Bruselas presenta directrices para atajar la venta de alimentos de peor calidad en función del país

La Comisión Europea ha presentado este martes directrices para garantizar la aplicación correcta de la normativa europea sobre alimentos y protección al consumidor en los Veintiocho y atajar de esta forma prácticas comerciales desleales para vender productos alimentarios de calidad inferior en determinados países de la Unión Europea.

Bruselas presenta directrices para atajar la venta de alimentos de peor calidad en función del país

Los países del Este de Europa --República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia-- llevan meses denunciando que a sus ciudadanos se les vende productos de calidad inferior respecto a otros Estados miembro comercializados con la misma marca y el mismo envase y que los productos de peor calidad se dirigen a los países de menor renta.

"Tenemos pruebas. Vemos que esto afecta a decenas de productos, quizá cientos", ha explicado en rueda de prensa la comisaria de Justicia, Vera Jourová, entre ellos alguna marca de café con baja cafeína en algunos países pero un mayor nivel de azúcar en otros o palitos de pescado congelado con un diferente contenido de pescado en función del país.

La comisaria ha dejado claro que vender productos de "menor calidad" en algunos países pese a comercializarse con la misma marca y el mismo envase es una práctica "prohibida por la ley de la UE" y ha subrayado la "determinación" del Ejecutivo comunitario, que ha recibido "muchas quejas" de consumidores denunciando estas prácticas, para poner fin a estas prácticas y "resolver el problema de la calidad de alimentos dual".

"Esto no es como debe funcionar el mercado único y no queremos un mercado único con dobles estándares", ha zanjado, subrayando que la solución pasa por aplicar las normas europeas contra estas prácticas comerciales ilegales y la normativa de información sobre productos alimentarios en los Estados miembro.

Para contribuir a ello, el Ejecutivo comunitario ha presentado este martes unas directrices que aclaran los requisitos relevantes de la normativa europea de alimentos y protección al consumo cuyo cumplimiento deberán garantizar las autoridades competentes nacionales y un método común para investigar prácticas comerciales potencialmente injustas. También ayudará a las empresas a elaborar sus estrategias de marketing.

La comisaria ha instado a los productores de alimentos y bebidas que recurren a estas prácticas a que "aumenten la calidad de los productos donde hoy es inferior". "Renombrar la marca es la segunda mejor opción, pero esto no es lo preferible", ha apuntado.

Al ser preguntada si no teme que se produzca un aumento del precio de los alimentos en aquellos países donde hoy se venden productos de inferior calidad, la comisaria ha explicado que hoy pero hoy no hay "pruebas" de que vaya a ser "un problema". "Pero lo discutiremos", ha explicado, subrayando que también se tienen que tener en cuenta las fechas de consumo preferentes, los resultados de las materias primas y "algunas otras cuestiones".

"Si el precio debe aumentarse demasiado (en un país por mejorar la calidad) entonces les aconsejo que renombren", ha precisado.

La comisaria ha recordado que los productores se han comprometido a elaborar un Código de Conducta para atajar el problema y ha avisado de que el Ejecutivo comunitario recomendará a los consumidores "que no compren" estos productos cuando hay "pruebas" o ven "muy claramente que hay un problema con la calidad". "No pediré ningún boicot, sólo ayudaré a los consumidores a tomar decisiones bien informadas", ha asegurado.

LA NORMATIVA EUROPEA

El Ejecutivo comunitario aclara en sus directrices que si un producto comercializado por la misma marca y el mismo envase pero cuya composición varía "significativamente" entre países y el consumidor no hubiera comprado el producto de haber tenido información sobre estas diferencias de calidad del producto, podría tratarse de un caso de práctica comercial injusta.

La normativa comunitaria relativa a la información alimentaria exige que los consumidores reciban en el envase información "verdadera" y "suficiente" sobre los productos y las etiquetas deben incluir todos los ingredientes de un producto. Además, las normas exigen el cumplimiento de estándares de seguridad alimentaria en todos los casos.

Por su parte, la directiva sobre prácticas comerciales injusta prohíbe prácticas engañosas e injustas como comercializar productos de la misma marca que potencialmente lleven a engaño a los consumidores.

METODOLOGÍA COMÚN PARA PRUEBAS DE LABORATORIO

El Ejecutivo comunitario destinará un millón de euros para desarrollar a través del Centro de Investigación Conjunto una metodología común -que deberá estar lista en los primeros tremeros tres meses del 2018-- para testar en laboratorio los productos "sospechosos" de aplicar dobles estándares en los distintos países y garantizar resultados comparativos y creíbles, algo que cuestionan los productores, alegando las actuales diferentes metodologías nacionales.

"Queremos equipar a los Estados miembros para que tengan un sistema de testado adecuado y lo hagan", ha explicado la comisaria, que ha insistido en que se trata de facilitar que los países puedan "lanzar" los procedimientos contra los productores que se aprovechan de "prácticas comerciales injustas", al tiempo que ha ofrecido ayudar en la coordinación entre países en los casos transfronterizos.

Ahora en portada

Comentarios