Sábado, 23.03.2019 - 10:46 h
Junta de accionistas

CaixaBank fija subir el dividendo y crecer en empresas y consumo como prioridad

Su presidente reivindica la ganancia de cuota de mercado y que el banco subió en 24.000 millones la liquidez en el año del ‘procés’

El consejero delegado de Caixabank, Gonzálo Gortázar, y el presidente, Jordi Gual, en la junta de accionistas..
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, y el presidente, Jordi Gual, en la junta de accionistas..

CaixaBank enfila el último año de su plan estratétigo con prioridades claves: mejorar el dividendo y crecer en los negocios más rentables, apuntó hoy su presidente, Jordi Gual a los accionistas en la junta de accionista. Una de las metas de la hoja de ruta 2015-2018 es empujar la rentabilidad hacia el 9 al 11%, que ya casi acaricia pero que buscará consolidar con un mayor acento en nichos como el crédito al consumo y negocio con empresas por su rédito superior, refirió.

En el momento de fijar la meta su retorno al beneficio atribuido sobre fondos propios (Rote) se encontraban en el 3,4% y cerró 2017 con el 8,4%, detalló por su parte el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, en la que es la primera junta que celebra el banco en Valencia, donde trasladó la sede para sofocar la inquietud de clientes e inversores garantizando con el movimiento su continuidad bajo el marco de la Unión Bancaria Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo de Garantía.

Gual, que efectuó su intervención casi en su integridad en valenciano en gesto con la ciudad que acoge la sede, reivindicó la buena trayectoria de la entidad en el año del ‘procés’, subrayando que ganó cuota de mercado y engordó en 24.000 millones de euros la liquidez, situando su hucha por encima de los 70.000 millones. Un indicador que cobra relieve dada la sangría de depósitos que sufrieron todos los bancos en Cataluña, viendo huir 31.400 millones en depósitos de las sucursales allí radicadas en el último trimestre, y que alentó la mudanza de sedes de la banca regional.  El banquero defendió que cambiar la sede era la mejor decisión que se pudo adoptar para defender el negocio, a clientes, empleados e inversor. 

CaixaBank ganó negocio bajo esa marejada, aumentó un 61% el beneficio hasta los 1.684 millones y elevó la retribución al accionista que ambos banqueros subrayaron que buscarán mejorar de nuevo este año manteniendo la política de distribuir "por encima del 50%" del resultado que obtengan. "Tenemos una cuota en nóminas del 26,3%, en productos de ahorro y de medio plazo del 20,5%, del 14,9% en crédito a empresas; además, alcanzamos una penetración del 26,7% como entidad principal de clientes particulares en España, lo que nos consolida como el banco de referencia del sistema”, subrayó el consejero delegado. 

La entidad abonará 0,15 euros brutos por acción, que equivale a entregar el 53% del resultado al inversor, subrayó. Para el presidente de CaixaBank, “la evolución financiera y del negocio se ha traducido en un muy buen comportamiento de la acción, con un retorno del 28%, dividendos incluidos: 17 puntos por encima del Ibex 35 y 13 puntos superior al índice principal de la banca europea”.

Distribuir al menos el 50% del beneficio

"La evolución financiera y del negocio se ha traducido en un muy buen comportamiento de la acción, con un retorno del 28%, dividendos incluidos: 17 puntos por encima del Ibex35 y 13 puntos superior al índice principal de la banca europea”, relató Gual, quien puso el acento en que la mitad de los analistas que cubren el valor recomiendan comprar o mantener la inversión.

Otras prioridades que ambos banqueros identificaron para el ejercicio es "continuar la diversificación" del negocio, impulsando aún más la comercialización de productos como fondos de inversión, seguros o planes de pensiones, una apuesta que está detrás de que los ingresos por comisiones creciesen el 19,5% el pasado año mitigando el estrechamiento de los márgenes con los tipos bajos. No obstante, esperan que el BCE cambie la política monetaria y empiece a subir el precio del dinero a mediados de 2019 y que el negocio crediticio deje pronto de caer. Inflexiones, ambas, que devolverán el atractivo a medio plazo a los depósitos y favoreciendo también al negocio hipotecario.

La penúltima prioridad para la entidad destacada por ambos es mantener el foco en la contención de costes y en la reducción de los activos improductivos, "todavía en niveles altos" aún cuando ha recortado a la mitad la exposición que mantenía en 2013; al tiempo que impulsa la digitalización. 

Ahora en Portada 

Comentarios