Jueves, 21.11.2019 - 04:30 h

Muere un joven en Madrid al caerle parte de un balcón encima

  • El joven de 28 que resultó ayer herido muy grave al caerle encima parte del recubrimiento de un balcón que se desprendió de un edificio, en el barrio madrileño de Argüelles, ha fallecido en el Hospital Gregorio Marañón, donde ingresó anoche inconsciente.
  • La víctiam estaba junto a un amigo en la terraza de un bar en Argüelles cuando se derrumbó parte del balcón.
Fallece uno de los jóvenes a los que les cayó parte de un balcón en Madrid

El joven de 28 que resultó ayer herido muy grave al caerle encima parte del recubrimiento de un balcón que se desprendió de un edificio, en el barrio madrileño de Argüelles, ha fallecido en el Hospital Gregorio Marañón, donde ingresó anoche inconsciente, han informado a Efe fuentes del centro hospitalario.

La víctima se encontraba con otro joven, de 27 años, y ambos estaban sentados en la terraza de un bar en el madrileño barrio de Argüelles, cuando alrededor de las 20,00 horas, les cayó encima parte del recubrimiento de un balcón de una vivienda situada en la octava planta del número 2 de la calle Rodríguez San Pedro.

A raíz del desprendimiento, los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid estuvieron trabajando en el inmueble, un edificio de oficinas en el que no residen vecinos, para sanear el balcón y esta mañana se han desplazado allí para hacer "un reconocimiento", según ha indicado a EFE el portero de la finca.

El inmueble había pasado las dos últimas Inspecciones Técnicas de Edificios(ITE), correspondientes a los años 2001 y 2011, con resultado favorable, según ha indicado a Efe fuentes del área de Urbanismo y vivienda del Ayuntamiento de Madrid.

Han precisado además que las ITE han sido visadas por un "agente externo", contratado por la comunidad de propietarios, tras haber realizado las correspondientes comprobaciones en el inmueble.

El Ayuntamiento de Madrid no ha intervenido en esas inspecciones, de acuerdo con la normativa vigente, al resultar positivas, indicaron las mismas fuentes municipales.

El desprendimiento del balcón provocó heridas leves al joven de 27 años, mientras su compañero sufrió un traumatismo craneoencefálico severo abierto y quedó inconsciente.

Según fuentes de Emergencias de Madrid, a su llegada al lugar del desprendimiento, cuyas causas se desconocen por el momento, los efectivos del SAMUR-Protección Civil atendieron al joven de 28 años que fue intubado y trasladado muy grave al hospital Gregorio Marañón, donde finalmente ha fallecido.

El otro joven sufrió una fractura abierta de la mano izquierda y fue trasladado en estado leve al Hospital Clínico.Los inquilinos de edificio del balcón desprendido no advirtieron daños ni peligro

Varios inquilinos del edificio del barrio madrileño de Argüelles donde el desprendimientode parte de un balcón ha causado la muerte de un joven de 28 años y heridas leves a otro compañero de 27 han indicado que no advirtieron daños en el inmueble ni ningún tipo de peligro en el edificio.

En declaraciones a Efe, Loli, una de las propietarias de una oficina situada en la primera planta del edificio, en el que no residen vecinos, ha explicado que no había "indicios" de que el balcón estuviese en mal estado y ha añadido que va a pedir explicaciones de lo ocurrido.

"Nunca pienso que esté en mal estado hasta que pasa algo así", ha relatado Loli, quien ha asegurado que "todas las terrazas están en el mismo estado que la que cayó". "Hace dos meses que estoy aquí y nunca piensas que se puede venir abajo", ha agregado.

La mujer ha explicado que, por lo que ella sabe, nunca ha habido "ningún problema" en el inmueble, el número 2 de la calle Rodríguez San Pedro: "Si miras la fachada ves que todo está en su sitio".

Tras lo ocurrido, a los ocupantes les gustaría saber qué medidas se van a tomar, según ha dicho: "Trabajamos aquí doce horas al día y paseamos por esta calle muchas horas al día. Nos sentamos aquí a tomar algo. Siempre queda esa intranquilidad".

Uno de los propietarios del bar que ocupa el bajo de este edificio ha indicado a Efe que los jóvenes ocupaban la última mesa de la terraza y que, tras pedir la cuenta, un pedazo de revestimiento se desprendió y les cayó encima.

Según su relato, la camarera tuvo un "ataque de pánico" al ver que uno de los chicos tenía la "cabeza abierta", por lo que corrió a por una toalla y llamó a la policía.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING