Antes de la repartición

Cómo saber si un familiar que ha fallecido ha dejado testamento

Solo se puede conocer el contenido de un testamento después de la muerte del causante, salvo que este lo autorice explícitamente, por lo que debemos esperar a su fallecimiento antes de poder pedir una copia.

Persona leyendo un testamento
Persona leyendo un testamento
©[Liderina] a través de Canva.com

El testamento, en cualquiera de sus modalidades, es la herramienta más útil para empezar a tramitar una herencia, ya que aclara temas fundamentales respecto al caudal hereditario, como la distribución. Por eso, es de suma importancia para los interesados saber si un fallecido ha dejado uno en escrito. Pero si no consta a ninguno de los herederos, hay una serie de pasos que se deben realizar para averiguar su existencia.

Dado que solo se puede conocer el contenido de un testamento después de la muerte del causante, excepto en el caso de que este lo autorice explícitamente, debemos esperar a su fallecimiento antes de poder pedir una copia. En este caso, hace falta solicitar el certificado de defunción y dirigirse al Registro de Actos de Últimas Voluntades, donde se nos puede informar de si el causante inscribió un testamento para que se conociera tras su defunción. 

Si existe el testamento y se encuentra en el Registro de Actos de Últimas Voluntades, los interesados podrán saber la identidad del notario ante el cual se otorgó y podrán solicitarle una copia a partir de los 15 días después de la muerte del causante. El original permanecerá 25 años en la notaría antes de remitirse al Colegio de Notarios o al distrito notarial que corresponda, por lo que no se trata necesariamente de una cuestión de urgencia. 

Los testamentos ológrafos son un caso particular. Al tratarse de escritos del puño y letra del testador, corresponde revisar las pertenencias del fallecido, tarea dificultada inmensamente si ninguno de los interesados sabe si existe o dónde se puede encontrar. De no haber testamento, deberá realizarse una declaración de herederos y redactarse un cuaderno particional para detallar la repartición entre los descendientes y cónyuges.

Mostrar comentarios