Miércoles, 18.09.2019 - 20:51 h
Declaraciones de un capitán del cuerpo y uno de los coordinadores del equipo

La Guardia Civil defiende la actuación del equipo que intentó rescatar a Julen

La defensa del dueño de la finca presentó un informe que responsabiliza de la muerte del pequeño al operativo de rescate.

El dueño de la finca de Totalán no se perdona no ver el peligro
La Guardia Civil defiende la actuación del equipo que intentó rescatar a Julen / EP

El capitán de la Guardia Civil Salvador Jiménez, uno de los coordinadores del equipo que intentó rescatar con vida al niño Julen en Totalán (Málaga), ha defendido la profesionalidad del operativo tras el informe presentado por la defensa del dueño de la finca que culpa a los primeros rescatadores de la muerte del menor.

Jiménez, que ha acudido a la entrega de las medallas del Día de Andalucía, ha declarado a los periodistas que desconoce el informe de la defensa del dueño de la finca, David Serrano, en el que se afirma que el menor murió tras los golpes que recibió en la cabeza de los rescatadores. "No sé de qué informe me habla, pero desde el primer momento que he estado todo se ha hecho con la mejor profesionalidad e ilusión para que Julen estuviese hoy vivo".

Jiménez ha defendido "un trabajo que no tenía horas, no había descanso, e incluso -ha desvelado- hubo un caso de un ingeniero que su padre sufrió un infarto y volvió al tajo porque su padre le dijo que era más importante rescatar al niño que estar con él". "No queríamos dormir, lo que queríamos era llegar a casa y dormir pero encontrando al niño, y lamentablemente nada tenía resultado", ha dicho, y ha añadido, en torno a la labor de los rescatadores, que "la gente ha tenido un desgaste y lejos de manifestarlo allí lo estarán sufriendo ahora".

El capitán de la Guardia Civil ha recordado que fue una de las primeras personas que llegó al lugar del suceso, y desde el primer momento se vio que "entrañaba una gran dificultad, y todas las cuestiones de intento de rescate se hacían con el mejor conocimiento de ciencia y para mantener vivo al niño, en el caso de que estuviera vivo".

El abogado de David Serrano, dueño de la finca donde estaba el pozo y único investigado por un presuento delito de homicidio imprudente, presentó este miércoles un informe técnico que apuntaba a los rescatadores como los responsables de la muerte de Julen. En el escrito, presentado en el Juzgado de Instrucción Número 9 de Málaga, señala que los impactos que el menor falleció por los impactos de las herramientas que se emplearon ya que habrían golpeado su cabeza. En concreto, el abogado se refiere a las herramientas que se usaron para romper el tapón de arena que se detectó a los 73 metros.

Ahora en Portada 

Comentarios