Sábado, 15.12.2018 - 15:44 h
Si recibirá la pensión máxima cuando se jubile

Huerta se va tras seis días en el cargo y con una indemnización de 1.500 euros

La Ley de Presupuesto de 1981 estima que recibirá como compensación el 80% del salario correspondiente al tiempo que ha estado en el puesto.

Màxim Huerta rueda de prensa dimisión
Màxim Huerta dimite tras seis días en el cargo.  / EFE

Màxim Huerta abandonó hoy su cargo de ministro de Cultura y Deporte solo seis días después de asumirlo ante Felipe VI y tras conocerse que defraudó a Hacienda más de 218.000 euros. Lo hizo de mutuo acuerdo con el presidente Pedro Sánchez, que fue quien depositó en él su plena confianza y quien pocas horas antes admitía estar tranquilo con las explicaciones de su ministro.

Huerta se marchaba afirmando que es "absolutamente inocente" y admitía que fue aconsejado por su asesor fiscal como tantos artistas o creadores. "Era lo común en la profesión" y "no era ilegal en ese momento" facturar a través de una sociedad limitada, se defendió. Se refirió a "una caza de brujas" por parte del antiguo Gobierno del PP y de "una jauría" que le ha criticado, pero lo cierto es que de desde por la mañana, las críticas a su actuación ha surgido desde todos los ámbitos, incluso desde el Partido Socialista.

El brevísimo espacio de tiempo que ha permanecido Màxim Huerta al frente de Cultura y Deporte apenas le reportará una indemnización de 1.500 euros, según recoge la normativa, y que queda muy lejos del que ha recibido otros ex ministros. Huerta, el responsable de un departamento ministerial más efímero de la democracia, tendrá derecho a una compensación equivalente al 80% del salario del tiempo que ha permanecido en el cargo.

Así, la ley que regula el ejercicio de los altos cargos de la Administración del Estado no contempla la fórmula específica para calcular la indemnización que un ministro debe recibir y se limita a señalar que se cobrará de forma mensual y que tendrá un máximo de dos años (24 mensualidades).

Para llegar al cálculo específico que le corresponde al ministro, tras seis días en el cargo, hay que remontarse a la modificación específica que para ello se realizó, que fue en la Ley de Presupuesto de 1981, que se promulgó hace nada menos que casi 38 años.

En esa normativa se estima que un alto cargo como el de ministro que dimita o haya sido cesado recibe como indemnización el 80% del salario correspondiente al tiempo que ha estado en el puesto, con un máximo de dos años de sueldo. Si aplicamos esos cálculos a Màxim Huerta, la indemnización que le corresponde por seis días de trabajo, sobre un sueldo bruto anual de más de 71.424,12 euros, apenas llega a 1.500 euros.

En el lado de las incompatibilidades, los expertos en Derecho Administrativo consultados señalan que la ley establece que los ministros salientes deben estar dos años sin dedicarse a los temas propios de la cartera que han llevado, pero solo en las áreas o los asuntos en los que alguna vez hayan estampado su firma. En este caso, al ministro Huerta apenas le ha dado tiempo a firmar nada en su escaso tiempo en el Ministerio de Cultura y Deporte, con lo que la incompatibilidad que se le aplica apenas tiene sentido. Es decir, podrá dedicarse a su actividad anterior sin ningún problema.

Pese a todo y aunque su paso por el ministerio haya sido brevísimo, eso no le impedirá cobrar la pensión máxima en su jubilación, algo previsto a para todos los exministros y que no tiene que ver con el tiempo que han pasado en el cargo.

Ahora en Portada 

Comentarios