Domingo, 16.06.2019 - 01:17 h
Tras el golpe en el sector de las telecos

Trump ahoga al 'imperio Huawei': vende más de 3 millones de móviles en España

El bloqueo de Google o Intel pone en peligro la venta del fabricante líder del mercado local, pues hará más difícil su fabricación y actualización.

Huawei
Huawei vuelve a sentir el golpe de Estados Unidos. / EFE

Huawei vuelve a tambalearse. La orden del Ejecutivo de Donald Trump en Estados Unidos de bloquear todo suministro norteamericano al fabricante chino amenaza con ahogar a su particular 'imperio' del teléfono móvil en el país (y en el mundo). En España ejerce un colideragzo desde hace más de un año junto a la coreana Samsung, tras un ascenso fulgurante.

Sólo en el pasado año 2018 vendió  más de 3 millones de unidades, tanto de gama alta (una de las que más ha crecido) como del resto, en el mercado español. La falta de actualización de todas las aplicaciones y de acceso al sistema operativo de Google (Android) junto con la ausencia de componentes (microchips) de gigantes como Qualcomm o Intel para montar sus dispositivos dejan en el aire su futuro.

Un duro golpe para uno de los grandes

Primero fueron las presiones para que los principales operadores de telecomunicaciones cerraran la puerta a Huawei como proveedor para desplegar el 5G. En Europa, esas presiones no surtieron gran efecto, aunque sí importantes reticencias entre las grandes compañías del sector y algunas medidas preventivas. Sin embargo, este golpe afecta de lleno a su potente unidad de consumo con los móviles como bandera.

El origen de este golpe en la línea de flotación de la china hay que encontrarlo en la decisión de Donald Trump de incluir a China en la 'lista negra' de compañías que supone una amenaza para la seguridad nacional del país. ¿Consecuencia? Ningún fabricante estadounidense puede proveer de servicios (software, hardware...) a la compañía. 

Cuota mercado huawei

El primero en mover ficha: Google. El gigante ha acatado la orden del Gobierno y, por tanto, ha suspendido todos los negocios con Huawei, según avanzaba Reuters este domingo. Consecuencia: no podrá tener acceso a su sistema operativo Android (sí a su versión de código abierto, muy limitada) ni a su tienda de aplicaciones Google Play ni a las 'apps' propias del gigante (Gmail, el buscador...) ni a todas las actualizaciones. La estadounidense ha advertido en un comunicado:"Mientras cumplimos con todos los requisitos del gobierno de EE. UU., los servicios como Google Play y la seguridad de Google Play Protect seguirán funcionando en su dispositivo Huawei existente". Para los dueños de un teléfono de la marca asiática, ningún cambio. Al  menos por ahora.

El problema vendrá fundamentalmente para los dispositivos nuevos. Para tratar de frenar el impacto, Huawei ha advertido de que ya cuenta con un sistema operativo propio en el que llevan trabajando desde hace varios años para activarlo en caso de que se produjera este bloqueo. "Seguiremos construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible, para ofrecer la mejor experiencia a todos los usuarios del mundo", aseguran desde Huawei.

Desde la compañía también han querido mirar hacia Google, a quien da un aviso: "Nosotros hemos contribuido considerablemente al desarrollo y crecimiento de Android alrededor del mundo". Sobre la afección a los móviles, advierte de que seguirá proporcionando actualizaciones de seguridad y servicios de postventa a todos los móviles tanto los ya activos como los que siguen estando en stock. El problema es que no habrá más actualizaciones del sistema operativo Android a partir de ahora, lo que puede afectar al funcionamiento del mismo y dejar obsoletos esos dispositivos.

Un negocio de cientos de millones de euros

En resumen, deja desnudo de una parte clave del 'software' del teléfono. Esto hace, según explican todos los expertos consultados, mucho más complicada la venta de estos dispositivos frente a otros de sus competidores, como Samsung, que sí mantienen intacta toda su infraestructura de 'apps'. Las diferencias van a ser patentes en un mercado tan competido y donde diferencias mínimas de prestaciones pueden desequilibrar la balanza en una venta.

El golpe es muy importante para una compañía que hoy ejerce de líder junto a Samsung del mercado de los teléfonos móviles, tras un fulgurante ascenso en España. La firma, según las cifras que hizo públicas la pasada Navidad su CEO local, vendió más de 3 millones de dispositivos durante el ejercicio 2018. Son los datos de la consultora GFK y la colocarían pisándole los talones a Samsung, con un 25% de cuota de mercado.

Está en peligro, por tanto, un mercado de más de 3 millones de dispositivos al año. ¿Y en ingresos? Es difícil dar una cifra, pues Huawei no desglosa en su filial en España qué volumen de negocio procede de las ventas de móviles. Al margen de los servicios, la compañía generó en 2017 -últimos datos disponibles en el Registro Mercantil- más de 850 millones de euros.

Queda por ver cómo se aplicarán todas estas medidas o los plazos en los que se ejecutarán. Google ha admitido que tiene a su ejército de abogados trabajando para analizar las implicaciones y todos los detalles, al igual que sucede en el lado de Huawei. Todo hace indicar que si no hay marcha atrás el daño al lucrativo negocio de los móviles de la firma asiática va a ser importante.

Las telecos mantienen la respiración

Mientras tanto, las operadoras de telecomunicaciones, que controlan casi la mitad de la distribución de los teléfonos móviles en España, están a la espera de conocer con exactitud la afección para los nuevos dispositivos. Desde Telefónica analizan la situación para ver las implicaciones para sus clientes.

En el caso de Orange, insisten en que Huawei les asegura que "todo el portfolio actualmente vigente tienen garantizada su operatividad actual, así como sus futuras actualizaciones".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios