Viernes, 19.10.2018 - 20:26 h
Asistió a un seminario en el Parlamento

Noruega detiene a un presunto espía ruso por la sustracción de secretos de Estado

De confirmarse el espionaje  se abriría la posibilidad de un intercambio con el noruego Frode Berg, detenido en Moscú en diciembre de 2017.

Sede central del Politiets sikkerhetstjeneste (PST) noruego
Sede central del Politiets sikkerhetstjeneste (PST) noruego

El Servicio de Seguridad de la Policía Noruega (PST) ha informado este domingo de la detención de un ciudadano ruso acusado de cometer un delito de recogida ilegal de inteligencia. "El PST detuvo a un ciudadano ruso en el aeropuerto de Oslo en la noche del viernes", ha explicado un portavoz policial, Trond Hugubakken al diario Dagbladet.

Tras su arresto, el sospechoso de 51 años, "ha sido puesto a disposición judicial y estará detenido durante dos semanas, conforme acorde a nuestra petición", ha añadido. Las autoridades noruegas sospechan que el hombre estaba recavando información sobre secretos de Estado, un delito tipificado en el artículo 121 del Código Penal noruego.

Según el diario el detenido participó en un seminario sobre digitalización celebrado el jueves y el viernes en el Storting o Parlamento noruego, un evento interparlamentario al que asistieron 79 participantes de 34 países. El acto estaba organizado por el ECPRD, el Centro Europeo de Investigación y Documentación Parlamentaria. 

Al parecer, fue el comportamiento sospechoso de uno de los asistentes lo que llevó a los responsables de seguridad a contactar con el PST para que indagara sobre el individuo y sus intenciones.

Posibilidad de intercambio

Los medios locales también destacan que, de confirmarse la actividad de espionaje del ciudadano ruso detenido, se abriría la posibilidad de un intercambio entre países para el regreso a casa de Frode Berg.

Berg, un pensionista noruego de 62 años, lleva detenido en Moscú desde el 5 de diciembre de 2017 acusado de espionaje. Según su abogado, Ilya Novikov, en su primera declaración ante el FSB ruso admitió estar en el país como mensajero del servicio de inteligencia noruego. Cuando fue arrestado Frode Berg llevaba dos sobres con 3.000 euros para entregar a una mujer identificada solo como Natalia.

Ahora en Portada 

Comentarios