Alrededor del 0,75%

España paga un interés histórico por su bono a 10 años con Italia en plena crisis 

Bruselas mantiene su intención de multar a Roma con 3.500 millones de euros (el 0,2% del PIB italiano) si no se atiene a la disciplina fiscal

¿Qué es la prima de riesgo y cómo nos afecta?
¿Qué es la prima de riesgo y cómo nos afecta?

El mercado de deuda europeo se encuentra algo convulso últimamente, aunque no todo son malas noticias. Ni mucho menos. Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y su posible impacto en la economía mundial; el eterno Brexit o el nuevo órdago fiscal de Italia a la Comisión Europea a cuenta de su déficit; así como el temor a un frenazo económico, han llevado a los inversores a tratar de ponerse a cubierto comprando deuda soberana de los países que aportan un mayor nivel de confianza y seguridad, como Alemania... y ahora también de España. Esto permite a la prima de riesgo de nuestro país reducirse al filo de los 90 puntos básicos y al bono de referencia nacional, explorar nuevos mínimos históricos. ¿Qué implican estos niveles y por qué son importantes?

En el mercado de deuda, la rentabilidad se mueve de forma inversa al precio. Esto implica que cuando los inversores recelan de un país porque su situación les genera dudas y venden su deuda, el precio cae. La deuda es más barata pero el interés o rentabilidad que el mercado exige por ella es mayor precisamente por esa desconfianza. Y lo contrario sucede cuando los inversores compran deuda de un país que consideran más estable para refugiarse en momentos de mayor tensión o incertidumbre.

En Europa se considera que la deuda más fiable es la alemana, por eso se toma como referencia para calcular la prima de riesgo, que no es más que el diferencial entre el bono a diez años de un país y el 'Bund' o bono a diez años alemán. La prima es un sobrecoste que los inversores exigen a un país determinado por adquirir sus bonos, por lo que cuanto mejor sea su situación y más estable se considere, más baja será su prima.  

En concreto, la prima de riesgo española se ha reducido al filo de los 90 puntos básicos en una señal clara de confianza del mercado en nuestro país (una tendencia a la baja que mantiene desde el pasado mes de noviembre). El interés del bono a diez años español ha llegado a marcar un nuevo mínimo histórico en el 0,72% en términos intradía a lo largo de las últimas horas.

Mientras, la italiana ronda los 280 puntos básicos a raíz de los rifirrafes entre el Gobierno de coalición de la extrema derecha de la Liga Norte y los populistas del Movimiento 5 Estrellas de un lado, y las autoridades comunitarias, de otro. En opinión de José Manuel Pazos, socio director de la consultora financiera Omega IGF no parece que Italia vaya a dar marcha atrás en sus pretensiones y muy probablemente intentará mantenerse firme en sus objetivos, haciendo el menor ruido posible. Sobre todo, ahora que Bruselas ha dejado claro que si no regresa a la senda de la estabilidad presupuestaria se enfrentará a una multa de 3.500 millones de euros, el equivalente al 0,2% de su PIB.

Un país en esta situación y con un nivel de pasivo en circulación como Italia (desde Link Securities recuerdan que podría alcanzar el 135% de su PIB en dos años de acuerdo con los cálculos de los analistas) solo puede ver cómo toda la deuda nueva que emite se va encareciendo cada vez más si no hay un fuerte comprador detrás como lo estaba siendo hasta hace poco el Banco Central Europeo (BCE) con su programa de estímulo, añade Pazos. Ahora además el país puede echar más leña al fuego de su crisis política si, como asegura Bloomberg, el viceprimer ministro Matteo Salvini amenaza con romper la coalición de gobierno con los populistas de Luigi di Maio.

Los analistas consultados consideran que este nivel aún no muestra una tensión preocupante. Eduardo Bolinches, analista colaborador del broker ActivTrades fija ese nivel de tensión alrededor de los 305 ó 310 puntos básicos que la prima transalpina tocó en el último trimestre del año pasado, cuando su gobierno desafió a Bruselas al incluir en los presupuestos para este año unos objetivos de déficit y deuda superiores a los comprometidos con sus socios.  Entonces, su bono a diez años llegó a superar el 3,6% de rentabilidad.

Si lo ponemos en perspectiva, se trata de un nivel muy elevado, pero no tanto, sobre todo si pensamos en que justo antes del rescate a Portugal (que el país solicitó en abril de 2011) el diferencial entre su bono a 10 años y el alemán llegó a superar los 1.000 puntos básicos. Desde ActivTrades ven ahora un suelo en el 2,5% en la rentabilidad del bono a diez años italiano que implica que empieza a agotarse la complacencia de los inversores con el Gobierno de Roma y sus vaivenes políticos. 

el dato

¿Qué implica una prima de riesgo baja?

Si la prima de riesgo de un país es baja, el Estado tiene que reservar menos dinero de sus presupuestos anuales para pagar los intereses de la deuda. Si bajan los costes de financiación para un país, también lo hacen para sus empresas (si los inversores confían en la deuda de nuestro país, también lo hacen en la de las empresas). Y si estas empresas les cuesta menos financiarse no repercuten los costes extra en sus productos y servicios e incluso pueden plantearse generar más empleo. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios