Viernes, 20.09.2019 - 00:16 h
Murieron 29 personas

¿Cambiará algo en Estados Unidos tras las matanzas en El Paso y Dayton?

Trump condenó los actos de violencia del pasado fin de semana, pero se desconoce hasta dónde llegarán las acciones para mejorar la situación.

Trump dice que las deportaciones son un "éxito"
El líder ha condenado los actos terroristas dos días despues de que ocurrieran. / EP

Donald Trump reaccionó ante las críticas con un discurso tras las dos masacres del fin de semana, en las que murieron 29 personas. Declaró ante los medios en la Casa Blanca diciendo que se "debe condenar el supremacismo blanco y calificó ambos tiroteos como un "crimen contra la humanidad". 

El presidente de los Estados Unidos ha pedido que se castigue con la pena de muerte a los dos perpetradores y ha culpado a los medios de comunicación por la actual situación del país. Sin embargo, ahora la cuestión será ver si este nuevo y más fuerte discurso del mandatario cambiará algo o la situación seguirá igual. En un artículo, la BBC enumera cinco caminos que podrían ser parte de la solución ante esta problemática violenta en el país norteamericano, si estos son abordados correctamente. 

La violencia supremacista, una amenaza real

Los recientes tiroteos en Estados Unidos han estado motivados por una variedad de causas, y en algunos esta es incierta, como en la masacre de Las Vegas, en las que una persona disparó a los asistentes a un concierto y mató a 58 personas. Sin embargo, el tiroteo de este fin de semana en El Paso el perpetrador actuó bajo una intención clara. 

Patrick Crusius condujo ocho horas para atacar en la ciudad fronteriza con México, en un centro comercial frecuentado por latinoamericanos.  Las autoridades, afirma el medio británico, "están tratando el caso como un episodio de terrorismo doméstico". 

Los estadounidenses vieron de primera mano cómo alguien puede cometer un acto de violencia de este tipo contra personas inocentes motivado por motivos de identidad nacional, seguridad fronteriza e imigración. Esto abre un nuevo debate sobre el peligro que implica que hayan extremistas de este tipo en el país, y cómo detenerlos. Si este debate cobra importancia nacional y se crea con "consenso" en el que se acuerde que esto es una amenaza para la seguridad nacional, ahora será necesario preguntarse cómo se aborda y qué soluciones existen. 

La retórica política 

Los demócratas han criticado el discurso de Donald Trump de "inspirar a un supremacista blanco a asesinar", remarca la BBC. Comentarios como "la invasión de imigrantes indocumentados" y su critica constante hacia este grupo podrían haber incitado a este tipo de violencia. A esto se le puede añadir la falta de respuesta y de condena por parte del Partido Republicano ante estos tiroteos, que alarma a la oposición y a la opinión pública de Estados Unidos. 

Como consecuencia, en las próximas elecciones se podría ver a más candidatos a los cargos del Gobierno abordar el tema y plantear soluciones más contundentes que en 2016, en especial a los candidatos Demócratas. 

En el Congreso, un paso más cerca

Cuando los demócratas obtuvieron mayoría en la Cámara de los Representantes la situación política del país cambió. Por primera vez en 25 años se aprobaron nuevas regulaciones para la adquisición y el uso de armas de fuego, que aunque insuficientes, empiezan a generar un cambio. 

Ahora la presión está en el Senado, tras estas dos masacres en menos de 48 horas, tendrán que abordar el tema, algo que hasta ahora se han denegado a hacer, afirma Anthony Zurcher en el mismo artículo. Aunque los Republicanos tienen mayoría y pueden bloquear cualquier legislación, ahora se enfrentan a un panorama más exigente que antes

La NRA ya no tiene el mismo poder

La Asociación Nacional del Rifle, que representa tanto a portadores de armas como a los fabricantes de las mismas, perdió 56 millones de dólares en 2017 gracias al declive en las membresías y en las contribuciones. La institución "ya no es la misma que podía frenar las legislaciones", afirma Zurcher. A lo que añade que, aunque es claro que todavía tiene poder y peso político, "las grietas en los cimentos son visibles". 

Y, sin embargo, puede no haber cambios

"Aunque todos estos motivos pueden hacer que la situación cambie, todavía hay suficientes razones que indican que la situación puede quedarse como está". El periodista británico resalta que el bloqueo en el Senado es "significante" y ahora se encuentra de descanso hasta septiembre,  lo que implica que la presión social no será igual de intensa un mes después de los hechos. Y, a la falta de apoyo en el Congreso habrá que añadirle la del mismo presidente porque su apoyo a cualquier legislación "no está garantizado". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios