Domingo, 20.10.2019 - 19:27 h
Juicio al procés

La secretaria judicial del 20-S tuvo miedo a salir cuando observó lo que había fuera

Asegura que la intendente de los Mossos rechazó establecer un cordón policial porque consideró que "no tenía por qué producirse ningún altercado".

Los fiscales Javier Zaragoza y Consuelo Madrigal durante el juicio por el procés en el Tribunal Supremo
La secretaria judicial ha declarado sin ser enfocada por las cámaras / EP

La secretaria judicial que participó en el registro del 20 de septiembre en la Consellería de Economía ha confesado que tuvo "miedo" de salir cuando vio lo que había fuera, tras descartar hasta tres ofertas para abandonar sola el edificio por la puerta principal y solicitar sin éxito un helicóptero por la azotea. Montserrat del Toro ha declarado este miércoles como testigo en el juicio por el proceso independentista en Cataluña y ha relatado que las concentraciones de protesta frente al edificio comenzaron a primera hora, poco después de llegar la comitiva judicial y que ya a las 11.30 horas los manifestantes se hicieron con megáfonos y fue entonces cuando escuchó proclamas, siempre en catalán, que decían "no saldrán", "no pasarán" y "votaremos".

La letrada, en respuesta a preguntas del fiscal Javier Zaragoza, ha contado que llegaron a la consejería a las ocho en punto de la mañana y que casi desde primera hora comenzaron a concentrarse grupos de personas en el exterior, aunque fue a partir de las diez de la mañana, cuando ya había "miles de personas", cuando se oía "muchísimo ruido por la concentración que había fuera". "Fue un murmullo constante durante todo el día", ha apuntado.

Del Toro ha explicado que tardaron algo más de una hora en poder acceder a los despachos indicados en el auto del magistrado del Juzgado de Instrucción número 13, José Antonio Ramírez Sunyer para registrar, ya que el conserje del edificio no contactó con ningún responsable que les indicara dónde estaban. Mientras esperaban en la planta baja para localizar a alguien, entró en la consejería la intendente de los Mossos d'Esquadra Teresa Laplana, que intercambió unas palabras con un teniente de la Guardia Civil que iba con la comitiva judicial.

Según la secretaria judicial, no pudo escuchar esa conversación, pero vio cómo el teniente la miró mientras negaba con la cabeza. El guardia civil le dijo después que Laplana le había comunicado que no veía necesario establecer un cordón policial de mossos alrededor de la consejería porque consideró que "no tenía por qué producirse ningún altercado".

"No hay opción, no hay salida"

En otro momento de su declaración, Del Toro ha revelado que ya por la noche, pasadas las nueve, subió a la azotea del edificio y comprobó la multitud en la calle, que estaba "difícilmente transitable", pero también que la posibilidad de enviar un helicóptero para recoger a la comitiva judicial, una petición que había hecho ella misma, no iba a resultar posible por la cantidad de antenas que hay en el tejado.

"Tuve preocupación todo el día y miedo a partir de las 21.30 cundo vi lo que había fuera", ha señalado la testigo, que ante esta situación llamó al magistrado de guardia para decirle: "Me tienes que sacar de aquí, no hay opción, no hay salida", a lo que le respondió "no te preocupes, voy a hacer lo que pueda".

Desde la azotea tomó fotografías de la multitud, con el objetivo de incorporarlas a su informe para dar cuenta al magistrado, y vio que la concentración llegaba hasta la Plaza de Cataluña, es decir, a "centenares de metros" del edificio y que también se extendía por calles adyacentes. Montserrat del Toro finalmente salió trepando por la azotea hasta el edificio colindante.

Montserrat del Toro, cuya testifical es clave para todas las partes respecto a lo que aconteció el 20S, intervino en la diligencia acordada por el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, que ordenó registrar la sede de Economía el 20S, cuando miles de personas bloquearon durante todo el día la salida a la comitiva judicial.

Declaración sin ser enfocada por las cámaras

La secretaria judicial ha sido el segundo testigo al que se le ha permitido declarar  sin ser enfocada por las cámaras. Según ha explicado el presidente del tribunal, Manuel Marchena, la abogada del Estado, Rosa María Seone, ha pedido en representación de la letrada de la Administración de Justicia del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, Montserrat del Toro, que se le concediese la "misma restricción" que se le hizo valer al secretario general del Parlament Xavier Muro, que testificó este lunes en el juicio que se está celebrando en el Tribunal Supremo.

Ni el Ministerio Público, ni la acusación popular Vox se han mostrado contrarios a evitar que su imagen sea enfocada y difundida en los medios de comunicación, justificando esta medida en que "vive en Barcelona", tal y como ha explicado el fiscal Javier Zaragoza.

La única defensa que ha protestado ha sido la del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y del exconsejero Raül Romeva que ha indicado que Del Toro es un "testigo muy controvertido" y que si se concede esta medida de protección a todo aquel que lo solicita se va llegar a "desnaturalizar" este derecho. "Si este juicio no estuviese televisado no habría ninguna restricción", ha contestado el magistrado Marchena. Por otro lado, el abogado Jordi Pina, que ejerce la defensa del expresidente de la ANC Jordi Sànchez, se ha quejado de la argumentación dada por el fiscal Zaragoza porque, a su juicio, decir que la testigo necesita protección por su lugar de residencia criminaliza a la población de Cataluña.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios