Viernes, 14.12.2018 - 07:43 h
Mano izquierda
ICAE/Universidad Complutense de Madrid. Ex Ministro de Industria, Turismo y Comercio

¿A quién sigue el Eurostoxx, al Dow Jones americano o al Ibex 35 español?

Tras la publicación la semana pasada en estas mismas páginas de mi artículo "¿Se desacoplará el Ibex35 del Dow Jones?", en el que mostraba que la Bolsa española, pese a tener una significativa correlación con Wall Street en períodos cortos, se había desacoplado de la americana cuando se coge un período largo, muchos lectores y amigos me han preguntado si ese comportamiento es exclusivo del índice español o si vale para algún otro índice europeo. En particular, me decían, echaban de menos al Eurostoxx50 en el análisis. Algunos vaticinaban que el Eurostoxx se parecería más al Dow Jones que el Ibex35, por dos motivos:

Por un lado, el Ibex35 es un índice que recoge a grandes empresas españolas con fuerte presencia en América Latina. Así, por ejemplo, los resultados globales de BBVA dependen en buena parte de la marcha de su filial en México, y los del Santander se ven muy condicionados por Brasil, y lo mismo Telefónica. Y no digamos Repsol. Por tanto, el Ibex, aunque nominalmente es un índice “español”, en realidad se trata de un índice en buena parte “latinoamericano”. Y, como tal, está sujeto al ciclo de la región, que tiene una correlación negativa con el ciclo español o europeo, a las vicisitudes de los tipos de cambios de las monedas de sus respectivos países y al riesgo político de la zona. Todo ello explicaría el desacople del Ibex. Si la bolsa española no ha seguido la “fiesta” de la bolsa americana ha sido fundamentalmente por la mala marcha de América Latina, de su economía y de sus divisas, en los últimos años. Por el contrario, el Dow Jones Industrial Average (DWIA), es un índice compuesto que recoge las 30 compañías americanas, que son más globales que las españolas, tienen una mayor diversificación, están menos concentradas en un área geográfica particular y, por tanto, tienen menos riesgo de tipo de cambio. En la Tabla a continuación presento el listado de empresas en uno y otro índice.


Listado empresas Dow jones e Ibex 35
 

Y por otro lado, un argumento, que complementa al geográfico, es el de la composición sectorial tanto del Ibex como del Dow Jones. En el primero tiene un gran peso el sector financiero: casi la cuarta parte del número de empresas del índice lo representan empresas de dicho sector (banca y seguros) y, si tomamos en cuenta la capitalización de las mismas, ese porcentaje es incluso mayor. Por el contrario, en el Dow Jones la presencia de bancos o compañías de seguros es testimonial, y el índice lo dominan empresas con un fuerte contenido industrial y tecnológico.

El Eurostoxx50, el Dow Jones y el IBEX35

Si esas explicaciones fueran correctas, el Ibex sería, en efecto, un caso muy particular, y al introducir en el análisis el índice Eurostoxx50, que es el principal indicador sintético de las grandes empresas de la zona euro, deberíamos encontrar una elevada correlación entre los índices europeos y americano y una menor correlación de ambos con el Ibex, al igual que ya ocurría con el índice americano. Para contrastarlo voy a utilizar la misma metodología que en el mencionado artículo. Utilizaré los datos diarios de los tres mercados bursátiles desde 2007, antes de la Gran Recesión, hasta el dato más reciente, del 21 de febrero de 2018. Para asegurarme que las correlaciones diarias están bien capturadas, he limpiado las series de las jornadas en las que no había sesión en al menos uno de los mercados. Por ejemplo, el pasado lunes 19 fue Presidents’ Day en EE.UU. y era festivo en Wall Street. Por ello he eliminado el dato del lunes para todos los casos, y me quedo solamente con las observaciones en las que ha habido sesión en los tres mercados. De esta forma dispongo de 2.747 datos diarios, tras haber eliminado esas pocas decenas de observaciones.

En el Gráfico 1 presento la evolución de los 3 índices bursátiles, en niveles, para lo que llevamos de año. Y en el Gráfico 2, el perfil de las tasas de variación diaria de esos mismos índices en estos dos meses de 2018.

Ibex, Dow Jones y Eurostoxx50
 

Para facilitar la comparación, he puesto al Dow Jones en escala separada y al Ibex35 y al Eurostoxx en la misma, para lo que he multiplicado el índice europeo por una constante, de forma que su evolución temporal no se ve alterada pero su escala resulta visualmente comparable con la del IBEX35. El Gráfico 1 recoge que, en efecto, las 3 bolsas han ido de la mano en lo que llevamos de año. Sin embargo, la bolsa americana se ha comportado en media algo mejor que la española y la europea. Estas han tenido un comportamiento promedio idéntico en 2018 (-0,08%), mientras que el Dow Jones ha tenido un comportamiento algo mejor (+0,006%), aunque prácticamente plano. Si miramos la correlación en niveles, ésta es elevada y muy parecida entre las Bolsas de ambos lados del Atlántico: del 82% entre el Dow-Jones y el Eurostoxx50 y del 83% entre el Ibex35 y el Dow-Jones. Pero si tomamos la correlación intra-europea, entre el Ibex35 y el Eurostoxx50, ésta es máxima: una correlación superior al 99%.

Ibex, Dow Jones y Eurostoxx50 tasa de variación
 


Para los puristas que desconfían de las correlaciones en niveles de series que pueden tener tendencia (aunque no parece ser el caso de éstas 3 series, que llevan planas desde principios de año), en el Gráfico 2 presento las tasas de variación diaria de los datos comunes de las tres series, donde no ha sido necesaria ninguna transformación, dada la semejanza de la escala. El Gráfico 2 recoge que los tres índices se han movido conjuntamente en lo que llevamos de 2018, que el Dow Jones tiene una mayor volatilidad y que adelanta tanto al Ibex35 como al Eurostoxx50, es decir, los índices europeos siguen, en general, al índice americano con un día de retraso. En cuanto a las correlaciones en tasas de crecimiento, éstas siguen siendo elevadas entre ambos continentes: del 41% entre el Ibex y el Dow Jones y del 38% entre el Eurostoxx y el Dow Jones. Y entre las Bolsas europeas se encuentra una correlación espectacular, del 94% en tasas de variación.

Si tomamos el período largo, en el que en el artículo mencionado encontraba una correlación nula o incluso negativo entre nuestra bolsa y la americana, los resultados se mantienen cuando se incorpora el Eurostoxx al análisis, tal y como recoge el Gráfico 3.

Ibex, Dow Jones y Eurostoxx50 2007-2018
 


Poniendo el índice europeo en la escala de la derecha y el Ibex y el Dow Jones, de escala parecida, en la izquierda, se comprueba que la bolsa europea ha seguido una senda muy parecida a la española en esta última década. Y ambas se desacoplan de la americana a partir de 2011. Aunque, también es verdad que hay una cierta separación entre la bolsa europea y la española desde 2015 en adelante, probablemente coincidiendo con la crisis en América Latina. En cuanto a las correlaciones a largo plazo, como ya vimos en el anterior artículo, entre el Ibex35 y el Dow Jones es nula o incluso negativa (-3,7%), mientras que la correlación entre el Ibex35 y el Eurostoxx es muy elevada, del 86%, y entre las bolsas europea y americana está a medio camino de dichos extremos (41%).

En conclusión, la hipótesis de que el Ibex35 es un caso especial, marcado por su composición geográfica (Latinoamérica) y sectorial (banca y seguros) se ve muy poco corroborada por los datos. Por el contrario, estos sugieren que la bolsa española se mueve de forma muy parecida a la europea, probablemente influidas por la política monetaria común, por el tipo de cambio del euro y por una mayor integración económica de ambas áreas. Y, si ambas se desacoplaron de la americana cuando ésta subió de forma espectacular, sobre todo desde 2011 (más que se duplicó), el análisis sugiere que también deberían conjuntamente separarse del Dow Jones si se confirma la “burbuja” que anuncia Shiller para la bolsa estadounidense y su potencial pinchazo.

Ahora en Portada 

Comentarios