Lunes, 15.10.2018 - 19:45 h
Espectacular fiesta con la afición

El Real Madrid se da un baño de masas para celebrar la histórica Champions

"Este trofeo es también vuestro. Aquí se evalúa cada año, y ahora hay que pensar en la decimocuarta", dijo Ramos a los aficionados.

El defensa y capitán del Real Madrid, Sergio Ramos (d), alza la copa en la plaza de Cibeles, junto a su compañero el brasileño Marcelo, (EFE/ Javier Lizón)
El defensa y capitán del Real Madrid, Sergio Ramos (d), alza la copa en la plaza de Cibeles, junto a su compañero el brasileño Marcelo, (EFE/ Javier Lizón)

El Real Madrid ofreció este domingo a su afición la decimotercera Champions conquistada en Kiev ante el Liverpool (3-1) en un recorrido por las calles de la capital que finalizó en el estadio Santiago Bernabéu.

Los blancos comenzaron la celebración con una visita y ofrenda a la Catedral de la Almudena y la Comunidad de Madrid, donde el equipo fue recibido por el presidente Ángel Garrido, quien felicitó al conjunto de la capital y lo elogió como "el mejor club del mundo".

Garrido, presidente de la Comunidad, recibió al campeón de Europa por tercer año consecutivo. Un vídeo con los goles y la celebración sobre el césped de Kiev inició la recepción oficial de la sede de Sol. Garrido y Florentino se intercambiaron una placa conmemorativa y una réplica de la Copa de Europa, además de dos camisetas.

Desde uno de los balcones de la sede de la Comunidad, Sergio Ramos se dirigió a la afición que abarrotó Sol. "Este trofeo es también vuestro. Aquí se evalúa cada año, y ahora hay que pensar en la decimocuarta", afirmó, antes de dar paso a Cristiano Ronaldo. "Gracias por estar aquí, es un momento inolvidable. Hicimos historia", dijo el portugués. 

Medallas de chocolate

Acto seguido, en torno a las siete y media de la tarde, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, recibió al equipo dirigido por Zinedine Zidane en el Ayuntamiento. Una vez todos los jugadores estuvieron colocados encima de una escenario, la alcaldesa agradeció al equipo merengue la hazaña conseguida por tercera vez consecutiva. "Gracias a todos los que hacen posible este milagro, más incalculable y superior que nunca, nada menos que tres copas Champions seguidas", señaló.

Por su parte, Florentino Pérez, presidente del equipo, también dedicó unas palabras, asegurando estar muy orgulloso y apuntando que "el trabajo es el secreto para una de las más grandes etapas del fútbol moderno". Después de su discurso, regaló a la alcaldesa una réplica de la copa, antes de que Manuela Carmena ofreciese a los jugadores sus ya tradicionales galletas "solo para campeones".

Con la diosa Cibeles

La tarde de fiesta del madridismo disfrutó de uno de los momentos esperados pasadas las 8 y 30 de la tarde, cuando los jugadores llegaron en su autobús descapotado a la mítica plaza. Una parte de la celebración también esperada por los futbolistas, que se aflojaron las corbatas y animaron los gestos tras las visitas institucionales.

Comenzó entonces el recital de cánticos, micrófono en mano el capitán Sergio Ramos. "Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a querer, si fuiste campeón de Europa una y otra vez", fue la versión del tradicional cántico de la afición blanca, que triunfó entre los jugadores y el gentío. Hubo también tiempo de acordarse del vecino y rival Atlético en los cánticos y en las declaraciones. 

'Orejona' en mano, Ramos y Marcelo coronaron a la diosa, alzando el trofeo que ganaron en Kiev menos de 24 horas antes, y el 'We are the champions' cerró la fiesta con la explosión de confeti, con la Cibeles vestida con la bandera al cuello y la bufanda del Madrid en la cabeza. El primer gran baño de masas del campeón de la Champions antes del broche en el Bernabéu al que se dirigieron después en ese autobús perseguido por cientos de aficionados.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios