Domingo, 27.05.2018 - 23:10 h
El último invento contra el frío

Joluvi, abrigos con calefacción en su interior para plantar cara al temporal

Las prendas funciona con una batería en el bolsillo y mediante un hilo radiante en toda la espalda y el cuello. En el País Vasco y Alemania arrasan.

Chaquetas calefactoras
Chaquetas calefactoras

El 7 de agosto de 2012, Javier Gómez Noya ganaba la medalla de plata en
la especialidad de triatlón en los Juegos Olímpicos de Londres equipado
con su ropa. Pero es posible que jamás se haya hablado tanto de Joluvi como esta semana, cuando la prensa del País Vasco se hacía eco de que a un vendedor de ropa de Azpeitia (Gipuzkoa) le quitaban de las manos en los mercados de la zona, ahora que azota el frío, un plumífero sin plumas, pero con calefacción incorporada fabricado por Joluvi en Corbera (Asturias). Lo mejor contra los temporales

Esta marca asturiana lleva años vistiendo a las selecciones deportivas españolas más laureadas de la historia, que el pasado mes de
septiembre de 2017 se proclamaban, tanto las chicas como los chicos (éstos por 17º ocasión), campeonas del mundo de hockey sobre patines en China. Equipa a diversos equipos de waterpolo, a corredores de ultra rail en montaña, ha vestido a expediciones de escalada. Pero la chaqueta calefactora es su hallazgo más sorprendente.

En EEUU ya intentaron crear una sin éxito

El fundador y presidente de Joluvi, José Luis Vigil Félix, acaba de llegar acaba de llegar de la feria más importante del mundo de ropa deportiva, que se celebra en Munich (Alemania) y se ha encontrado con el revuelo mediático que ha causado en España su chaqueta calefactable. Una chaqueta que, como explica Vigil, ha sido una de sus presentaciones estrella en la citada feria de Munich. “Ya no nos queda ni una en stock, las vendimos todas”, por lo que “para la próxima temporada es probable que doblemos la producción y hagamos unas 10.000 y ampliemos la gama calefactable a también a chalecos, tanto para hombre como para mujer. Esperamos que sea un éxito para la temporada que viene”.

Explica el fundador de Joluvi que este sistema calefactable para chaquetas
de abrigo ya lo había intentado un fabricante americano, pero “sin mucho éxito y sin funcionar muy bien y nosotros investigamos, hicimos pruebas y salió una chaqueta con el hilo radiante ampliado al cuello y a toda la espalda y que funcionaba muy bien".

Pero, ¿cómo funciona la chaqueta con calefacción incorporada? “El
circuito de fino hilo radiante tiene un terminal USB en el bolsillo donde se puede conectar una batería, un powerbank, de entre 3.000 a 20.000 mAh, eso ya es a gusto del usuario según sus necesidades y el tiempo que
necesita de autonomía para su batería, que se compra en cualquier tienda de electrónica por unos 20 euros. A partir de ahí hay un botón en el pecho para encender el mecanismo y tres posiciones de calor autorregulables: blanco, 38ºC; azul, 46ºC y rojo, 52ºC. La prenda puede lavarse en la lavadora en programas cortos y en agua fría y funciona estupendamente. De hecho no hemos tenido ninguna queja”. La chaqueta está fabricada con la tecnología Nycire (tejido de nylon muy ligero resistente al agua y al viento) y Mega- Therm, que proporciona una elevada eficiencia térmica.

¿Y si llueve y las baterías se mojan? ¿Y las personas que lleven
marcapasos, por ejemplo?
“No hay ningún problema. Es una prenda muy
ligera y el mecanismo aguanta la humedad y no genera ningún
contratiempo. Quien la ha probado está encantado y repite. Creemos que es una prenda ideal para personas que tienen que estar mucho tiempo a la intemperie”, aseguran en Joluvi sobre una prenda que ronda en el mercado, aunque ahora mismo ya es casi imposible encontrarlas y habrá que esperar al invierno que viene, los 80 euros más la batería.

El grupo Joluvi  fabrica desde trajes de baño de moda y bañadores de natación para alta competición, equipación para el triatlón, patines y skates de todo tipo, ropa de montaña, bastones de trekking, hasta ropa para equipos, como las selecciones españolas de hockey sobre patines. De su nave de Corvera sale mercancía para treinta países, aunque hace ya algunos años que dejó de producir para otras marcas y solo se dedica a hacer prendas propias.

Quién sabe si por el boom de esta chaqueta, Joluvi, que cuenta con entre 30 y 40 empleados, que aumentan en temporada alta de producción y servicio, en invierno, y factura 6,5 millones de euros al año, espera “ampliar las ventas en un 15% el año que viene, principalmente en exportaciones” y rozar así los 8 millones de euros. En la actualidad el 80% de las ventas de la empresa asturiana son en España y el 20% en el extranjero, “donde exportamos a más de 30 países”, y es aquí donde “se va a producir nuestro crecimiento porque el mercado nacional está un poco saturado”. Entre sus tres marcas, Joluvi (esquí, montaña, abrigo y equipos deportivos) supone el 50% de la facturación; Mosconi (trajes de baño y triatlón), el 35%, y Jack London (Skate), el 15%, pero para nosotros la parcela a la que le sacamos más rentabilidad es la de Mosconi”, asegura, José Luis Vigil.

¿Y a donde exporta Joluvi? “Tenemos un mercado muy diversificado y
vendemos desde bastones de trekking a Nueva Zelanda, como un montón
de artículos de running en Malta y muchos artículos de natación en el
Reino Unido o en Italia y ropa de abrigo en Alemania”.

Joluvi no pretende competir con las grandes marcas deportivas “porque son gigantes contra los que es muy difícil luchar”, pero “nos hemos hecho nuestro hueco a base de diseño, calidad y precio”. El bueno, bonito y barato de toda la vida “es una obsesión para nosotros”, explica Vigil, “porque solo podemos hacernos un hueco a base de tecnología, calidad en los tejidos, buscar los más novedosos diseños… Y todo ello a precios ajustados. Que al comercio le quede un margen bueno y nuestra prenda salga al consumidor a un precio comercial, atractivo. Ese es el secreto y nuestro camino porque a veces, casi siempre, la diferencia de precio a igual calidad es enorme, según las marcas”.

Ahora en portada

Comentarios