Martes, 14.08.2018 - 19:15 h
Agresión en las inmediaciones del Wanda Metropolitano

Los dueños del bar donde apuñalaron al joven atlético intentaron borrar pruebas

La Policía 'pilló' a los encargados del local 'El Rifle' limpiando la sangre del suelo con productos de limpieza. Tampoco avisaron a los sanitarios.

Miembros del Samur y de la Policia Nacional en las cercanías del estadio Wanda Metropolitano

De nuevo los seguidores más radicales han vuelto a mancillar la imagen del fútbol. La noche del miércoles, antes de dar comienzo el encuentro de Copa del Rey entre el Atlético de Madrid y el Sevilla en el Wanda Metropolitano, un aficionado rojiblanco de 22 años fue apuñalado en las inmediaciones del estadio madrileño. El presunto agresor fue detenido durante la madrugada. Se trata de Ignacio Racionero, un viejo conocido de la Policía por su relación con la muerte del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta en 1998 y los incidentes protagonizados como miembro del grupo ultra 'Bastión 1903'.

Según ha podido saber este periódico, la agresión no se produjo en plena calle, sino dentro del bar El Rifle, uno de los locales del madrileño barrio de San Blas donde los aficionados del Atlético se reúnen tanto en la previa de los partidos como en el 'tercer tiempo' por su proximidad al Wanda. Según han confirmado fuentes policiales a este diario, el joven, tras recibir tres puñaladas, salió inmediatamente del bar por su propio pie y se dirigió hacia la estación de metro de Las Musas, a escasos 100 metros, donde se encontraban varios agentes uniformados. Herido, les pidió ayuda: "Me han apuñalado".

La Policía inició la búsqueda del agresor pero al entrar en el bar El Rifle lo que encontró fue a los encargados afanados en limpiar los restos de sangre del suelo con productos de limpieza. En lugar de llamar a los servicios de emergencia para solicitar ayuda o avisar a la propia Policía para denunciar los hechos se dedicaron a eliminar los restos de la pelea que allí había tenido lugar. De hecho, negaron a los agentes que el apuñalamiento hubiera ocurrido en el local. Ahora será el juez quien puede decidir investigar a los implicados por un posible delito de encubrimiento, comentan las fuentes.


Los propios vecinos comprobaron cómo el rastro de sangre iba desde el bar hasta la citada estación de Metro: "Había sangre por todas partes".

El Rifle es uno de los locales que más se han visto beneficiados con el traslado del club rojiblanco del Manzanares al barrio de San Blas. Su clientela, al igual que la de sus vecinos, se ha incrementado notablemente al convertirse en uno de los puntos de encuentro de la afición colchonera.

El herido vestía una camiseta del Atlético de Madrid y según las fuentes consultadas mantuvo una discusión con el agresor. No fue, por tanto, una reyerta multitudinaria. Presuntamente Racionero, de 40 años, se acercó al joven por detrás y le asestó varias puñaladas. Tras ser atendido por los efectivos del Samur de tres heridas en muslo, brazo y espalda, la última de carácter grave, fue trasladado al Hospital de La Paz donde fue operado. Su vida no corre peligro.

Los dueños del bar donde apuñalaron al joven atlético intentaron borrar pruebas

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios