Domingo, 08.12.2019 - 19:12 h
Una cadena de descoordinación

Los errores de Defensa en el accidente de Murcia: dio por vivo al piloto sin saberlo

El comandante Marín, de la Patrulla Águila, murió en el acto. Pero el Ministerio aseguró que se había eyectado y se estaba procediendo a su rescate.

Los errores de Defensa en la tragedia de Murcia: dio por vivo al piloto sin saberlo
Los errores de Defensa en la tragedia de Murcia: dio por vivo al piloto sin saberlo / Foro Naval

El comandante Paco Marín era uno de los mejores pilotos de la 'Patrulla Águila'. A los mandos del 'solo' su especialidad era poner el C-101 al límite y realizar los 'loopings' y giros más espectaculares del equipo acrobático del Ejército del Aire. El lunes 26 de agosto regresaba a su puesto de trabajo tras las vacaciones de verano y, como era habitual en él, se puso a los mandos de un aparato que conocía a la perfección. Era su primer vuelo de la temporada como forma de adaptación tras el periodo estival. Y también fue el último. A las 9:38 se estrelló contra el Mar Menor, falleciendo en el acto. A partir de ahí comenzó una cadena de graves errores del Ministerio de Defensa. A pesar de todo, destacan sus compañeros, Paco será recordado por ser uno de los mejores aviadores que ha tenido el Ejército del Aire.

La "descoordinación" en el departamento de Margarita Robles se hizo patente desde el primer momento. El accidente provocó que el Ministerio activara todas las alarmas desde primera hora de la mañana. Lo hizo a través de la Academia General del Aire de San Javier, que es de donde despegó el piloto. Enseguida comenzaron a difundirse por las redes sociales las primeras imágenes del impacto del avión contra las aguas de La Manga. Las tomaron testigos desde la playa y en ellas se ve a la perfección cómo momentos antes del choque algo se desprende del avión. Esos vídeos llevaron a Defensa a tomar la primera decisión equivocada: dar por seguro que el comandante Marín había conseguido salvar su vida

El Ministerio: "El piloto ha podido eyectarse"

La descordinación fue total en esos momentos críticos para familiares y compañeros. Minutos antes de las 12 de la mañana el equipo de Robles emitió un comunicado en el que afirmaba que, efectivamente, "el piloto ha podido eyectarse antes de que el avión se estrellara contra el mar y, en este instante, se está procediendo a su rescate por las embarcaciones de salvamento". Ninguna de las dos afirmaciones era cierta. El Ministerio no había comprobado nada ni se había garantizado que el comandante Marín pudiera haberse librado del brutal golpe contra el agua. No hubo protocolo y se hizo una afirmación desde medios oficiales que provocó el desconcierto en las Fuerzas Armadas. 

Pero, ¿por qué Defensa dio por seguro que el comandante había podido eyectarse? Fuentes cercanas a la investigación apuntan que en el gabinete de Robles se dio por buena y se asumió esa versión porque llegó desde la Academia General. En Madrid no se comprobó nada. ¿Y por qué de San Javier salió esa afirmación que no era verdad? Según las mismas fuentes, por los detalles que ofrecieron tanto Salvamento Marítimo como testigos presenciales, quienes observaron que algo se desprendió del C-101 previo al impacto. Creyeron que era el piloto eyectándose. Pero nada se confirmó y eso llevó a cometer el grave fallo de comunicación.

Defensa rectifica y confirma el fallecimiento del comandante

​El descontrol se adueñó entonces de un Ministerio que emitió un comunicado con algo que no podía demostrar. La realidad desmintió inmediatamente a Defensa ya que, como consecuencia del fuerte oleaje, comenzaron a llegar a la playa partes del avión siniestrado. En ese momento se confirmó lo peor: el hallazgo de restos humanos. El gabinete de Robles no tuvo más remedio que reconocer su error pasadas las 13:30 vía nuevo comunicado: "A falta de confirmación de la autoridad forense respecto a los restos aparecidos, todo hace indicar que el piloto ha fallecido".

A las 18 horas Defensa hacía oficial el nombre del piloto que perdió la vida: "El comandante Francisco Marín Núñez, del Ejército del Aire, ha fallecido hoy tras sufrir un accidente cuando realizaba un vuelo de instrucción desde la base aérea de San Javier (Murcia)". Este lunes, por cierto, Robles estará en Murcia, en la Academia de San Javier, en una visita decidida a finales de la semana pasada, con todos estos errores sobre la mesa.

Trayectoria del C-101 siniestrado en Murcia
Trayectoria del C-101 siniestrado en Murcia / LI

Una vez asumido el fallo, Defensa dio orden de trabajar sin descanso para encontrar los restos del C-101 siniestrado. Es entonces cuando entró en escena el cazaminas Turia. La Armada lo envió para acelerar las labores de recuperación del aparato. Pero apenas había comenzado a trabajar el buque encalló al chocar una escollera artificial. Se abrió una vía de agua de 10 metros que inundó varios compartimentos. ¿Qué es lo que ocurrió? De nuevo las fuentes consultadas vuelven a hablar de "descordinación".

El cazaminas Turia navegó 'a ciegas'

El cazaminas dispone de un sonar capaz de saber cómo es el fondo marino. Pero, según explican fuentes cercanas a las labores de rescate, el dispositivo estaba desconectado por la actividad subacuática que estaban realizando los buzos. Consecuencia: el 'Turia' navegó "a ciegas" por unas aguas como las de La Manga caracterizadas por su escasa profundidad. Desde la Armada destacan que sus buques tienen que navegar con un posicionamiento casi milimétrico y recuerdan que no es la primera vez que se produce un contratiempo de este tipo: en la crisis del chapapote por el 'Prestige' un buque de asalto anfibio encalló en la bahía de Santander. 

Evacuación del cazaminas Turia.
Evacuación del cazaminas Turia, encallado en La Manga / LI

La descordinación no acaba aquí. Defensa ha tenido que contratar a una empresa privada para intentar 'salvar' el cazaminas varado, según ha informado La Verdad. Un sobrecoste en el que va a incurrir el ministerio mientras, por cierto, despide a los militares que tienen un contrato con las Fuerzas Armadas cuando cumplen 45 años

A la espera de encontrar todas las partes del avión la investigación ya se está centrando en saber qué se desprendió el aparato segundos antes de chocar contra el agua. ¿Fue una parte del fuselaje? ¿La ventana? De momento no hay información confirmada de qué es que ocurrió la trágica mañana del lunes en unos cielos que el comandante Marín conocía a la perfección y en los que había volado centenares de horas (acumulaba más de 3.000). Sus compañeros aguardan ahora el funeral para rendirle su último homenaje.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING