Domingo, 19.11.2017 - 22:41 h
Se estrenó en julio

La bolsa de fondos de BME sigue vacía tras cuatro meses por boicots de la banca

Solo la gestora Buy and Hold tramitó la inscripción en CNMV. A la banca no le gusta que los particulares puedan invertir ahí directamente en fondos.

BME ganó 118,4 millones de euros hasta septiembre, un 1,6% más
Interior del edificio de la Bolsa de Madrid, integrante en el grupo BME

La plataforma diseñada por Bolsas y Mercados Españoles (BME) para contratar directamente fondos de inversión como si fueran acciones y sin pagar comisiones a la gestora por comercialización, continúa siendo un erial. El 7 de julio se dio el pistoletazo formal a su debut y casi cuatro meses después no se negocia vehículo alguno, reflejo de que la disconformidad de la banca con el proyecto sigue pasándole factura.

La existencia de un ‘supermercado’ donde el inversor pueda surtirse directamente de los productos favorece a las gestoras independientes que carecen de tupidas redes de distribución, en detrimento de la profusa capilaridad de las entidades financieras que en el pasado trataron de abortar el proyecto y, cuya ausencia de apoyo, dificulta el arranque. 

En su estreno virtual en julio -el sistema estaba plenamente operativo, aunque sin activos a negociar-, casi una docena de gestoras habían mostrado interés en incluir productos: Merchbanc, Gestifonsa, Mutuactivos, Abante, Buy and Hold, Alpha Plus, Cartesio, Gesconsult, Gesiuris, Metagestión y Fonditel. Ninguna de ellas pertenecientes a bancos y en su inmensa mayoría firmas independientes, con alguna subsidiarias de compañías aseguradoras entre ellas.

Solo una gestora pide el visado a la CNMV
 
A la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) solo ha llegado la petición de una gestora: Buy and Hold, actualmente a la espera de empezar a rodar el sistema después de haber recibido su plácet. El resto ni siquiera ha iniciado la pertinente solicitud al organismo supervisor de los mercados, indican fuentes del mercado.

La simple creación del proyecto ha sufrido severos atrasos. Se anunció en 2008 en el marco de un movimiento Europeo -algunos países daban pasos para surtirse del servicio-. En 2010 llegó, incluso, a tener una fecha tentativa de lanzamiento, aunque hubo que esperar al pasado 7 de julio para que fuese realidad. Incluso, dicho estreno se demoró porque el día fijado para el debut era el 27 de junio.

En los primeros compases de su ejecución se cruzaron por el medio leyes como las normas en Compensación y Liquidación, que aconsejaron esperar hasta el establecimiento definitivo del nuevo esquema de funcionamiento. En los últimos meses le ha afectado igualmente la aplicación del nuevo marco normativo sobre mercados e instrumentos financieros, basado en la directiva MiFID II, obligando a reformular procesos y hasta la letra pequeña de los folletos de los fondos a negociar.

Pero el factor más relevante ha sido la ausencia de los grandes grupos bancarios, cuyo apoyo -así como un apoyo institucional- daría la llave para una implantación con masa crítica suficiente. Fuentes del mercado temen que si no cambia, su trayectoria sea pobre pudiendo embarrancar o lograr un desarrollo limitado como ocurrió con una plataforma similar en Italia. La bolsa transalpina lanzó su servicio en 2014 siguiendo los pasos de otros mercados que lo habían desarrollado como los países nórdicos, Holanda, Luxemburgo o Irlanda.

Aumenta la competencia, reduce los ingresos por comisiones

Los convencidos del potencial de la plataforma auguran que elevará la competencia -en productos y precios-, en beneficio del consumidor, que de entrada se ahorra comisiones de gestión. Una situación que, en sí misma, puede ser un desincentivo para la adhesión de la banca, cuyos escuálidos ingresos por intereses hace que se haya volcado en productos generadores de comisiones.

El servicio está concebido para permitir al inversor contratar los fondos con un facilidad similar a la operativa en acciones, títulos de deuda o ETF y efectuar reembolsos o, incluso, traspasos entre los productos entre las 9.00 y 16.00 horas. El segmento de negociación, construído de forma específica para los fondos a semejanza del creado para Sicav, estará abierto a todo tipo de fondos de inversión, tanto nacionales como internacionales, siempre que estén registrados en la CNMV.

Con la intención de estimular la concurrencia BME ha rebajado las tarifas a los productos que se incorporen durante el primer año. Sin embargo, las gestoras se tientan la ropa porque el mismo diseño de los productos o compartimentos para que puedan negociarse en la plataforma implica incurrir en gastos, y algunas están a la espera de ver cómo evoluciona la adhesión antes de volcarse en ello, refieren fuentes del mercado.

Ahora en portada

Comentarios