Base antidroga financiada por UE evitará control del narco en este boliviano

La construcción de un cuartel antidrogas en un pueblo del este de Bolivia con financiación de la Unión Europea (UE) evitará que los narcotraficantes se apoderen de esa zona, afirmó hoy el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero.

La Paz, 28 mar.- La construcción de un cuartel antidrogas en un pueblo del este de Bolivia con financiación de la Unión Europea (UE) evitará que los narcotraficantes se apoderen de esa zona, afirmó hoy el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero.

"Estamos hablando de un lugar que en nuestro país lo podemos identificar como el epicentro de producción de droga", dijo Romero a los medios estatales, en alusión a la provincia Ichilo, en la próspera región de Santa Cruz, donde el miércoles comenzó la construcción del cuartel en medio de protestas de los lugareños.

El Gobierno ya había instalado en 2012 un campamento policial en esa provincia, a raíz de los hallazgos diarios de centenares de laboratorios de droga y de cada vez más frecuentes enfrentamientos a tiros entre narcotraficantes, sobre todo en las áreas de San Germán, Santa Fe de Yapacaní, Kilómetro 7 y Buena Vista.

Según la autoridad, desde la instalación de esa base, la policía antinarcóticos realizó más de 6.000 operativos en los que se logró decomisar 15 toneladas de cocaína y se destruyeron 6.021 laboratorios de producción de droga y otros 39 de cristalización.

Añadió que también se destruyeron varias pistas clandestinas donde operaban avionetas para trasladar la droga a países vecinos y se decomisó "gran cantidad de armamento".

Por ello se decidió instalar un cuartel de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural para que los agentes trabajen "de manera permanente y sostenible" en el lugar.

El cuartel se construye desde el miércoles en el pueblo de Yapacaní, a 124 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Cruz, capital de la región homónima, con un presupuesto de un millón de euros financiados en su mayoría por la UE.

Mientras se realizaba el acto para el inicio de las obras, los pobladores de Yapacaní bloquearon la carretera que une Santa Cruz con la región vecina de Cochabamba (centro) en rechazo a que el cuartel se construya en la zona urbana de ese municipio cruceño.

Según los dirigentes, la gente no se opone a la obra, pero no la quiere dentro del pueblo porque temen que los militares y policías antidrogas cometan abusos contra la población, como supuestamente habría sucedido en el vecino trópico de Cochabamba, la principal zona productora de coca, base para elaborar cocaína.

Romero indicó que las protestas son promovidas por "agitadores" que actúan "en colaboración con organizaciones de narcotraficantes" y mienten a la gente "diciéndole que la Policía va a ir a violar sus derechos", cuando los agentes, según la autoridad, se instalarán en la zona para protegerles.

"Lo que no le han dicho a la gente es que hay narcotraficantes que si se apoderan del control de Yapacaní, nunca más la población va a tener paz ni armonía. Esto ha sucedido en países como Colombia y México, donde el narcotráfico ha logrado instalarse en determinadas poblaciones locales y someter a la gente", alertó.

Según el ministro, este "pequeño grupo" que se opone a la obra ha dado un plazo de 48 horas para cancelarla, a lo que replicó "que más bien les den plazos perentorios a los narcotraficantes para que abandonen Yapacaní, territorio cruceño y territorio boliviano".

La obra debe estar lista en 24 meses e incluirá dormitorios, una sala de reuniones, comedor, cocina, cuatro torres de vigía, oficinas de trabajo, un centro médico, un helipuerto y un campo deportivo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING