Reino Unido ha dejado un agujero de 10.000 millones

Los países de la UE se rascan el bolsillo por el Brexit y la crisis de los refugiados

Juncker ha señalado que quince países se mostraron dispuestos a aumentar su contribución en un debate menos conflictivo de lo esperado. 

Banderas de la Unión Europea
Los países de la Unión Europea se muestran dispuestos a aumentar su contribución al presupuesto comunitario tras el Brexit / L.I.

La mayoría de líderes de la Unión Europea (UE) se mostraron hoy dispuestos a aumentar su contribución al presupuesto comunitario tras el "brexit" y a ligar la concesión de fondos comunitarios al respeto del Estado de Derecho o el apoyo en la acogida de refugiados.

"A pesar de los diferentes puntos de vista todos están listos para trabajar en modificar el presupuesto y sus políticas y muchos están listos para contribuir más al presupuesto post-2020", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la rueda de prensa posterior a la cumbre informal de líderes de la UE celebrada hoy en Bruselas.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, añadió que "14 o 15 países" se mostraron dispuestos a incrementar su contribución financiera y señaló que el debate sobre este punto fue "menos conflictivo" de lo esperado.

Los países debatieron hoy sobre el marco financiero que fijará el techo de gasto para los años posteriores a 2020, cuando expira el marco actual, y en particular sobre cómo paliar el agujero de unos 10.000 millones de euros que dejará en las cuentas la salida del Reino Unido.

Por otra parte, los países se mostraron a favor de introducir una condicionalidad en el presupuesto, de modo que ciertos fondos comunitarios estén ligados al respeto del Estado de Derecho o al apoyo a la gestión de los flujos migratorios.

"Me ha sorprendido positivamente que la condicionalidad no se ha puesto en cuestión", dijo Tusk, quien añadió que el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, se mostró a favor de ello.

La opción fue puesta sobre la mesa por la Comisión Europea en particular para abordar la situación en los países del Este, dónde, por ejemplo, Polonia tiene abierto un procedimiento por no respetar el Estado de Derecho, y varios se niegan a contribuir a la acogida de refugiados.

La canciller alemana, Angela Merkel, es favorable a esta idea y, según explicó en la rueda de prensa posterior a la cumbre, en el debate planteó el impacto que tiene la cuestión migratoria y su relación con el tamaño de los fondos estructurales.

Merkel indicó que el primer ministro sueco, Stefan Löfven, señaló que los países que reciben un mayor flujo de refugiados pueden tener "una mayor carga financiera" por las "tareas adicionales" que asumen y que "esto puede tener un impacto sobre el presupuesto".

Ahora en Portada 

Comentarios