Domingo, 29.03.2020 - 08:52 h

PSC elige mañana en primarias a su líder para la alcaldía de Barcelona

Cinco candidatos se disputan mañana las primarias del PSC de Barcelona, unos comicios abiertos a toda la ciudadanía que buscan preparar el terreno para recuperar la alcaldía barcelonesa, símbolo del socialismo, y espolear a un partido tambaleado por el debate soberanista catalán.

Barcelona, 28 mar.- Cinco candidatos se disputan mañana las primarias del PSC de Barcelona, unos comicios abiertos a toda la ciudadanía que buscan preparar el terreno para recuperar la alcaldía barcelonesa, símbolo del socialismo, y espolear a un partido tambaleado por el debate soberanista catalán.

El exdiputado y exportavoz del PSC, Jaume Collboni, parte con el cartel de favorito en unos comicios a los que también concurren el actual líder del grupo municipal socialista, Jordi Martí; la diputada Rocío Martínez-Sampere; la exparlamentaria Laia Bonet y la concejala Carmen Andrés.

En la votación de mañana, pionera en Cataluña y para la que se distribuirán treinta puntos de votación por toda la ciudad y 150 personas de la organización, ganará quien obtenga mayoría absoluta o el 40 % de los votos y supere por al menos 10 puntos al segundo.

De lo contrario, una de las singularidades de este proceso comparado con otras primarias socialistas es que está prevista una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, que pasarían de nuevo por las urnas el 5 de abril, un supuesto que, según las previsiones, parece el más probable.

Los barceloneses mayores de 16 años y los inmigrantes con más de dos años de residencia en la ciudad que deseen participar deberán pagar un euro para poder votar, así como firmar un compromiso con los valores y principios progresistas del PSC, un registro que se podrá hacer inmediatamente antes de la votación.

Esta es otra diferencia del reglamento de primarias del PSC respecto del aprobado por el PSOE, ya que este último exige a los electores haberse inscrito en un censo previo.

Aunque la organización evita hacer previsiones de participación, se confía en poder superar los 4.200 votos de las primarias de hace tres años entre Jordi Hereu y Montserrat Tura, en las que solo pudieron votar militantes y simpatizantes.

El hecho de que se enfrenten cinco personas del mismo partido hizo que los pasos iniciales de la campaña, que ha tenido hasta cinco debates en medios de comunicación, tuvieran poca confrontación mutua y se centraran en las críticas a la gestión del alcalde Xavier Trias (CiU) y a analizar los problemas que afectan a la ciudad.

Pero con el paso de los días, la entrada en escena del conflicto soberanista catalán y el debate sobre el rumbo actual del partido ha elevado el tono en ciertos momentos, especialmente entre Jordi Martí, miembro de las corrientes críticas, y Jaume Collboni, al que muchos cuelgan el cartel de candidato más cercano a la dirección.

El golpe de efecto inicial lo dio el propio Collboni, anunciando su renuncia como diputado justo en el inicio de la campaña, mientras que Martí, firme partidario del derecho a decidir, se erigió en protagonista cuando sectores independentistas promovieron una campaña por Twitter pidiendo el voto a su favor.

Si en algo han coincidido todos los aspirantes es que el PSC debe volver a liderar una mayoría progresista en la ciudad que era su bastión tradicional, sobre todo para hacer frente a las crecientes desigualdades derivadas de la crisis entre los distintos barrios pero también de cara a la recuperación de un partido en horas bajas.

Pero, en este escenario, cada uno ha tratado de marcar su perfil: Collboni, reconocido homosexual, reivindica la Barcelona de los derechos y la diversidad; Martí quiere dotarla de instrumentos de "capital de Estado" y ha cargado duramente contra Pere Navarro; Bonet se posiciona como la "suma entre dentro y fuera", mientras que Martínez-Sampere, que destaca que Barcelona necesita ya una visión femenina, apuesta por la "síntesis"; Andrés aporta la visión más local, con un amplio apoyo en Nou Barris, del que es concejala.

Pero las primarias no han estado exentas de polémica, sobre todo con el militante Manel Fernández como protagonista, después de no lograr superar la verificación de avales.

Además de lanzar duros insultos a los demás rivales tras caer del proceso ("Barcelona necesita un ayuntamiento con unos socialistas, unos alcaldes y unos concejales con pelotas, no cuatro maricones", dijo), posteriormente presentó una demanda judicial contra el PSC por supuestas irregularidades en los comicios, denuncia que finalmente retiró.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING