Martes, 20.08.2019 - 08:41 h
Segunda jornada

La UE no zanja el relevo de cargos pero avanza hacia un presupuesto conjunto

El Sistema Europeo de Garantía de Depósitos, no se ha tratado por los recelos de países como Alemania de acabar pagando los desmanes de otros estados.

Dinero, euros
Dinero, euros / Pixabay

Los líderes de la Unión Europea han dado vía libre a un acuerdo de mínimos para la creación de un presupuesto para la eurozona en la segunda jornada de la cumbre, aunque este encuentro no ha logrado despejar la incógnita sobre los nombres que efectuarán el relevo de los altos cargos en el seno de las instituciones comunitarias.

Durante la jornada, el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno ha pedido a su llegada a la reunión "nuevas directrices" a los mandatarios para seguir avanzando en la reforma de la eurozona, pero estos se han limitado a poner el sello a lo pactado y encomendar a los ministros seguir trabajando. No ha habido impulsos piloto ni consignas, más allá de pedirles que decidieran cuanto antes de dónde saldrán los fondos del embrionario presupuesto para la eurozona.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, a excepción del Reino Unido, dedicaron el breve encuentro de hoy a validar el pacto cerrado por el Eurogrupo la semana pasada y a pasar de revista, durante apenas unos minutos, a la situación de un brexit paralizado a la espera de que Londres elija nuevo primer ministro.

Las bases sentadas por los ministros han sido las de un presupuesto muy lejos del 'bazoka anticrisis' que pedía el presidente francés, Emmanuel Macron, pero suponen un avance si se tiene en cuenta el rechazo a este instrumento que imperaba hace un año y que hoy se mantiene vivo especialmente en Holanda. Los países podrán utilizarlo para costear reformas e inversiones para mejorar la competitividad y la convergencia económica entre socios del euro, pero no como reserva para afrontar crisis puntuales como han reclamado algunos miembros, entre ellos España. Una parte del mismo saldrá del presupuesto común de toda la UE, pero los Gobiernos han discrepado sobre si este monto podría complementarse con contribuciones adicionales de los países del euro, como reclaman Francia y Alemania.

Los líderes han exigido a sus ministros que les informen con celeridad sobre las soluciones adecuadas para la financiación, algo que "debería ser acordado como un tema prioritario" para permitir fijar el volumen que tendrá el presupuesto dentro de la negociación del Marco Financiero Plurinual 2021-2027. La escueta declaración aprobada también pide terminar para diciembre de este año los cambios en el tratado del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), destinados a reforzar su poder en futuros rescates y hacer más eficaces sus líneas de financiación preventiva.

En cuanto a la Unión Bancaria, los mandatarios se han limitado a decir que desean continuar trabajando para reforzarla. La cuestión clave, aunque no se haya mencionado explícitamente, es la puesta en marcha del Sistema Europeo de Garantía de Depósitos, un pilar esencial para el funcionamiento de la eurozona, pero que genera recelos en Alemania y otros países que temen acabar pagando los desmanes de la banca de otros Estados.

Ahora en Portada 

Comentarios