Lunes, 24.06.2019 - 20:18 h
Comisiones ilícitas a cambio de adjudicaciones irregulares

Defex sobornó a autoridades de Camerún con 400.000 euros a cambio de contratos

El juez De la Mata propone juzgar a la empresa pública por su "absoluto desprecio del Derecho" y su política de beneficio " a cualquier precio".

Audiencia Nacional
El juez ya cerró la pieza sobre venta irregular de armas a Angola / EFE

El magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata ha zanjado la investigación relativa a los contratos irregulares de la empresa pública Defex en Camerún considerando que hay indicios más que suficientes para juzgar a la compañía como persona jurídica y a su director comercial Manuel Iglesias, entre otros, por una operativa de contratación desarrollada para conseguir contratos públicos en dicho país africano de forma irregular. Para ello se pagaron comisiones ilícitas a autoridades y funcionarios cameruneses que el instructor fija en 414.147 euros.

En un auto de 89 páginas, el titular del Juzgado Central de Instrucción 5 explica que, también procede contra el presidente de la mercantil Grupo Aresa Internacinonal, Óscar López i Salvadó; el director comercial de Deimos Space SLU, Francisco Luque Ramírez y contra ambas compañías como personas jurídicas por esta supuesta red de sobornos a cambio de contratos sobre repuestos para vehículos, sistemas de vigilancia, material antidisturbios y armamento de patrulleras. 

El magistrado, que les imputa delitos de corrupción en los negocios, falsedad documental, malversación de caudales públicos y blanqueo de capitales, considera "pieza clave" de este entramado al ciudadano francés Philippe Bourcier al actuar como "comisionista" de la misma. Por ese motivo, ratifica la situación de busca y captura e ingreso en prisión al encontrarse en la actualidad prófugo de la Justicia.

Se aprovecharon de la falta de mecanismos regulatorios

De esta forma, concluye que existen "indicios sólidos y consistentes" que ponen de manifiesto que las operativas desarrolladas por Defex en Camerún consistían en conseguir contratos públicos para la empresa pública mediante el pago de comisiones ilícitas aprovechándose de la falta de mecanismos y procedimientos de prevención de delito de la empresa pública. Para ello pagaban comisiones "extraordinarias y no justificadas" a Bourcier y otros agentes por medio de sus empresas que empleaban "como meros parapetos" para ocultar sus intereses personales.

El juez pone el foco en la figura de este ciudadano francés, el cual, según explica, no solo se limitaban a actuar de intermediario para Defex sino que también actuaba "con idéntico patrón" para Deimos y Aresa, multiplicando de esta manera las comisiones que acababa cobrando. De hecho, el auto cifra en 14,6 millones de euros la cantidad que ingresó Bourcier y sus empresas; de los cuáles 12 millones tienen repercusión directa en sí mismo y en su entorno.

De la Mata señala como responsables penales corporativos a Defex, Deimos Space SLU y Aresa Marine SL "por su absoluto descontrol en materia de organización y control societario, económico financiero y jurídico, y la inexistencia de los más elementales mecanismos de prevención del delito, cuya aplicación habría impedido estos criminales comportamientos”. Añade que las compañías actuaron inspiradas en una filosofía corporativa de absoluto desprecio del Derecho y a las más elementales normas legales y éticas, e impulsadas por una política de beneficio a cualquier precio”.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios