La rentabilidad, en mínimos de 2016

El inversor huye al bono alemán para refugiarse de los malos augurios de la UE

Los inversores buscan refugio ante el temor a que el frenazo de la economía europea se acelere 

El inversor huye al bono alemán en busca de refugio por las peores perspectivas de la UE

Los inversores europeos ya han puesto sus barbas a remojar ante el temor al pinchazo económico. La Comisión Europea ha empeorado de forma notable sus perspectivas económicas para la zona euro, al recortar hasta seis décimas el avance previsto este año al 1,3%. Además ha reducido sus estimaciones para el conjunto de la UE en cuatro décimas al 1,5%. Con la locomotora alemana gripada y la entrada de Italia en recesión técnica, el frenazo del Viejo Continente se confirma y está provocando un movimiento frenético en el mercado de deuda.

Los inversores están comprando con fuerza deuda alemana, que se considera tradicionalmente como el activo más seguro en los tiempos en que vienen mal dadas, puesto que se da por hecho que Alemania no va a incurrir en un impago. El movimiento es tan fuerte que la rentabilidad del Bund, bono alemán a diez años y referencia europea, se hunde más del 26% hasta el 0,12%, y marca mínimos de 2016. Apenas ofrece rentabilidad puesto que se trata de un activo seguro.

En el caso de la deuda, el comportamiento de la rentabilidad siempre es inverso al del precio: ante el temor a una crisis, el inversor prefiere pagar más para asegurar su dinero y renuncia, al mismo tiempo, a obtener una mayor rentabilidad. Por eso compra deuda germana y vende o huye de la de otros países cuya situación es más delicada.

Así, y mientras la rentabilidad del Bund cae en picado, la de la deuda italiana a 10 años, por ejemplo, sube cerca del 3% hasta el 2,91%, puesto que el mercado considera que el país transalpino puede tener más dificultades a la hora de afrontar los pagos con sus acreedores, ahora que vuelve a estar en recesión. Esto eleva la prima de riesgo del país (la diferencia entre el rendimiento de su bono a 10 años y el de Alemania) hasta los 279 puntos básicos.  

En el caso de la prima de riesgo española, sube hasta los 112,90 puntos básicos, pero lo hace fundamentalmente por el fuerte movimiento a la baja del Bund, puesto que su rentabilidad cae ligeramente: un 0,48% hasta el 1,255. 

La renta variable también sufre

No es de extrañar que, ante este panorama y ya dentro de la renta variable, los valores más castigados sean los más cíclicos, los que están más ligados al consumo como el sector del automóvil, o la banca. Daimler ha perdido un 4,95% en el Euro Stoxx 50 y es la firma que lidera las caídas junto a Société Générale, la entidad francesa que ha batido las expectativas del mercado en el conjunto de 2018 en cuanto a resultados, pero que ha empeorado sus previsiones de cara al actual ejercicio. Caen también Volkswagen, BMW y Deutsche Post por encima del 3%.

Ahora en Portada 

Comentarios