Martes, 18.06.2019 - 18:05 h
Según Gestha

El 86,6% de los españoles sin capacidad de ahorrar: gana menos de 30.000 euros

Los hogares españoles gastan casi 1.000 euros más al año de lo que ingresan, lo que les obliga a endeudarse de manera frecuente. 

Dinero
Imagen de monedas y euros. / L.I.

El 86,6% de los españoles que obtienen rentas ingresan menos de 30.000 euros al año, por lo que les resulta "prácticamente imposible" destinar parte de ellas a algún producto de ahorro o inversión, frente a cuatro millones que si podrían ahorrar, según los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Coincidiendo con el Día Mundial del Ahorro, Gestha señala que el ingreso bruto medio de los trabajadores españoles es de 22.381 euros, y una vez restadas la cuota de la Seguridad Social y las retenciones, apenas quedan 16.000 euros al año de renta disponible que dedican en su práctica totalidad al consumo, quedando muy poca disponibilidad para ahorrar.

"Estos datos de la AEAT ponen de manifiesto cómo apenas uno de cada diez españoles puede "hacer hucha", pues únicamente un 13,4% de los ciudadanos superan ese umbral de renta", subraya el sindicato.

En cuanto a los hogares, estos gastan casi 1.000 euros más al año de lo que ingresan, lo que les obliga frecuentemente a endeudarse. De acuerdo con el INE, los miembros de los hogares españoles sumaron en 2015 unos ingresos medios anuales de 26.730 euros, mientras que el gasto medio por hogar en términos corrientes se situó en los 27.420 euros.

Ventajas fiscales

En la recta final del ejercicio, desde Gestha recomiendan aprovechar las ventajas fiscales para ahorrar en la declaración de la renta del próximo año más de 5.000 euros de media. Eso sí, siempre y cuando los contribuyentes dispongan de alguna capacidad de ahorro, matiza Gestha.

En este sentido, apunta que la reforma fiscal trajo consigo para fomentar el ahorro a largo plazo de los pequeños ahorradores los Planes de Ahorro 5, que están divididos en dos tipos: las Cuentas Individuales de Ahorro a Largo Plazo y los Seguros Individuales a Largo Plazo.

Cada aportación se limita a 5.000 euros al año y Gestha explica que para que exista una exención de los rendimientos positivos es necesaria una permanencia de al menos cinco años. No obstante, además de que el beneficio se pierde si se hace cualquier disposición antes del plazo de cinco años, la indisponibilidad y el escaso beneficio fiscal de estos instrumentos hacen que "no resulten especialmente atractivos".

Respecto a los planes de pensiones, Gestha indica que el último trimestre del año constituye el "momento" ideal para meter dinero en este tipo de productos, aunque recuerda la reforma fiscal redujo el límite que se puede aportar desde los 10.000 euros hasta los 8.000 euros.

Compra de vivienda y acciones

De igual forma, Gestha añade que el entorno de bajos tipos de interés ha acabado con las posibilidades de obtener rendimientos sin asumir riesgo, obligando a ahorradores e inversores a buscar alternativas si pretenden con sus ahorros batir la inflación.

A pesar de que por primera vez en la historia los españoles ya invierten más dinero en fondos que en depósitos, Gestha recuerda que la vivienda vuelve a aparecer en las quinielas de quienes quieren ahorrar a largo plazo.

De esta forma, el sindicato remarca que aquellos que compraron su vivienda habitual o realizaron algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013 seguirán disfrutando de su derecho a la desgravación, siempre que hayan tenido deducciones por dicha vivienda en 2012 o años anteriores.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios