Domingo, 18.08.2019 - 05:26 h

La sensatez del dinero ¿no incluye al PDCat?

La deriva catalana empieza a ser seria por donde duele de verdad: el bolsillo. En los bancos de esa tierra hay retirada de depósitos. Las empresas se marchan y los turistas empiezan a escasear ¿Qué se creían los burgueses nacionalistas? Parte de su actual bienestar económico se debe a la estabilidad que España mantuvo durante estos años de revolución en el Mediterráneo. Los turistas que desertan del norte de Africa y Turquía recalan, y no pocos, en la parte de España que se llama Cataluña. La abusiva utilización de las imágenes del 1-O está volviéndose contra el Gobierno de Puigdemont. Dar la sensación de convulsión social y política es lo peor para la economía. Más aún para una economía abierta al exterior, a sus capitales y sus turistas. Los dos huyen de la inestabilidad.

Poderoso caballero/ es Don Dinero/ que hace igual/ al rico y al pordiosero (Quevedo). Y los iguala en prebendas y en comportamientos. Unos y otros en cuanto a su liquidez son miedosos. Cualquier entendido puede decir que una Cataluña independiente fuera de la UE tendría que recurrir a un 'corralito'. Sería necesario para evitar la huida de las cuentas de ahorro de los bancos; el pánico financiero. Y eso lo intuyen los ciudadanos. Hasta el más furibundo independentista, por el bien de su familia, tendrá que retirar numerario para mantener su tren de vida durante un tiempo indeterminado. De ahí la preocupación de los gestores de los bancos. Gestores que no saben cómo decir a sus cuentacorrentistas que su dinero está seguro. Mejor dicho, si lo saben: sacando su sede social de Cataluña, porque se deben a clientes y a accionistas.

El dinero no tiene patria, ni nacionalidad. El dinero sólo busca la rentabilidad y la seguridad. Eso le hace ser prudente y sensato. No se le puede pedir lo mismo a la CUP o a ERC, los unos son antisistema, y ninguno de los dos sabe nada de economía, como está demostrando Junqueras. Pero si se puede hacer reflexionar al PDCat, a sus dirigentes y diputados ¿Es que no hay ninguno sensato? Quedan pocos días, incluso horas para la reflexión ¿lo harán?

Según la matemática parlamentaria, en el Parlament bastaría con dos o tres diputados para que los partidarios de la DUI perdieran su mayoría. Y bastaría con ello para pararlo. Por tanto ¿no habrá ese gramo de sensatez?

Ahora en Portada 

Comentarios