El dilema de Rajoy: parar la OPA italiana o buscar 900 millones para Hispasat

Este paso de Abertis supone un dilema para el Ejecutivo de Rajoy. Hispasat es un operador de satélites de comunicaciones español que ofrece cobertura en América, Europa y el Norte de África que resultan claves. 

Abertis controlará el 90,74% de Hispasat tras alcanzar un acuerdo con Eutelsat por 302 millones de euros.  Según la memoria de Abertis de 2016, el valor del 57,05% de Hispasat era de 502 millones de euros.

Abertis toma el control de Hispasat tras comprar a Eutelsat su participación del 33,69% por 302 millones

Abertis controlará el 90,74% de Hispasat tras alcanzar un acuerdo con Eutelsat para adquirir su participación del 33,69% por 302 millones de euros, que representa una valoración por debajo del pasivo reconocido en el balance del grupo de concesiones. 

La operación está sujeta a la aprobación del Consejo de Ministros, así como de otras condiciones habituales previas, y se espera se cierre en la segunda mitad de este año, según ha informado este viernes la compañía que dirige Francisco Reynés.

Este paso de Abertis supone un dilema para el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Hispasat no deja de ser un operador de satélites de comunicaciones español que ofrece cobertura en América, Europa y el Norte de África que resulta clave para el país.

Según datos de la memoria anual de Abertis de 2016, el valor del 57,05% de Hispasat era de 502.575.000 euros. Teniendo en cuenta que Abertis controlará el 90,74% de Hispasat, el montante necesario para adquirir Hispasat superaría los 900 millones. Ante la OPA de Atlantia que se cierne sobre Abertis, el Gobierno tendrá que mover ficha. Una opción sería paralizar la OPA de los italianos por enfrentarse al posicionamiento de la UE. Otra de las posibilidades para el Ejecutivo es encontrar quien ponga encima de la mesa más de 900 millones de euros. Es posible que el Gobierno de Rajoy se saque de la chistera una tercera vía.

El precio será negociado, pero no hay que olvidar que el Tribunal de Cuentas cuestionó en su día la estrategia de la SEPI en la venta de acciones de Hispasat a Abertis al creer que no maximizó sus beneficios en la desinversión pública para seguir teniendo un puesto en el consejo de administración.

El informe también ponía el foco en el precio de venta de estas participaciones a Abertis, que inicialmente ofertó por este paquete de acciones 180 millones de euros: 153,5 millones por el valor de las acciones y otros 26,4 por la prima de control. Este precio otorgaba un valor de empresa a Hispasat de 1.146 millones de euros y un valor de fondos propios de 934 millones. Abertis presentó luego una segunda oferta en la que reducía la prima por asumir el control de Hispasat en 7.500 millones, a la que se dio luz verde. En esos baremos nos estaríamos moviendo.

"Se analizará Hispasat, que es un activo estratégico para el Gobierno y que tiene su normativa específica", aseguró el ministro de Economía Luis de Guindos, hace solo unos días. 

El blindaje del Gobierno sobre lo que se refiere a Hispasat viene de la llamada acción de oro, un poder especial en la toma de decisiones sobre sectores estratégicos tras su privatización. España posee el 9,6% de las acciones de la compañía de satélites. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) tiene el 7,41% y el resto es del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Hispasat es el noveno operador de satélites del mundo, líder en la distribución de contenido en español y portugués. La compañía tiene seis posiciones orbitales y ocho satélites operativos y generó 229 millones de euros en ingresos en 2016, con un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 175 millones de euros.
Durante 2017, ha aumentado su flota con el lanzamiento de un satélite y tiene programados dos nuevos lanzamientos más.
Autorizar las operaciones

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha indicado esta semana que el Gobierno tiene que autorizar las posibles operaciones que afecten al cambio de propiedad en las concesionarias de autopistas y en Hispasat, controlada por Abertis, sobre la que la italiana Atlantia acaba de presentar una opa. De la Serna indicó que también hay que tener en cuenta la situación de la compañía de infraestructuras de telecomunicaciones Cellnex, en la que Abertis controla el 34% del capital.

En cuanto a las autopistas, afirmó que el Ejecutivo tiene que elaborar "un informe y una autorización" debido a la trasmisión de las "muchas" concesiones de autopistas que Abertis tiene en España. Según explicó, "la titularidad de la concesión es del Gobierno de España" y los contratos contemplan que "en caso de absorción o de cambio accionarial en el concesionario, el Gobierno tendría que informar acerca de esa situación para autorizar esa transmisión".

El ministro de Fomento ha recordado que la operación tiene todavía un trámite "todavía largo" por delante y que es necesaria la autorización de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De la Serna recordó que el Gobierno ya ha trasladado que no habrá prórrogas en las concesiones de las autopistas en vigor y "la decisión que finalmente sobre las diferentes autopistas se haya de producir, se tendrá que producir en su momento por parte del Gobierno de España". Las decisiones que adopte el Gobierno respecto a estos aspectos se tomarán "siempre pensando, en primer lugar, en el interés general de los españoles", ha concluido. Atlantia presentó el lunes una OPA para hacerse con el control de Abertis, una operación "amistosa", aunque no pactada, que de prosperar crearía un líder mundial en el control de las autopistas.

Ahora en portada

Comentarios