2018 puede ser la fecha de su extinción

México utilizará drones para evitar la extinción de la vaquita marina

A pesar de los esfuerzos del gobierno de México por proteger a este especie se sólo quedan 60 ejemplares en todo el mundo.

México utilizará drones para proteger a la vaquita marina
México utilizará drones para proteger a la vaquita marina

Dicen que es un animal muy tímido. De hecho no es fácil ver una vaquita marina en el océano. Sólo asoma la cabeza en casos de necesidad.

La primera noticia que se tiene de su existencia es muy reciente, 1958, cuando se encontraron tres cráneos en una playa. Y si nadie lo remedia, 2018 puede ser la fecha de su extinción. 

Según los científicos sólo quedan 60 ejemplares en todo el mundo. Es un cetáceo muy particular que sólo encuentra un hábitat idóneo para nacer, crecer y reporducirse en el Golfo de California.

El problema es que allí abunda la pesca de arrastre. El mayor depredador de esta especie. Es habitual encontrar ejemplares enredados en los aparejos. Una zona de gran interés para los pescadores 

El golfo de California es la región pesquera más importante de México. En la zona trabajan cientos de embarcaciones que capturan camarón azul , curvina golfina , chano, sierra y tiburón.

Cada día se extienden 700 kilómetros sólo de redes legales durante la temporada de pesca, una cifra que se multiplica si sumamos las ilegales.  

Y esa pesca ilegal se dedica principalmente al pez totoaba, que se captura de noche y de manera ilegal para venderlo, de contrabando, en el mercado negro chino, donde la vejiga natatoria seca de este pez tiene gran demanda. 

Hasta 20.000 dólares por una vejiga de totoaba

Cada vejiga se vende entre 1.500 y 1.800 dólares en México, llegando a 5.000 dólares en Estados Unidos y entre 10.000 y 20.000 en los mercados asiáticos, según las autoridades estadounidenses.

La totoaba  mide casi lo mismo que la vaquita marina, 1,5 metros y su hábitat es el mismo por eso su pesca está causando estragos entre la población de este cetáceo odontoceto. 

Es contra esta pesca ilegal e indiscriminada contra lo que quiere luchar ahora el gobierno mexicano y para hacerlo contará con tres drones. La marina armada y la secretaría de Medio Ambiente ya han comenzado a sobrevolar la parte más norteña del Golfo de California.

"Este sistema de vigilancia tiene la finalidad de contribuir a la recuperación de la población de la vaquita marina y efectuar actividades contra la pesca furtiva del pez totoaba, así como apoyar el desarrollo y bienestar de las comunidades costeras del Alto Golfo de California", dijo en un comunicado la secretaría de Medio Ambiente, que entregó los drones a la secretaría de Marina Armada.Los drones pueden ser efectivos

Oona Isabelle Layolle, capitana del barco de la organización ecologista Sea Shepherd (pastores del mar), y quien ha ayudado a detectar redes de pesca ilegal en la zona, cree que los drones son una herramienta eficaz para detectar pescadores furtivos. "Es una de las mejores herramientas", dijo Layolle a la AFP. "Podemos ver si pescan ilegalmente sin que ellos nos vean."

No es la primera vez que el gobierno de México toma medidas para proteger a este singular crustáceo que parece llevar rimel en los ojos y los labios pintados. 

En 2005, México creó un refugio para las vaquitas, prohibiendo en él la pesca comercial. Invirtió más de 30 millones de dólares para compensar a los pescadores y promover el uso de otros métodos de pesca.

México ya había probado otras medidas

Además, formó un equipo científico internacional para estudiar la población, ritmos reproductivos y hábitat de estos animales. Entonces, sus miembros eran optimistas. "Creíamos que sería fácil hacer aumentar los ejemplares un 4 % cada año", comenta Barbara Taylor una de las científicas que participó en el proyecto según recoge la revista National Geographic. "En cambio, hubo un descenso del 18,5 % anual."

Ese descenso, según algunos de los responsables del proyecto es la que la pesca ilegal está fuera de control, por eso desde ese momento los esfuerzos se centraron en erradicarla.

En abril de 2015 el presidente Enrique Peña Nieto desplegó buques de la Armada para hacer cumplir una suspensión de dos años en el uso de redes de enmalle y aumentó el área de protección de la vaquita diez veces, a 13.000 kilómetros cuadrados.Piden la prohibición total de la pesca con redes en la zona

Para algunos grupos ecologistas habría que prohibir toda la pesca en al zona, pero son conscientes de los daños que eso puede causar a la economía del lugar, eminentemente pesquera. 

De momento el gobierno mexicano ha dado un primer paso. Las autoridades anunciaron la semana pasada que la prohibición de las redes de enmalle para la pesca de camarón en el hábitat de la vaquita pasará a ser permanente a partir de septiembre. 

Las otras dos redes de enmalle, las que se usan para la pesca de corvina y tiburón están prohibidas temporalmente, aunque el gobierno de México podría vetarlas permanentemente cuando la prohibición expire en abril de 2017, asegura Rigoberto García, un funcionario de la comisión de pesca.

De momento el Gobierno ha comprometido 70 millones de dólares para ayudar a los pescadores afectados por los dos años de prohibición en el uso de las redes de enmalle, con ello se espera poder hacer la transición a otro método de pesca.

Los expertos aseguran que cada año 30 ejemplares de este animal mueren enrededados en las redes de los pescadores. Si finalmente la pesca no cesa, la vaquita marina se convertirá en el segundo cetáceo que se extingue en la tierra por la acción del hombre, después del delfín baijil.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios