Lunes, 23.09.2019 - 01:31 h
Cada comunidad diseña su examen

La Selectividad choca con los reinos de Taifas de las CCAA y su distinto baremo

A pesar de las desigualdades entre las pruebas según la autonomía, el acceso a la universidad se lleva a cabo con distrito único.

Fotografía ejercicios Selectividad
   

Los alumnos de Extremadura deberán repetir lo que desde este año se llama Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), la antigua Selectividad, porque la Universidad de Extremadura (UEX) detectó catorce "accesos no autorizados" a su página web que podría haber afectado a la confidencialidad de las pruebas. Filtraciones que no son la única polémica que rodea a tan temida convocatoria. Y es que según denuncian varios alumnos afectados, el diferente nivel de exigencia en las pruebas que plantea cada comunidad autónoma hace que se generen agravios considerables e incluso problemas para acceder a las carreras deseadas de quienes sufren los exámenes más duros.

Como muestra, un botón. Una de las pruebas más controvertidas es Lengua Castellana y Literatura. El examen en Castilla y León cuenta con un análisis y comentario de texto, un análisis sintáctico, otro morfológico y el desarrollo de un tema de literatura. La de Canarias, por su parte, solo se compone de un comentario de texto. Una variación en los niveles de dificultad que provoca indignación en autonomías como Madrid, ya que la nota de corte a la que todos aspiran es la misma.  

Lo más inquietante es que el acceso a la universidad se lleva a cabo con distrito único. Es decir, un estudiante que realiza la Selectividad en Murcia puede estudiar, sin ningún tipo de requisito, en Madrid, Galicia o en Castilla y León. La prueba de la Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU) habilita a los alumnos para estudiar en cualquier comunidad.

Por poner un ejemplo real, si un alumno madrileño que sueña con estudiar Medicina realiza la prueba, según las estadísticas, le será más complicado conseguir la misma nota que un alumno que se presente a esta prueba en otra comunidad como Andalucía o Canarias, donde los exámenes se consideran más fáciles, por tener la temática recortada o por plantear una estructura distinta, menos exigente. Si llega a hacer la prueba en esa otra comunidad, las probabilidades de que entre en Medicina son más altas que si se presenta en Madrid.

¿Qué ocurre? Que el madrileño verá como alumnos provenientes de otras CCAA con exámenes "más fáciles" acabarán ocupando la plaza que él no ha logrado. "Por supuesto que hay que competir, pero lo ideal es que todos lo hagamos con las mismas opciones. Sienta muy mal no poder acceder a la facultad que deseas porque otros han sacado mejor nota con menos esfuerzo del que tú has hecho", es una de las protestas.

Funcionamiento de la prueba

El examen, independientemente de la región, se organiza en dos fases: la fase general incluye los exámenes de Lengua Castellana y Literatura, Lengua Extranjera, Historia de España y una asignatura de modalidad, además de un quinto examen en el caso de que el estudiante se presente en una comunidad con lengua cooficial (catalán, vasco o gallego); y la fase específica, que es optativa y consta de un mínimo de dos exámenes y un máximo de cuatro e incluye las asignaturas de modalidad cursadas durante el segundo curso de Bachillerato. 

Por tanto, las asignaturas son las mismas pero varían los enunciados y las preguntas, algo que pueden influir en los niveles de dificultad y que genera una gran polémica, pues entran en juego cuestiones subjetivas, como las aptitudes de cada alumno, los contenidos más trabajados en clase o las preferencias de cada consejería autonómica. "Es lógico que venga gente de otra Comunidad a Madrid, pero siempre que se haya ganado la nota de corte de forma justa y sin ventajas. Al final, en mi clase de primero de Medicina no hay casi nadie de Madrid, y eso es muy chocante", señala una estudiante que se presentó a la Selectividad el año pasado y denunció la misma discriminación que ahora se produce. 

Canarias, Andalucía, Extremadura... ¿más fácil?

El informe PISA, una prueba internacional que mide competencias en Ciencias, Matemáticas y Comprensión lectora, evalúa a los alumnos de 15 años y pone a Andalucía, Extremadura y Canarias con las peores notas y Castilla y León, Navarra y Galicia las mejores. Tan solo un par de años después de que realicen esta prueba, los mismos alumnos se presentan a Selectividad pero las estadísticas muestran que, en los últimos tres años, Canarias ha obtenido los promedios más altos junto con Extremadura. En cambio, entre las peores situadas están  Castilla y León, Navarra, Galicia. Han cambiado las tornas y nadie se lo explica.

¿Una Selectividad única para toda España?

Fue el exministro de Educación, Cultura y Deporte José Ignacio Wert planteó esta idea: una única prueba de Selectividad para todos los alumnos españoles con los mismos contenidos, el mismo día y a la misma hora. Nunca llegó a conseguirlo. Al contrario, la actual ministra de Educación recién nombrada apuesta por la diferenciación autonómica en temas de Educación, si bien sobre este tema todavía no se ha pronunciado.

Los estudiantes que quieren acceder a las carreras con notas de corte más elevadas han presentado quejas en este sentido. Sin embargo, homogeneizar la Selectividad tiene inconvenientes como que dejarían a un lado la diversidad cultural y lingüística de algunas comunidades. 

En caso de que hubiese un único examen eso no supondría ninguna polémica, pero el Real Decreto 412/2014, de 6 de junio, por el que se establece la normativa básica de los procedimientos de admisión a las enseñanzas universitarias oficiales de Grado, establece que "en el ámbito de sus competencias, las Administraciones educativas podrán coordinar los procedimientos de acceso a las Universidades de su territorio". Esa norma avala la realización de diferentes exámenes en cada lugar. 

Ahora en Portada 

Comentarios