Sábado, 25.11.2017 - 01:20 h
Nuevas denuncias de supuestos afectados

El pulso entre Dia y sus franquiciados 'rebeldes' se enquista en los tribunales

"Lo he perdido todo por culpa de las condiciones impuestas por la cadena", afirma una joven. La empresa dice que solo tiene cinco litigios abiertos.

Una sucursal de la cadena DIA.
Una sucursal de la cadena DIA.

El sueño de concretar un proyecto empresarial con una multinacional internacional a veces puede terminar en una auténtica pesadilla. Al menos eso es lo que aseguran decenas de ex franquiciados de supermercados Dia, varios de los cuales han llevado sus casos a los tribunales en los últimos tiempos, tras denunciar al gigante de la distribución de haberlos conducido a la ruina económica, según sus versiones. En este contexto, desde hace al menos tres años se han creado diversas plataformas como la Unión de Afectados Por Dia, Asafras y otras, cuyos integrantes buscan un resarcimiento económico por parte de la compañía.

Éstos afirman que más de 700 tiendas Dia ya han tenido que cerrar "por las condiciones que impone la firma y que los casos han aumentado considerablemente en los últimos meses", mientras que la compañía ha asegurado a este medio que, "por ahora no se ha perdido un solo pleito" en las causas presentadas por los supuestos damnificados.

Laura del Olmo, madrileña, de 32 años, dice haberse sumado recientemente a una demanda colectiva, presentada en los juzgados de Majadahonda, Madrid. Ella trabajaba como empleada en una tienda de la cadena hasta que en 2011 se animó a embarcarse en la aventura de tener un súper propio. "Me convenció uno de los encargados, asegurándome que el margen de beneficios para abrir el negocio propio sería más que interesante, de alrededor de 70.000 u 80.000 euros mensuales. Yo quería crecer, porque en ese momento mi madre estaba muy enferma y requería un cambio en mi vida", cuenta.

Después de hacerse cargo de una sucursal en Madrid, pasó a abrir una segunda tienda en la capital. "Los últimos años han sido un tormento. Me he endeudado con un aval bancario de 25.000 euros, he puesto todos mis ahorros y mis sueños en ese proyecto, pero había muchas cosas que no cuadraban. Empecé a tener pérdidas gigantes. Los pedidos de género no se hacen manuales, sino que se lanzan solos porque son automáticos (a través de TPV) y entonces te llega después mercancía errónea, productos a punto de caducar, en mal estado, etc. Dia obviamente te obliga a comprar todo el género a ellos. Encima otro de los grandes problemas era el de los cupones de descuentos. Tú se los das al cliente en el momento, pero ellos (por Dia) no te lo devuelven todo". La mujer también apunta a un "recargo" del nuevo sistema de know-how, puesto en práctica por la red de supermercados, que -según informa Dia- consiste en cobrar "el traspaso de conocimiento y experiencia de la compañía al franquiciado para la gestión de la tienda y apoyo".

"Terminé entregando las llaves de la tienda hace unos pocos meses. Ya no soportaba además las amenazas y el acoso psicológico del supervisor de tiendas. Me decía que debía estar casi todo el día en el local, que si no me lo iban a quitar. También me acusaron de no saber regular las capacidades de los 'bultos' (cajas). Había mucha trampa, presión y maltrato por parte de Dia. Y eso me supuso una gran pérdida de tiempo y dinero. Aún hoy no me han liquidado. Dia me debe unos 45.000 euros y, debido a esta experiencia traumática, tuve que tomar pastillas porque me sumí en una profunda depresión. Me he quedado sin nada. Ahora me gano la vida como puedo, trabajando de camarera", explica.

"Me ejecutarán el piso en las próximas semanas"

Otro de los ex franquiciados de Dia que asegura haber "perdido todo" es Alejandro Martí Toset, quien vive en el pueblo catalán de San Andrés de la Barca (Barcelona). Este hombre, de 50 años, asegura que su querella contra Dia, radicada en los juzgados de Vic, ha sido admitida a trámite, algo que la cadena desmiente. "Empecé como franquiciado en una tienda pequeña, que alquilaba, y después me pasé a una más grande. Para comprarla debí adquirir una hipoteca. Era el tercer traspaso de un súper Dia, y yo me creí que a los anteriores no les fue bien el negocio, pero ellos te comen la cabeza. Los principales problemas que comencé a padecer es que el margen de ganancia era muy pequeño al principio, y después directamente fui a pérdidas. Otro drama es el de los camiones, con los enormes problemas de género que sufren los franquiciados. Pides 100 productos y te traen 70. Está el tema del del know-how también... Son muchas cosas. No me quedó otra que cerrar", resalta.

Martí Toset dice que su experiencia empresarial fallida ha hecho que "primero haya vendido mi piso por las deudas. En lo personal esto me ha afectado profundamente, y ni pude prosperar con mis proyectos de pareja. Ahora, dentro de unas pocas semanas, me ejecutarán el local", comenta.

Sandra Fernández Rodríguez, 32 años, gallega, de Lugo, es otra de las ex franquiciadas que ha demandado a Dia, en la misma querella múltiple presentada en los juzgados de Vic. Recuerda cómo comenzó lo que ella misma define como "un calvario: había sido empleada en la cadena y me convencieron para que lleve mi propio negocio. Lo peor que me ha pasado es que me prometieron todo y a cambio me quedé sin nada. También tuve que cerrar la tienda. Mi proyecto empezó a ir mal porque Dia directamente me estafó. Te engañan con el inventario de los productos, con los envíos de mercancías, con los cupones de descuentos. Esto es uno de los temas más graves. Tú le haces los descuentos a los clientes en el momento, pero DIA jamás te los reintegra", expresa.

Grupo Dia: "Solo tenemos cinco litigios abiertos"

La cadena de supermercados, por su parte, ha informado que "en la actualidad tenemos cinco litigios de ex franquiciados contra Dia. De esos casos, dos sentencias ya han fallado en primera instancia a favor nuestro. Teniendo en cuenta que en la actualidad en España contamos con 2.160 franquicias, nada más y nada menos, el porcentaje de litigiosidad es prácticamente inexistente", ha indicado un portavoz. 

Respecto a la mencionada causa judicial de Vic, que concentra una querella múltiple de supuestos afectados por Dia, la cadena ha informado: "En julio pasado el juzgado de Vic se ha inhibido argumentando que las querellas representan un tema de competencia territorial. Es territorial porque no aprecia delito por parte de Dia de que haya un sistema organizado a nivel nacional y por tanto cada caso tendrá que ser resuelto en el partido judicial que le corresponda", dice la compañía.

"Sobre las resoluciones a favor de Dia mantenidos con este colectivo, asciende a 15 en pleitos que han tenido lugar desde 2015", señala la empresa.
 
Finalmente, la firma destaca un tramo de la resolución del juez sobre uno de los pleitos: "Sobre las acusaciones de establecimiento de una política de precios con el ánimo de pretender la quiebra del franquiciado no existe el más mínimo indicio de que las pérdidas o quiebra de las franquicias viniera determinada por la supuesta política de precios. Dicha política de precios, stocks y ofertas fueron conocidas por los querellantes".  La empresa sostiene que la última encuesta de franquiciados que ha realizado "arroja un dato del 74% de satisfacción, 9 puntos más en 2016 que en 2015. A esta encuesta respondieron un 65% de los franquiciados".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios