficiales del Gobierno que no se veían desde hacía medio siglo.

En 2020, el sector nacional sufrió caídas superiores al 75% y llegaron menos de 20 millones de turistas extranjeros

En marzo de 2020 las fronteras internacionales se cerraron, pero desde el verano se comenzaron a abrir paulatinamente y, desde entonces, se ha podido y se puede viajar fuera de España, aunque con ciertos límites y restricciones en función del destino y la temporada. El turismo mundial se ha paralizado y sufre una crisis nunca vista ante la que la OMT propone una mirada optimista: aprovechar esta profunda crisis para transformar el sector.

En concreto, el organismo aboga por impulsar una serie de cambios centrados en: gestionar la crisis y mitigar los impactos socioeconómicos (empleo de la mujer y la seguridad económica); aumentar la competitividad y construir resiliencia dentro de las empresas del sector; avanzar en la innovación y la digitalización del ecosistema turístico; fomentar la sostenibilidad y el crecimiento ‘verde’; y coordinar y crear alianzas para transformar el turismo y que se alinee con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Turismo nacional

El contexto hizo que la gran mayoría de españoles apostara por disfrutar del verano pasado en territorio nacional, buscando otro tipo de turismo centrado en redescubrir el país y disfrutar de lo local.

“Lo increíble lo tienes sin salir de casa” fue el lema con el que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo presentó una campaña de publicidad destinada a promocionar a España como destino seguro para los turistas nacionales y de países vecinos. Viajar cerca para respetar las restricciones de movilidad y ser solidarios para salvar al sector turístico nacional.

Ahora se viaja cerca para respetar las restricciones de movilidad y salvar a la industria española

Esta iniciativa surtió efecto y las búsquedas de destinos nacionales, especialmente dentro del ámbito rural, se intensificaron en verano de 2020 en España. Los ciudadanos buscaban tranquilidad y espacios al aire libre para minimizar el riesgo de contagio. Así lo demuestran los datos recogidos en un informe de SEMrush, la plataforma de análisis de tráfico web, en el que se analizaron las preferencias de los españoles sobre su destino vacacional en esas fechas.

Según datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que permite analizar la evolución de la recuperación, la actividad comercial según el pago con tarjetas en hoteles y viajes en los primeros días de marzo de 2021 representó el 26,54% del mismo periodo del año anterior, cuando la actividad económica aún fluía con normalidad, antes del decreto del estado de alarma el 14 de marzo de 2020.

Puede interesarte: Cómo el turismo rural y el doméstico pueden impulsar la reactivación del sector

Sin embargo, el turismo nacional no ha logrado compensar el importante impacto de la pandemia en el sector turístico. Según datos de Exceltur, la facturación de las agencias de viajes se redujo en un 80%, las empresas de ocio sufrieron una caída del 71%; los hoteles y las líneas aéreas cayeron un 65%; y alrededor de un 35%, la hostelería.

La Coyuntura Turística Hotelera, informe elaborado por el INE, refleja que el sector hotelero ha sido el más damnificado: en los 11 primeros meses de 2020 hubo un 73% menos de pernoctaciones que en el mismo periodo de 2019.

Tampoco se salva la temporada baja, ya que el Instituto de Mayores y Servicios Sociales, más conocido como Imserso, quedó paralizado durante 2020 ante la gran amenaza que supone la COVID-19 para los más mayores. Y, a pesar de los esfuerzos del Gobierno, el turismo nacional cayó un 82% el año pasado, según el INE

Optimismo ante la adversidad

Desde la OMT estiman que España no recuperará los índices de turismo anteriores a la pandemia hasta finales de 2021. Por su parte, el Banco de España es más pesimista y da por hecho que esta crisis continuará en nuestro país durante, como mínimo, dos años más.

Esta Semana Santa se vivirá una situación atípica, ya que el país tendrá cerradas sus fronteras internas, pero podrá recibir a turistas extranjeros

Ante estas predicciones, es difícil mantener una postura optimista para el sector, pero el avance de la vacunación y la posible aprobación de un pasaporte sanitario que acredite que su portador se ha vacunado para poder moverse con libertad por la Unión Europea arrojan algo de luz al panorama mundial.

Puede interesarte: El desafío de viajar en 2021: las dudas sobre el pasaporte sanitario y la seguridad

España, de hecho, está volviendo a erigirse como el destino predilecto de países vecinos europeos. Esta Semana Santa se vivirá una situación atípica, ya que el país tendrá cerradas sus fronteras internas, pero podrá recibir a turistas extranjeros. Las aerolíneas con conexiones internacionales ya han ampliado su programación de vuelos, apostando por atraer a los viajeros internacionales, teniendo en cuenta que los españoles no podrán moverse entre regiones.

Los extranjeros quieren volver a hacer turismo en España, algo que se irá viendo poco a poco, ya que a día de hoy representan menos del 20% de las llegadas previstas a hoteles españoles. Sin embargo, para septiembre y octubre se espera que ronde el 80%, según datos del World Hotel Index de SiteMinder.

Una recuperación de un turismo que parece que no será el mismo. Todo apunta a que las vacaciones de turismo de masas disminuirán y darán paso a nuevas formas de viajar a causa de la pandemia, donde los turistas buscan el aire libre y la tranquilidad de estar con un reducido número de personas. Opciones como el cicloturismo, el senderismo, el turismo cultural y gastronómico, el mundo rural, los camping y las autocaravanas han cogido fuerza este último año entre los viajes nacionales y son una apuesta segura para recuperar un sector de un peso tan relevante en España y que da empleo a tantas personas.

Puede interesarte: Viajes virtuales, ¿el ‘nuevo’ turismo?

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.