Domingo, 18.08.2019 - 01:30 h
Según un estudio de la consultora Pons

El 40% de los españoles no sabría qué coche comprar tras el impuesto al diésel

La opción del renting, como vía alternativa se duplica en las grandes ciudades, pasando de un 5% en 2018 a un 12% el presente año.

Atasco en la A-1
Los atascos cada vez son mayores / EFE

La mitad de los españoles no se compraría un coche en breve y cuatro de cada diez reconoce que de tenerlo en la cabeza, no sabría qué elegir. Gasolina, diésel, cero emisiones, el auge del renting como hábito de compra, el pago por uso.... El abanico de posibilidades es cada vez más amplio y junto a las políticas públicas que restringen el acceso a las principales ciudades o futuras penalizaciones invitan al comprador a seguir al volante de su antiguo coche a la espera de saber qué pasará. Es lo que se desprende de la VII edición del Informe “Españoles ante la Nueva Movilidad”, elaborado por el Centro de Demoscopia de Movilidad de la consultora PONS Seguridad Vial.

El informe refleja una importante caída en la intención de los españoles a la hora de adquirir un vehículo. Si en 2016 un 43% de los encuestados afirmó tener intención de comprar en los próximos doce meses, en 2019 ese porcentaje bajó al 26%. A este dato se añade la creciente indefinición de los potenciales compradores, ya que el 38% reconoció “no tener decidido” qué tipo de coche adquirir, lo que supone 22 puntos más que el 16% manifestado en los comienzos de 2018.

"El dato pone de manifiesto las crecientes dudas de los usuarios con respecto a qué tipo de modalidad elegir a la hora de decantarse por un coche, la creciente tendencia del pago por uso con las alternativas sharing en las grandes ciudades o la penalización al vehículo privado con la entrada en vigor de diferente políticas medioambientales", señala Ana Gómez Arche, directora general de PONS Seguridad Vial.  

Así, ganan fuerzas alternativas como el renting, que en el último año ha pasado de ser una opción para el 5% a que un 12% se decante por esta forma de movilidad. El auge del renting permite “que el usuario sienta que tiene un coche en propiedad, ganando tiempo sobre la decisión final de adquisición o no del vehículo en función de las circunstancias personales, y también del entorno”, señala Juan Hernández, director general de Luike.

El cuidado del medio ambiente aparece como una prioridad para la gran mayoría de la población.  Por ello, que los coches sean más respetuosos para el medio ambiente ya es una característica apreciada por casi la mitad de los potenciales compradores. Un 54% de los encuestados afirmaron que se habían planteado la compra de un vehículo menos contaminante.

Las nuevas políticas medioambientales tienen una relación directa con la preferencia e intención de compra de los vehículos, un 67% de los encuestados afirmó que las políticas “anticontaminación” de las Administraciones Públicas son uno de los principales motivos a la hora de decantarse por un vehículo u otro, o de paralizar su decisión de compra, como manifestaron un 44% de los españoles consultados.

Los usuarios prestan especial atención a la etiqueta CERO, ya que un 40% se decantaría por un vehículo con ese distintivo, pero el precio es el factor más determinante que explica la falta de despegue en la compra de este tipo de vehículos. 

El estudio, donde también participa la revista Autofácil, Wible y Moovit, analiza además la percepción que hay sobre el compromiso medioambiental de las principales marcas de los fabricantes. Así, Toyota, con un 41%, junto a Tesla con un 31%, repiten como los fabricantes mejor percibidos en su trabajo por la sostenibilidad medioambiental de sus vehículos. A estas dos compañías le siguen Lexus con un 15%, Kia con un 14% y Hyundai y Renault con un 13% cerrando la lista de las cinco marcas mejor percibidas del sector.

Con respecto a la bicicleta y el patinete, la sociedad es relativamente consciente de que son alternativas positivas a la movilidad sostenible y que reducen la contaminación, pero todavía no son vistas como una alternativa real de movilidad para un 61% de los encuestados. Los tres principales motivos para un 40% de los encuestados derivan de una falta una legislación específica, de que crean un problema de uso del espacio urbano y que dificultan la movilidad. 

Ahora en Portada 

Comentarios