Miércoles, 18.10.2017 - 15:23 h

El Estado Islámico intensifica el uso de armas químicas en Irak y Siria

  • Dos organizaciones independientes han constatado que los yihadistas han comenzado a utilizar bombas improvisadas en las que incluyen cloro y otros productos químicos.
  • Los lanzamientos se produjeron en la provincia de Hasakah, en el norte de Siria, y sobre las fuerzas kurdas que protegen la presa de Mosul, en el norte de Irak.
Al menos 34 yihadistas muertos en bombardeos de la coalición cerca de Mosul

El Estado Islámico, la organización terrorista que ha logrado ocupar por la fuerza buena parte de Siria e Irak, ha intensificado su campaña de terror y destrucción con el uso cada vez más frecuente -según diferentes denuncias y fuentes- de agentes químicos contra las fuerzas kurdas y civiles en los dos países que pretende invadir en su totalidad. Durante el verano ya se puso encima de la mesa pruebas que evidencian el uso de este tipo de armas y los experimentos que están realizando los terroristas. Hoy el primer ministro francés, Manuel Valls ha alertado de la posibilidad de que se puedan realizar atentadoscon armas químicas en Francia."La macabra imaginación de los cerebros terroristas es ilimitada y yo no puedo descatar nada", ha manifestado en el Parlamento.

Dos organizaciones independientes realizaron una exhaustiva investigación, cuyos resultados recoge la web de CNN, que constanta que los yihadistas han comenzado a utilizar bombas y artefactos explosivos improvisados para incluir el cloro y otros productos químicos.

Conflict Armament Research (CAR) y Sahan Research, los dos grupos que investigan el uso de nuevas armas por parte del 'EI' tienen sede en Reino Unido y han enviado sus equipos para investigar las denuncias de que los yihadistas han utilizado municiones químicas en al menos tres ocasiones el mes pasado.

Dos de los incidentes ocurrieron en la provincia de Hasakah en el norte de Siria, donde los terroristas se enfrentan con las Unidades de Protección Popular kurdas. El tercer suceso se produjo cuando un mortero de 120 mm aterrizó cerca de las posiciones kurdas en la presa de Mosul, en el norte de Irak. El artefacto no llegó a explotar.

Conflict Armament Research señaló que era la primera vez -documentada- en la que el Estado Islámico utiliza un proyectil con agentes químicos con contra las fuerzas kurdas y objetivos civiles.Las pruebas encontradas

James Bevan, director ejecutivo del CAR, señaló que los investigadores de su organización acudieron a la escena del ataque de la presa de Mosul una semana después de que ocurriera. Incluso entonces, advirtió, la fuga de líquido de color amarillo oscuro y con un potente olor del mortero era evidente.

"El equipo de investigación también experimentó dolores de cabeza y náuseas cuando en las proximidades de proyectil", dijo Bevan, unos síntomas similares a la exposición al cloro, un componente utilizado en las armas químicas.

Según recoge CNN, el dispositivo fue enviado para su análisis posterior por el Gobierno regional kurdo. Un alto funcionario del Consejo de Seguridad, dijo a CNN que esperaba que confirmar que el dispositivo contenía cloro. El funcionario dijo que había habido varios casos en los que el Estado Islámico había utilizado cloro contra unidades peshmerga kurdos, y las tácticas del grupo terrorista fueron evolucionando.

CAR y Sahan investigación también investigaron las municiones que cayeron en el norte de Siria - Tel Brak y Hasakah. Bevan dijo que las fuerzas del Estado Islámico había "disparado una serie de proyectiles sobre una unidad kurda" el 28 de junio. Los afectados sufrieron "pérdida de concentración, de la conciencia y dolor de cintura, dando como resultado, parálisis temporal localizada", además de otros problemas.

Nueve días más tarde, cuando los investigadores examinaron fragmentos de municiones en Tel Brak, que estaban cubiertas de un residuo químico que todavía tenía un olor picante y que causó fuertes irritaciones en la garganta y los ojos. En un hospital de Qamishli, varios de los combatientes afectados dieron positivo para PH3, un químico basado en fosfina utilizado como insecticida o compuesto fumigar.

En el mismo día que el ataque de Tel Brak, un hogar en Hasakah fue alcanzado por un cohete que contenía un líquido químico cuyo residuo era de color verde oliva oscuro. El proyectil había sido lanzado desdee un pueblo a unos cuatro kilómetros de distancia, que estaba entonces bajo el control del Estado Islámico.

Todo uso de productos químicos tóxicos como armas constituye el uso de armas químicas que está prohibido por la Convención de Armas Químicas.

Ahora en portada

Comentarios