El índice de confianza de los consumidores vascos vuelve a ser positivo y se sitúa en el 0,4 en el tercer trimestre

El informe de Laboral Kutxa constata que la expectativa de ahorro arroja el mejor valor de los últimos cuatro años

El índice de confianza de los consumidores vascos se ha situado de nuevo en el tercer trimestre de 2017 en "valores positivos" (0,4), aunque ha descendido respecto al segundo trimestre del año, cuando alcanzó los 5 puntos positivos.

Respecto de la marcha de la economía del hogar, el informe concluye que se encuentra todavía en valores negativos (-5), si bien la expectativa sobre la evolución del ahorro, aún siendo negativa (-9), ha registrado en el tercer trimestre el mejor valor de los últimos cuatro años.

Según datos recogidos en el Informe de Confianza del Consumidor Vasco, elaborado por Laboral Kutxa, los hogares vascos "mantienen su positiva expectativa sobre la evolución del empleo, siendo menos entusiastas que en el segundo trimestre pero encadenando diez trimestres en positivo".

El índice de la expectativa de la evolución de los precios para los próximos 12 meses sigue siendo negativo (-6), pero es menor que la expectativa registrada en los dos trimestres precedentes (-18 y -29, en el segundo y primer trimestre).

Para Laboral Kutxa, el grado de confianza del consumidor vasco continúa la senda positiva pero desciende con respecto del segundo trimestre de 2017, una valoración "compartida" con los hogares del Estado (+1), y no así en la UE-28 (-2), Reino Unido (-7) y Francia (-4), de signo negativo.

En cuanto al crecimiento económico, el consumidor vasco mantiene sus expectativas (2,9%), al igual que las del empleo (2,2%). En el tercer trimestre de 2017 mejoró el índice de realización de grandes compras, aunque sigue siendo negativo (-2, +6 puntos porcentuales) y ha empeorado "muy levemente" la valoración del momento de compra (-5, -2 puntos).

El índice de las expectativas sobre la evolución de la economía general repite un segundo valor en positivo (9), si bien es algo más bajo que el registrado en el segundo trimestre (12) y confirma los hogares vascos consideran que la economía general seguirá mejorando.

BAJA INFLACIÓN

La encuesta constata que los hogares vascos venían anticipando una tendencia de baja inflación que ha cambiado en 2017 y aluden a un mayor incremento en los precios, si bien esta expectativa es decreciente a lo largo del año (desde -29 hasta -6, en el tercer trimestre).

Con respecto a la valoración del momento de compra, ésta sigue siendo negativa en el tercer trimestre de 2017 (-5), pero en valores muy alejados de los registrados en los dos años presentes (-19 y -8).

La expectativa de compra del consumidor vasco sigue en negativo (-2) pero es el dato menos negativo desde 2014, lo que apunta, a juicio de Laboral Kutxa, a la recuperación del consumo para el hogar.

El informe sostiene que, en materia de toma de decisiones de gasto relevantes, la intención de adquisición de vehículos se consolida y lo mencionan el 6% de hogares, junto con un 3,2% de familias que aluden a una posible compra de vivienda, si bien en niveles inferiores a los previos a la crisis.

Para Laboral Kutxa, en el tercer trimestre de 2017 la confianza de los hogares vascos "sigue siendo positiva", sustentada en las expectativas del empleo y de la economía en general pero, en ambos casos, "algo inferior" a la registrada en el segundo trimestre.

La entidad vasca resalta entre sus conclusiones que es de "destacar la consolidación del consumo y las decisiones de inversión, concretamente con relación a la compra de vehículo y vivienda, pero en niveles todavía inferiores a los previos a la crisis".

Ahora en portada

Comentarios