Berkshire Hathaway

Buffett le encuentra salida a su montaña de dinero: reinvertir en su propia firma

El afamado inversor ha decidido que flexibilizará el proceso de recompras de acciones de su compañía debido a la gran cantidad de efectivo que posee.

Fotografía Warren Buffet para portada
Warren Buffett, presidente de Berkshire Hathaway. / EFE

El gigante Berkshire Hathaway, dirigido por el inversor más reconocido del mundo, Warren Buffett, ha decidido otorgar mayor flexibilidad a las operaciones de recompra de acciones. La decisión, tomada en conjunto con su número dos Charlie Munger, abre realmente la opción de reinvertir en la propia empresa, para dar salida a la gran cantidad de efectivo que ha ido atesorando en los últimos meses.

Hasta ahora, la opción de que la propia Berkshire iniciara un proceso de recompra de acciones estaba abierta, pero era muy residual. De hecho, solo se había producido una vez, fue en 2012, en plena caída del mercado por un valor de 1.000 millones. Una cifra muy pequeña en relación con los más de 500.000 millones con los que cotiza. La única posibilidad residía en que la firma cayese por debajo del 120% de su valor en libros, esto es, capitalización dividido entre fondos propios. En la actualidad, dicho ratio se mueve más entre el 140 y el 150%, más cerca del segundo escenario, por lo que era prácticamente imposible hacerlo.

La nueva decisión adoptada por Buffett y Munger es un hito importante debido a dos razones principalmente: la primera, es que la compañía tiene verdaderos problemas para dar salida a todo el volumen de efectivo que posee en caja. De hecho, entre el segundo trimestre de 2017 y el primero de 2018 ha duplicado la cifra. Por otro, la ingente cantidad de efectivo, e instrumentos a corto plazo, que atesora en volumen. Las últimas cifras avisan de cerca de 100.000 millones de dólares, entre caja e instrumentos de efectivo, -una cifra con la que se podría comprar toda la banca española, salvo Banco Santander-. Además, dicho volumen representa un 20% del total de acciones en circulación de la compañía, por lo que tendría un impacto potencial muy grande.

La recompra de acciones en el disparadero

La idea de la recompra de acciones es un tema muy recurrente en el mercado americano y ha alimentado un gran número de polémicas. La discusión ha abierto dos frentes bien posicionados en Wall Street, y por extensión al resto de mercados: entre los que están a favor y aquellos que están en contra.

Los primeros, entre los que se incluye el propio Buffett, creen que un mercado que existe recompras de acciones es más eficiente. Entre las razones que esgrimen los inversores es que al ser los propios directivos los que orquestan la recompras, ofrecen una visión de más calidad, al conocer por dentro el desempeño de la empresa. Siempre será mucho más eficiente y de calidad la inversión que haga un propio directivo que conoce la compañía, que un gestor externo. Además, sirven de corrección para ciertos inversores autómatas, como los 'bots' que se han hecho famosos por para las perdidas, a través de las órdenes ‘Stop Loss’. Dichas caídas artificiales siempre han sido una oportunidad importante para los inversores que buscan el ‘value’, como el propio Buffett.

En el lado contrario, aparecen aquellos inversores que piensan que la recompra de acciones tiene efectos negativos sobre el mercado. La principal razón es que cuando se producen muchas compras, también puede distorsionar el mercado, ya que se produce una manipulación del valor de la acción al alza. Además, existe otro peligro y es que muchos directivos tienen parte de sus retribuciones ligadas al crecimiento de las acciones. Ese hecho, puede provocar que la recompra sea utilizada maliciosamente para lograr dichos bonus de manera artificial.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios