Domingo, 15.09.2019 - 03:06 h
Representa un 14% del total

Uno de cada 7 jefes no ascendería a una mujer que pueda quedarse embarazada

Un estudio demuestra que los hombres son más reacios que las mujeres a promocionar a un empleado que pueda tener un hijo en el futuro.

Una mujer embarazada, embarazo, maternidad, estética postparto
Uno de cada 8 jefes no ascendería a una mujer que pueda quedarse embarazada.

¿Eres mujer y consideras la posibilidad de tener un hijo en el futuro? Pues, por descabellado que parezca en pleno siglo XXI, deberías evitar compartir esa información con tu empresa, ya que un reciente estudio señala que uno de cada ocho empleadores se muestra reacio a contratar a una mujer que pueda quedarse embarazada... Como si ser mujer y estar en edad fértil fuese un hándicap como no tener experiencia o no saber inglés.

Según una nueva encuesta de YouGov para Young Women’s Trust, de los 800 directivos de recursos humanos (encargados de la toma de decisiones de contratación en sus empresas) a los que se preguntó, una minoría significativa (solo el 12%) no estaba seguro de contratar mujeres que pudieran tener hijos en el futuro, a pesar de que es ilegal descartar a un candidato a un empleo solo por su condición de mujer. Por sexos, los hombres tienden más a discriminar (el 14%) que las mujeres (10%), aunque no deja de ser sorprendente la similitud de los porcentajes.

A pesar de la magnitud del problema, se trata de un porcentaje menor de hombres que descartaría a una mujer que pueda tener hijos. El 14% de 2019 es ligeramente menor que el 16% de 2018 y que el 18% de 2017. Paradójicamente, en ese mismo período, la reticencia entre las empleadoras a contratar a otras mujeres se ha mantenido constante en alrededor del 10%.

Paralelamente uno de cada siete directivos de recursos humanos (el 14%) aseguraba que la organización en la que trabajan sí tiene en cuenta si una mujer está embarazada o si tiene hijos a la hora de decidir si promocionarla en la empresa, lo que es ilegal tanto en la legislación estadounidense como en la española. Eso sí, esta cifra también representa un cierto progreso, en comparación con el 22% de 2018 y el 25% en 2017.

A esta 'fobia' a las embarazadas hay que sumar el hecho de que, a pesar de que el acoso sexual a mujeres se ha reducido desde el movimiento #MeToo, el 60% de los jefes siguen teniendo miedo de reunirse a solas con sus empleadas, más del doble que hace un año. Son algunas de las conclusiones de la encuesta a 9.000 personas en EEUU elaborada por Survey Monkey y LeanIn.org (la organización cofundada por Sheryl Sandberg, directora de Operaciones de Facebook) y recogidas en este artículo de 'Business Insider'.

En concreto, el 60% de los gerentes que son hombres aseguran que se sienten incómodos al ejercer como mentores, tener reuniones a solas o, incluso, socializar con mujeres. El problema es que hace un año, en la misma encuesta solo un 28% de los hombres declaraba tener algún tipo de miedo al relacionarse con el otro sexo. Un repunte que podría tener mucho que ver con la respuesta al #MeToo de algunos sectores sociales o partidos como Vox, que tienden minimizar la gravedad y la credibilidad de las víctimas de acoso.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios