Primera fusión en el sector de las mutuas de accidentes

Las 'grandes' esperan la señal de Valerio para entrar en la puja por Mutua Gallega

La entidad acusa al Ministerio de poner trabas a su Plan de Viabilidad y advierte de que cualquier fusión pasará por mantener su "identidad gallega".

Foto Junta Directiva Mutua Gallega / EP
La Junta Directiva de Mutua Gallega culpa al Ministerio de Trabajo de abocar la entidad a una fusión / EP

Por segunda vez en apenas dos meses las grandes mutuas de accidentes de trabajo del país se preparan para acudir a la puja por hacerse con el control de Mutua Gallega. En el primer acto de esta historia, desarrollado el pasado mes de julio, Fremap, Asepeyo, Mutua Universal, Ibermutuamur y MC Mutual entraron en un proceso que terminó desactivándose por el empeño de parte de la Junta Directiva de la mutua gallega de explorar la posibilidad de continuar por sus propios medios.  Cerrada esa posibilidad, las grandes del sector esperan ahora una señal del Ministerio de Trabajo para participar en la subasta.

El proceso, en realidad, ya se abrió la semana pasada cuando la Junta Directiva de Mutua Gallega asumió la inutilidad de plantear un Plan de Viabilidad y se empezó a formalizar este martes cuando la entidad emitió un comunicado en el que ponía de manifiesto que "en estos momentos, Mutua Gallega se encuentra a la espera de respuesta por parte del Ministerio que permita comenzar a evaluar una posible fusión con otra mutua, proceso que todavía no se ha iniciado".

Fuentes del Ministerio de Trabajo han confirmado que, en efecto, no ha habido ningún contacto con Mutua Gallega y las fuentes consultadas del sector también recalcan que ni la mutua ni el Gobierno han establecido contacto alguno que permita concluir que el proceso de fusión se ha abierto. La falta de información mantiene algunas incógnitas, como si se negociara sobre las ofertas planteadas en julio (con Ibermutuamur y MC Mutual, como alternativas más atractivas según Mutua Gallega) o se abrirá un nuevo proceso.

Según las fuentes consultadas, la sucesión lógica de acontecimientos pasaría porque la Seguridad Social acusara recibo de manera formal de la decisión adoptada por Mutua Gallega de abrir un proceso de fusión para que, posteriormente, la propia mutua en una junta directiva extraordinaria iniciara los contactos con el sector.

En lo que todos parecen estar de acuerdo es en que el proceso será inminente y que su resolución tampoco se demorará demasiado tiempo. "La situación financiera de Mutua Gallega es muy delicada y si algo hay que garantizar es que cumpla con la cobertura de las prestaciones que tiene encomendadas en su labor como entidad colaboradora de la Seguridad Social", aseguran fuentes del sector.

Mutua Gallega culpa al Ministerio de Trabajo

Mutua Gallega se encargó de dejar claro en el comunicado difundido este martes que continúa cumpliendo las tareas que tiene encomendadas "con absoluta normalidad" y que su compromiso es "que nuestros mutualistas seguirán recibiendo la mejor atención posible, y que garantizaremos los puestos y condiciones de trabajo de todo el personal".

De hecho, el comunicado de la entidad deja entrever una cierta responsabilidad del Ministerio de Trabajo en la situación. La Junta Directiva atribuye el resultado negativo presentado en las cuentas de 2017 a "la insuficiente financiación que el Ministerio otorga a las mutuas para cubrir la gestión de la prestación económica por Incapacidad Temporal derivada de contingencias comunes".

Y apunta también al Ministerio a la hora de justificar la imposibilidad de plantear la viabilidad de la entidad por sus propios medios.  "Las condiciones impuestas por el Ministerio no permitían el desarrollo del plan, puesto que lo limitaba a un año, tiempo claramente insuficiente", lamenta la Junta Directiva de la mutua, que no duda en atribuir directamente a estas restricciones la decisión de retomar la posibilidad de una fusión con otra entidad.

Con todo, el comunicado de Mutua Gallega también impone sus condiciones para una fusión que ya veía como inevitable el Gobierno de Mariano Rajoy y que el equipo de Magdalena Valerio también ha propiciado: respetar las condiciones de trabajo de la plantilla y mantener la 'galeguidade', su identidad gallega.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios