Jueves, 13.12.2018 - 15:04 h
Espanyol - Levante en Ciutat de València (1-1)

Diego López, ingresado por pérdida de conciencia tras un traumatismo craneal

Justo antes del descanso, el guardameta gallego saltó a por un balón y chocó cabeza con cabeza con el delantero albanés Armando Sadiku.

El portero del Espanyol, Diego López, sufre un encontronazo con el delantero albanés del Levante UD, Armando Sadiku (EFE/Manuel Bruque)
El portero del Espanyol, Diego López, sufre un encontronazo con el delantero albanés del Levante UD, Armando Sadiku (EFE/Manuel Bruque)

El portero del RCD Espanyol Diego López sufre un traumatismo craneal con pérdida de conciencia después de su choque en el partido de este domingo ante el Levante en Ciutat de València.

El golpe se produjo tras un centro al área del equipo catalán en la que los dos jugadores saltaron a por el balón y cayeron a tierra tras golpearse, pero el portero visitante resultó conmocionado.

Tras ser atendido en el terreno de juego, el jugador fue retirado en camilla y con un collarín y sustituido por Pau López tras cinco minutos de juego interrumpido, mientras que Sadiku pudo reincorporarse.

El árbitro del encuentro, el castellano-manchego Javier Alberola Rojas, prolongó cinco minutos la primera mitad del encuentro, que registraba en ese momento el empate inicia

Debido a la conmoción sufrida , el guardameta fue trasladado al Hospital La Fe de la capital del Turia para descartar problemas mayores.


"Diego López padece un traumatismo craneal con pérdida de conciencia. Será trasladado a un hospital para realizarle pruebas", informó el club catalán a través de las redes sociales.

Justo antes del descanso, el guardameta gallego saltó a por un balón y chocó cabeza con cabeza con el delantero albanés Armando Sadiku.

Al instante, conmocionado, cayó al suelo y las asistencias entraron en el terreno de juego inmediatamente, poniéndole un collarín y sacándole del campo en camilla. En su lugar salió Pau López.

​Partido en tablas

Un penalti transformado por Morales al comienzo del segundo tiempo y un gol visitante en el 89 resolvieron un encuentro de fuerzas parejas y con pocas ocasiones de gol,con una igualada que sirve de muy poco a ambos equipos, en especial al Levante.

El equipo valenciano se ha vuelto a quedar sin ganar por segundo partido seguido con un gol recibido sobre la hora y el Espanyol ha vuelto a marcar también en el último instante, como en el encuentro anterior.

De entrada el Espanyol, que llegaba con la moral de su victoria ante el Real Madrid de la pasada jornada, se mostró más suelto que un Levante atenazado por una mala situación clasificatoria, derivada de su crisis de juego y resultados.

Por ello, el equipo de Quique Sánchez Flores fue más dinámico y supo jugar cerca de la meta levantinista, aunque con muy poca profundidad.

El Levante se defendía mejor que en otras ocasiones, pero tenía muy poca salida de balón, ya que lo jugaba casi siempre en largo desde la defensa, lo que daba ventaja a los hombres de la retaguardia espanyolista para recuperarlo.

Sin embargo, superado el ecuador del primer tiempo, el Levante dispuso de algunas llegadas con un cierto peligro, entre ellas un buen remate de Pazzini, que pusieron en algún apuro a la meta rival.

Aunque el equipo de Juan Ramón López Muñiz no fue capaz de hacerse con las riendas del juego, sí que logró presentarse ante la meta visitante en el tramo final de este periodo, algo que no había ocurrido en el tramo inicial de la contienda.

El segundo tiempo dio comienzo con la misma dinámica hasta que a los diez minutos un agarrón de Navarro a Cabaco en una acción a balón parado, fue castigado con penalti. Morales marcó de tiro raso a la izquierda de Pau López.

El tanto local cambió la dinámica del encuentro, ya que el Levante, como consecuencia de sus urgencias, pasó a tratar de defender el tanto ante un rival que, como mínimo, quería el empate y que para ello necesitaba asumir el protagonismo del encuentro.

Cuando quedaba media hora de encuentro, el partido estaba marcado por el juego más ofensivo del Espanyol, aunque el equipo catalán todavía no se había acercado con peligro a la meta de un Levante que buscaba cerrar el choque al contragolpe.

El partido entró en una fase en la que ningún equipo se acercaba con insistencia a la meta rival, aunque a medida que pasaba el tiempo el Espanyol trataba de ser más ofensivo ante un Levante que se defendía bien.

Sin embargo, en la única ocasión de que dispuso, Baptistao, tras una magnífica jugada de Jurado, estableció el empate cuando ya no quedaba tiempo para que los locales reaccionaran.

Ahora en Portada 

Comentarios