Domingo, 19.11.2017 - 21:20 h

Niza, Berlín, Londres... ahora Barcelona, el vehículo como arma del terror

El uso de vehículos como arma mortal ha sido recurrente en los últimos años por los grupos terroristas como Al Qaeda como el EI. 

"Rómpanle el cráneo con una piedra, mátenlo a cuchilladas, arróllenlo con su vehículo..." fue el mensaje lanzado por Abu Mohamed Al Adnani a sus seguidores en 2014.

Niza, Berlín, Londres... ahora Barcelona, el vehículo como arma del terror

"Levántense, monoteístas, y defiendan su Estado desde su lugar de residencia, sea dónde sea (...). Si no pueden hacer explotar una bomba o disparar, arréglenselas para encontrarse solo con un infiel francés o estadounidense y rómpanle el cráneo con una piedra, mátenlo a cuchilladas, arróllenlo con su vehículo...". Ese fue el mensaje en 2014 del portavoz oficial de la organización yihadista EI, Abu Mohamed Al Adnani. Los terroristas lo han seguido al pie de la letra desde entonces, aunque el método ya era empleado antes.

Desde hace varios años, Al Qaida y el grupo Estado Islámico (EI) exhortan, en largos artículos y vídeos en internet, a sus combatientes y a sus seguidores a pasar a la acción sin esperar, sin órdenes precisas, y sin organización para entrenarlos o apoyarlos.

El terror empezó en Niza el 14 de julio de 2016. El terrorista lanzaba un camión contra la multitud y arrasaba el Paseo de los Ingleses cuando miles de personas, entre ellas muchos niños, terminaban de ver los fuegos artificiales que conmemoraban la Fiesta Nacional Francesa. 86 personas perdían la vida, entre ellas 54 niños en dos kilómetros que se convirtieron en un enfermo. Cerca de 300 resultaban heridas.

El 19 de diciembre de 2016, la Navidad se teñía de rojo en Berlín. Un camión arrollaba a una multitud en un mercado navideño de Berlín causando once muertos y 50 heridos. El incidente ocurría en el centro de la capital alemana, exactamente frente a la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm.El Parlamento británico testigo del horror

22 de marzo de 2017. Un hombre mata a cinco personas -cuatro ciudadanos y un policía- y causa decenas de heridos al arrollarlos con un todoterreno, antes de ser abatido por la policía junto al Parlamento británico, en Londres.

La carrera desenfrenada de un vehículo para matar a un número importante de personas es una práctica conocida por los servicios antiterroristas. Su empleo no es una novedad en los países occidentales, donde se ha registrado ataques similares en nombre de la Yihad (guerra santa) contra objetivos militares.

En mayo de 2013, dos londinenses de origen nigeriano arrollaron al joven soldado Lee Rigby en Londres, antes de coserlo a puñaladas. En un vídeo, grabado justo después de la agresión, uno de los atacantes declara haber actuado para vengar a los "musulmanes asesinados por soldados británicos".

Durante su juicio, este padre de seis hijos declaró que estaba en "misión" como "soldado de Alá" y "en guerra contra Reino Unido", en virtud de la ley del Talión.
Meses más tarde, en octubre de 2014, un canadiense de 25 años, que había abrazado recientemente las tesis yihadistas, embistió con su vehículo a tres militares, matando a uno e hiriendo a otro, en las afueras de Montreal.

Ahora, Barcelona ha sido la última en sufrir el golpe del terror, en una zona tan típica como Las Ramblas causando decenas de heridos y, al menos, 14 muertos.

Ahora en portada

Comentarios