Lunes, 16.12.2019 - 09:49 h
Durante los 46 días hasta el 10N

Los diputados seguirán cobrando sin trabajar tras la disolución de las Cortes

137 congresistas seguirán en el Congreso en la Comisión Permanente o como suplentes.  La indemnización es voluntaria y se reclama de forma individual.

Fotografía de una bancada de diputados en el Congreso.
El interés por las nuevas elecciones será más bajo que el anterior. / EFE.

Un total de 213 diputados, los que dejan de serlo cuando este martes se disuelva el Parlamento por la repetición electoral, podrán percibir si lo solicitan la llamada indemnización "de transición" que aprobará la Mesa del Congreso este lunes y que equivale a la retribución de 46 días de trabajo, los que van desde el miércoles (cuando se publique el decreto de disolución) hasta la víspera de los comicios, y se abonará en un solo pago.

Según explicaron fuentes parlamentarias, esa indemnización estará sujeta a tributación y tiene que ser reclamada por cada diputado de forma individual y expresa dentro de los quince siguientes a la publicación del citado decreto de disolución.

De esa indemnización quedan excluidos los miembros de la Diputación Permanente, tanto titulares como suplentes, que seguirán teniendo todas sus prerrogativas intactas, incluida la retribución, hasta la constitución de la nueva Cámara resultante de las elecciones del 10-N, que ha de formarse, como tope, el 5 de diciembre.

En total, hay 69 titulares en la Diputación Permanente y otros 68 suplentes, por lo que son 213 parlamentarios los que pueden acogerse a esta medida. Podrán optar a esta indemnización siempre que no reciban ninguna otra retribución pública o privada. Las fuentes consultadas justificaron este pago indicando que los parlamentarios que repitan en las listas no tienen derecho a prestación por desempleo y tienen que recibir algún ingreso mientras realizan la campaña electoral.

La cuantía de la indemnización se calculará de forma individual en cada caso a partir de la retribución percibida por los diputados en función de sus responsabilidades, desde las más bajas en el caso de los parlamentarios "de base" hasta las más altas en el caso de los miembros de la Mesa del Congreso y los portavoces de grupos parlamentarios.

Los diputados que resulten elegidos en las elecciones del 10 de noviembre comenzarán a cobrar su retribución una vez que tomen posesión de su escaño en la sesión constitutiva, pero lo harán de forma retroactiva desde el día de las elecciones.

Según las fuentes consultadas por esta agencia, los parlamentarios que así lo deseen tendrán que mandar un escrito certificando que no tienen otro tipo de ingresos y recibirán la cuantía que les corresponda tras una gestión que podría dilatarse más de un mes.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING