Jueves, 19.09.2019 - 04:32 h
Promete un pacto "rápido" a Johnson

La tensión comercial marca un G7 en el que Trump 'vende' un acuerdo con Japón

Cumbre prolífica en acuerdos. Tras prometer un pacto comercial "rápido" a Johnson, Trump cierra con Abe aumentar la exportaciones agrícolas.

Macron junto a Trump tras su reunión en el G7. / EFE
Macron junto a Trump tras su reunión en el G7. / EFE

Cumbre prolífica en acuerdos para Donald Trump. Tras prometer un pacto comercial "rápido" al 'premier' Boris Johnson cuando Reino Unido abandone la Unión Europea, el presidente de EEUU cerró este domingo con Japón la negociación de un nuevo acuerdo comercial que permitirá aumentar la exportaciones agrícolas estadounidenses al país asiático, según anunciaron Trump y el primer ministro Shinzo Abe. Todo, en un G7 marcado por las tensiones comerciales y la amenaza que estas suponen para el crecimiento económico global.

La cumbre de Biarritz tenía como objetivo buscar alguna forma de tregua ahora que a la ralentización de la economía mundial se suma la amenaza de una recesión en Alemania y Reino Unido, debido en parte a la guerra comercial EEUU-China y a la posibilidad de un 'Brexit duro'. A pesar de que la discusión fue positiva, con una "maduración en los temas", como la reforma de la OMC, "sería ir muy lejos decir que hay un acuerdo" en torno a las tensiones comerciales, según reconoció un destacado funcionario de la Unión Europea citado por la agencia EFE. Las conversaciones se centraron en la "evaluación, análisis y objetivos" de la relación China, después de que Trump protagonizara el viernes una nueva escalada en el conflicto.

El acuerdo anunciado por Trump y Abe -que parece tener un alcance limitado- permitirá aumentar las exportaciones agrícolas y ganaderas, pero también en otros sectores, por valor de "miles de millones de dólares", afirmó el presidente de EEUU. Ambos dirigentes indicaron que todavía quedan algunos detalles que afinar para el texto final, que debería poder firmarse el mes próximo durante la Asamblea General de Naciones Unidas.

El pacto se centra en tres capítulos: agroalimentario, industrial y comercio digital. Después de que las represalias chinas por la guerra comercial lanzada por Trump hayan afectado en buena parte a las exportaciones agroalimentarias estadounidenses -el magnate aseguró que los demás miembros del G7 no le han pedido que frene la guerra comercial con Pekín- el presidente de EEUU se centró en destacar las ventajas para este sector del principio de acuerdo alcanzado con Japón. 

En concreto, detalló que Japón comprará maíz estadounidense por valor de "cientos de millones de dólares", aunque se abrirán mercados por valor de hasta 7.000 millones de dólares en otros productos. Son "muy buenas noticias para nuestros agricultores y ganaderos", señaló por su parte el Representante de Comercio Exterior, de EEUU, Robert Lighthizer, quien añadió que el acuerdo evita el aumento de los aranceles estadounidenses a los automóviles japoneses.

Sobre el acuerdo con el Reino Unido, Trump ha afirmado que llegará "bastante rápido", ya que "no prevemos ningún problema", aseguró el presidente de EEUU en unas breves declaraciones a la prensa durante un desayuno de trabajo con Johnson, en la primera reunión que ambos mantienen desde que éste llegó a la jefatura del Gobierno de su país. Ahora los británicos "no tendrán el obstáculo, el ancla alrededor del tobillo", añadió, en referencia a la todavía pertenencia británica a la Unión Europea.

Trump junto a otros líderes durante el G7. / EFE
Trump junto a otros líderes durante el G7. / EFE

La cuestión de la 'guerra' con China estaba bajo el foco en la cumbre tras el agravamiento del conflicto el viernes, cuando Pekín anunció que aplicará aranceles de represalia contra EEUU y Trump replicó incrementando otros dos aranceles que aún no habían entrado en vigor. Además, el magnate avanzó que podría invocar la Ley de Emergencia Nacional de 1977 para pedir a las empresas estadounidenses presentes en el gigante asiático que lo abandonen.

Este domingo, Trump aseguró que los demás miembros del G7 no le han pedido que frene la guerra comercial con China. "Nadie me ha dicho eso", respondió ante las preguntas de los periodistas. En unas breves declaraciones a la prensa tras reunirse con el 'premier' británico, Boris Johnson, Trump reconoció que tiene algunas "dudas" sobre sus decisiones sobre China, ya que duda "sobre todo", y apostó por continuar el diálogo con Pekín. Poco después, la Casa Blanca precisó a través de portavoces y asesores que las "únicas dudas" de Trump consisten en "si debía haber sido incluso más duro con China".

Ahora en Portada 

Comentarios