Acciones, fincas, cuadros, aviones privados: así es la fortuna de los Botín

En 2012 el que fuera presidente del banco traspasó a sus seis hijos la mayoría de sus acciones, de 32,5 a 6 millones de acciones.

Empresarios y políticos lamentan la muerte de Botín, figura clave para España
Empresarios y políticos lamentan la muerte de Botín, figura clave para España

La familia Botín amasa un fortuna extraordinaria. Según la primera lista de los 100 españoles más ricos elaborada por la revista Forbes en 2013, el banquero cántabro y su familia amasaban una fortuna de 1.600 millones de euros que los convertía en la decimoctava del país.

Una cifra que ha crecido con fuerza en los últimos meses. Directamente o a través de la Fundación, la familia Botín controla alrededor del 2% del banco cántabro. Un gigante con un valor en bolsa de 92.000 millones después de una subida en el parqué del 25% en lo que va de año y de mucho más –por encima del 50%- en los doce últimos meses.

Pero los poderes de los Botín van mucho más allá. Cuenta con grandes residencias, fincas, chalets de lujo en Cantabria, Madrid, Ciudad Real y Jaén. En la primera, en la bahía de Santander, se encuentra la casa-palacio El Promontorio, que fue la residencia de la familia hasta 2006. Y también en la capital cántabra se encuentra la finca Quinta Maza, adquirida por la familia el año pasado por cerca de siete millones de euros.

Además, son los dueños del emblemático Hotel Real de Santander, cuentan con dos aviones privados y son dueños de una extraordinaria pinacoteca donde no faltan goyas y zurbaranes.

Emilio Botín y mujer, Paloma O'Shea, dejan una larga descendencia que augura una larga vida a la saga familiar. Seis hijos –Ana Patricia, que tomará las riendas del banco, Emilio y Francisco Javier –que han desarrollado su actividad también en el sector financiero, Paloma, Carolina y Carmen- y 17 nietos aseguran la continuidad de una de las familias más ricas de España.

Serán los receptores de una herencia extraordinaria. La muerte de Emilio Botín llega después de que en 2012 el hasta ahora presidente del banco traspasara a sus seis hijos la mayoría de sus acciones en la entidad, rebajando su paquete de títulos desde los 32,5 hasta los 6 millones de acciones.

La mayoría fueron a parar a manos de su hijo mayor, Javier. La operación permitió a los miembros de la familia Botín cerrar un pacto parasocial para blindar su participación en el banco. No obstante, el presidente se reservaba los derechos políticos de las acciones.

Polémicas e investigaciones

La gran fortuna de los Botín también ha deparado episodios polémicos. En 2011 comenzó una investigación sobre Emilio Botín, su hermano y sus hijos por supuesta evasión fiscal y falsedad documental en varias cuentas opacas en Suiza. La causa fue archivada por la Audiencia Nacional en 2012 después de que la familia desembolsará la friolera de 200 millones de euros para regularizar sus cuentas.

Acciones, fincas, cuadros, aviones privados: así es la fortuna de los Botín

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios