¿Sabe lo que son las BEPS? Pues debería, son el gran enemigo del Estado de Bienestar

  • Grandes empresas y medianas, incluidas tecnológicas, operan en el filo de la elusión legal, y lo que sería ya con claridad evasión fiscal.

  • Profesionales del Fisco y asesores reconocen la prioridad de planes contra la 'Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios' (BEPS, Base Erosion and Profit Shifting).

La Agencia Tributaria ha publicado una lista con personas físicas y empresas que deben dinero a Hacienda

¿Puede una empresa tener su departamento de tesorería en Suiza, el fiscal en Dublín, el comercial en Holanda, y fabricar el producto en un país asiático? ¿Y tener su matriz en un país europeo y filiales con domicilio social en una gran ciudad, cambiante en función de la fiscalidad o de otros factores como la estabilidad?

Hace décadas, varios componentes de los Rolling Stones, no sé ahora, fueron empleados por cuenta ajena de sociedades domiciliadas en Holanda, con las que las empresas organizadoras de sus conciertos por el ancho mundo firmaban los contratos.

Los expertos aseguran que se ahorraban así no pocos impuestos debido a la baja fiscalidad societaria en Holanda. Todo legal.

Los ejemplos del principio están pasando ahora, con variantes. La multinacional francesa Suez Environnment, propietaria de la empresa líder de aguas en España, Aguas de Barcelona (Agbar), ha decidido trasladar de Barcelona a Madrid la sede social de la matriz que agrupa todos sus negocios en el mercado español.

Unos días antes de la decisión, el 20 de octubre, Angel Simón, presidente de Agbar, había dicho: "se puede perder inversión por el bloqueo de las instituciones".

Otro caso interesante lo constituye Grifols. A finales de octubre, la multinacional farmacéutica inauguraba en Dublín su centro mundial de división de biociencia, la relacionada con hemoderivados, que representa en torno al 75 por ciento del grupo. Tampoco era una sorpresa, porque la tesorería de Grifols se centraliza desde el año pasado en la capital irlandesa.

Además, el mercado español es "bastante marginal" para Grifols al suponer sólo el 5 por ciento del negocio, según sus directivos. "Grifols es una compañía global y ubica las operaciones donde le es más conveniente desde el punto de vista de negocio", añaden.Elusión o evasión fiscal

Las diferentes estrategias de sedes y centros de operaciones en las empresas pueden provenir de razones muy variadas. Entre ellas, la necesidad de planificar el mejor coste fiscal.

El problema puede llegar cuando se va más allá de lo que en el argot suele denominarse "elusión fiscal" -que utiliza mecanismos legales-, y se producen, además, "prácticas fiscales agresivas con el fin de trasladar parte del beneficio a países de conveniencia fiscal, como Irlanda, Holanda o Luxemburgo, y de allí a paraísos fiscales. Esta parte estaría rayando la defraudación o sería directamente fraude fiscal", aseguran profesionales de Hacienda, aunque reconocen que "cada caso es cada caso, y debe estudiarse"."No existe comportamiento ilegal en la mayoría"

La ingeniería fiscal desarrollada por multinacionales tecnológicas norteamericanas ha preocupado desde hace tiempo al Fisco español.

En 2013, según informó esta misma web, el inspector de Hacienda, José Ignacio Ciutat, en la inaguración del XXIII Congreso de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda, aseguró que este asunto "es particularmente complejo porque, en la mayoría de los casos, no existe un comportamiento ilegal, sino una explotación abusiva de las rendijas que se crean por el control nacional de un fenómeno, la operativa de funcionamiento de las grandes corporaciones, de carácter radicalmente multinacional".

"Nos encontramos -añadía" con compañías que tienen el departamento Financiero en Suiza, el de Tesorería en Bélgica y el domicilio fiscal en Irlanda".

Quienes han denunciado con más energía prácticas presuntamente irregulares en grandes empresas son los técnicos de Gestha. José María Mollinedo, secretario general, aseguraba este mismo año en 'La Voz de Galicia', aunque lo ha reiterado en numerosos medios: "casi las tres cuartas partes de la evasión fiscal de nuestro país se localiza en las 41.582 empresas de mayor tamaño, mientras que las pequeñas empresas -1.379.961 sociedades que representan el 97% del tejido empresarial español- tan solo son responsables del 17 % del fraude fiscal total".

El portavoz de Gestha añadió, por ejemplo, que "34 de las 35 empresas españolas que cotizan en el Ibex tienen 810 filiales en paraísos fiscales", y aportó información colateral. Un posicionamiento que critican en ocasiones los Inspectores fiscales, al considerar que la gente puede confundir a Gestha con la Agencia Tributaria.Las BEPS y su impacto

El 1 de enero de 2016 comienza su mandato el nuevo presidente de la Asociación Española de Asesores Fiscales, José Ignacio Alemany. A su juicio, "la implantación progresiva de las BEPS ('Erosión de la Base Imponible y Traslado de Beneficios', del inglés), será el tema central de los impuestos próximamente, con el fin de luchar contra la evasión fiscal. Otro gran tema, asegura, será la reforma de la fiscalidad autonómica.

Las BEPS, instrumentos de planificación complejos (en forma de redes) para reducir las bases imponibles, provocan "menores ingresos para los Estados y mayor carga impositiva para los contribuyentes, además de situaciones de desventajas competitivas entre las grandes empresas y aquellas que operan únicamente en mercados internos", señaló la OCDE.

La OCDE proponía estos objetivos:

1) poner freno al traslado del beneficio mediante el movimiento de activos intangibles entre miembros del grupo.

2) analizar si una empresa del grupo acumula un capital que no sea parejo a su nivel de riesgo, por lo que será necesaria la adopción de una normativa especial de precios de transferencia (entre matrices y filiales y entre sociedades participadas).

3) luchar contra transacciones de alto riesgo que buscan reducir la base imponible, como el caso de gastos de gestión o gastos correspondientes a la sede principal.

¿Habría BEPS si los impuestos fueron menores?

Por otra parte, los Estados siguen compitiendo, también dentro de la Unión Europea. En los presupuestos de Irlanda para este próximo año, destacan la reducción para algunas empresas del tipo de Sociedades del 12,5 al 6,25 por ciento. Se refiere a beneficios derivados de las patentes y propiedad intelectual.

La reflexión puede ser: ¿se instrumentarían estas BEPS si la tributación fuera más baja? ¿Por qué muchas empresas quieren domiciliarse en Irlanda? Por si sirve de apunte, se acaba de aprobar quelas grandes empresas pagarán un 25% por el Impuesto de Sociedades desde enero en vez del 28%. Y otro apunte, dada la magnitud del problema. Apple acabar de pagar una multa de 318 millones de euros en Italia por fraude fiscal. La pregunta es ¿le compensa?

Ahora en Portada 

Comentarios