Nace el 'Plan Renove de Mobiliario de Hogar en Extremadura' que concederá ayudas de hasta 200 euros por mueble comprado

Nace el 'Plan Renove de Mobiliario de Hogar en Extremadura' que concederá ayudas de hasta 200 euros por mueble comprado

El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura ha aprobado este miércoles el decreto por el que se establecen las bases reguladoras del 'Plan Renove de Mobiliario de Hogar de Extremadura', que busca "incentivar el consumo, estimular el comercio y propiciar la actividad económica del sector de la fabricación de muebles".

Así lo ha explicado la portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, ha explicado en rueda de prensa en Mérida tras el Consejo de Gobierno, que el decreto aprobado este miércoles es "totalmente novedoso" y ha calculado que en cada convocatoria podrán financiarse unas 5.000 actuaciones, "con una ayuda media de 150 euros por actuaciones".

Este decreto contempla un sistema de ayudas dirigidas al consumidor final, que supondrá un descuento del 25 por ciento del valor de cada mueble que se adquiera en un establecimiento comercial ubicado en Extremadura y que esté adherido al plan, con una cuantía máxima de 200 euros por mueble y de 1.000 euros por comprador en cada convocatoria.

La Junta de Extremadura destinará 750.000 euros anuales a estas ayudas, para el que se publicarán tres convocatorias, de 2016 a 2019, ha explicado.

Unas ayudas que se ponen en marcha debido a que "en los últimos años se ha producido una destrucción de empresas del sector", que ha estado "provocada por la desaparición de empresas destinadas a distintos subsectores del mueble".

Gil Rosiña ha explicado que el gasto medio por hogar a la compra de muebles y este tipo de artículos "se ha reducido prácticamente a la mitad" entre 2007 y 2015, en concreto un 51 por ciento en Extremadura, una "fuerte caída del consumo" que "ha afectado tanto al sector de la fabricación de muebles, como al sector de la comercialización".

CONDICIONES DE LAS AYUDAS

De acuerdo con el decreto, tendrán la consideración de muebles para el equipamiento del hogar los de dormitorio, incluidos los armarios, los de salón-comedor, cocinas, muebles de baño, sofás, recibidores y muebles auxiliares en general. Respecto a los de cocina, se contabilizarán como un único mueble.

Por otra parte, quedan excluidos los de jardín, los artículos decorativos, espejos, equipamiento textil, colchones y los artículos de iluminación, además de los muebles en kit, es decir, aquellos que se comercializan desmontados y donde el montaje es por cuenta del comprador o se facilita por el vendedor como un servicio accesorio o adicional.

Los muebles deberán destinarse al uso doméstico y no serán subvencionables los equipos que se destinen a locales o dependencias dedicadas a la prestación de servicios o actividades empresariales.

Uno de los efectos adversos más importantes de la crisis económica iniciada en España en el año 2008 ha sido la contracción del consumo y el estancamiento de la demanda.

Ahora en portada

Comentarios