Jueves, 19.09.2019 - 11:30 h
Telediaria

El día que Sara Montiel se presentó a sí misma antes de 'cantar' en TVE e ironizó con sus críticos

En el año 1984, el mítico realizador Fernando Navarrete puso a diferentes personalidades de la vida cultural y social a presentar un espectáculo de variedades, 'Superstar', que contaba con actuaciones musicales, números visuales y hasta el primer concurso para buscar pareja de la tele en España.

Francisco Umbral, Bibiana Fernández, Isabel Pantoja o Norma Duval fueron algunos de los presentadores por un día de un show que dejó momentos memorables por la gracia propiciada de la inexperiencia como conductores de los novatos maestros de ceremonias. Incluso los que parecían más curtidos en el showbusiness sorprendían.

Así sucedió con Sara Montiel, que también se prestó a llevar las riendas de una de las emisiones de este formato. Ella, presentando en directo pero moviendo la boca con tal intensidad que casi parecía que estaba hablando en riguroso playback. Se notaba que venía de la escuela de la buena dicción de la industria del celuloide de Hollywood.

Presentar no lo hizo en playback, pero cantar sí. Y la puesta en escena de tal actuación se jugó con inteligencia al plantar al lado de la actriz un piano de cola que sonaba... sin pianista. Ya que era sonido pregrabado, se aprovechaba también esta circunstancia para vestir el momento con la creatividad escénica que decía mucho aunque no se explicara nada.

Sara Montial cantando sin pianista.
Sara Montiel cantando al piano sin pianista.

Aquella emisión fue magnética por la apabullante personalidad de Sara Montiel. Se liaba en las presentaciones, pero el resultado era adictivo. Su carisma traspasaba la pantalla. Porque el carisma se compone de una mezcla de actitudes e imperfecciones.

Y, con su inmensa vocalización de playback, en este 'Superstar' de 1984, Sara Montiel se tuvo que presentar a sí misma antes de cantar dos temas. Para tal cometido podían haber puesto a alguna de las presentadoras de la sección de buscar-pareja, que además precedía a la actuación de la actriz, pero el programa supo exprimir la situación de que Sara, muy Sara, se presentara a ella misma con su folclorismo intrínseco. Y vamos que si lo hizo, hasta terminó ironizando con los bulos que decían que tenía dentadura postiza.  "De eso nada, monada". Genio y figura, irrepetible.

Ahora en Portada 

Comentarios